Las persianas de un abogado: Alberto Páez (I/III)

Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
17

Fundador y actual Líder de la Familia Alumbra y Alumbra Asesores

Alberto Páez es un abogado colombiano que actualmente es líder de Alumbra Asesores, una compañía que forma parte de la familia Alumbra. Desde los 19 años trabajo como asesor legal para algunas personas de manera independiente, rechazando ofertas de trabajo fijo de algunas de las mejores firmas de Colombia.

 Alberto, en su oficina en Bogotá | Foto exclusiva Komienza

Alberto, en su oficina en Bogotá | Foto exclusiva Komienza

A los 21 años, sin siquiera tener persianas en su casa, alquilo una pequeña oficina frente a su casa y empezó lo que ahora está en vida de ser una de las Holding de Servicios Profesionales más grande de Latinoamérica.

Dentro de sus planes actuales se encuentra expandir Alumbra a Europa, donde pretende erguir la siguiente fase del proyecto y un miembro más, junto con Walk, Delight y Turbo Sport, de la Familia Alumbra.

El único trabajo que conoces, LA EXPERIENCIA DESDE CERO

Alberto nos comenta que ser el “líder de Alumbra Asesores y de la familia Alumbra” fue su primer y único trabajo; un trabajo que nació del puro emprendimiento personal. Fundador, creador e iniciador de la empresa, Alberto nunca tuvo una experiencia laboral previa; “la única vez que trabaje para otra persona fue a través de contratos de prestación de servicios, sin estar sujeto a un contrato de trabajo”, confiesa. Desde los 19 años que Alberto está trabajando, y desde los 21 es líder de Alumbra Asesores.

[blockquote author="Alberto Páez" pull="pullright"]Últimamente el emprendimiento se ha vuelto una palabra de moda[/blockquote]

LA FAMILIA ALUMBRA, ¿de qué se trata realmente?

 La familia Alumbra Asesores |

La familia Alumbra Asesores |

Foto exclusiva Komienza

“Parece muy complicado, pero es muy sencillo”, nos dice Alberto, que nos describe su compañía como una marca que se dedica a 3 líneas de negocios: Consultoría y Litigio Legal, Emprendimiento y Capacitaciones que se relacionan con los dos temas anteriores, “de eso se trata Alumbra Asesores”. Pero más allá de esto, gracias al tiempo que tienen trabajando, la Familia Alumbra ha crecido en tamaño y miembros, “al trabajar con otros empresarios, unos jóvenes y otros no tan jóvenes, Alumbra se ha hecho parte de esos emprendimientos en forma de socio, participando bajo un cumulo de acciones”. Gracias a esto, Alumbra hoy en día trabaja con gente como Walk, en la parte de Advertisement y Branding; Delight, una empresa de gestión energética, y Turbo Sport, una marca Catalana de ropa y accesorios deportivos que han llevado hasta Colombia. Actualmente, la Familia Alumbra se compone de estas 3 marcas, junto con Alumbra Asesores.

De igual forma a lo largo de la historia de Alumbra han pasado muchísimas empresas que se quedan un tiempo y luego se desligan para seguir su camino de emprendimiento. “Hemos estado en todo tipo de nicho de mercado, desde empresas de seguridad, empresas de venta de ropa masiva, asuntos de marketing político, y mucho más…”, nos agrega.

ALUMBRA ASESORES, ¿Cómo nace?

“Yo había trabajado con varios abogados muy importantes de la capital, tuve la oportunidad de ser un estudiante reconocido y gane un concurso internacional en Washington y eso hizo que muchos profesores quisieran contratarme como parte de sus firmas”, nos cuenta Alberto. Pero él sabía que no quería eso, el necesitaba ser dueño de su propia empresa, trabajar para el mismo; “el que es inteligente a los 20, es inteligente a los 40 y es inteligente a los 60, y creo que el derecho en parte es inteligencia e interpretación”, continua; “me senté con mis 16 compañeros, sin exageración, y les plantee el negocio”. La idea de Alberto era conseguir el dinero para 6 meses de operaciones; sus padres siempre pensaron que lo que hacía era una locura, argumentando que era más seguro tener un trabajo fijo en una firma de abogados (hoy en día piensan todo lo contrario). El hecho es que con los ahorros de sus 16 socios, Alberto construyo la marca, los servicios básicos, compro todo lo necesario, alquilo una oficina y empezó a trabajar. “En el 2005 trabajábamos desde la sala de mi casa y nos constituimos en Abril del 2006; empezamos con las uñas, solo 6 meses de funcionamiento” comenta, el sabía que a si a los 6 meses no era mínimamente viable, tendría que tirar todo y seguir adelante. “Más que una prueba, era un reto” nos dijo Alberto.

Empezando de manera un poco informal, en la cafetería de la universidad, se citó a las personas, se presentó el proyecto a los futuros 16 socios y así empezó. Hoy en día son 4 los socios que están a la cabeza de Alumbra Asesores.

[blockquote author="" pull="pullleft"]Empezando de manera un poco informal, en la cafetería de la universidad, se citó a las personas, se presentó el proyecto a los futuros 16 socios y así empezó. Hoy en día son 4 los socios que están a la cabeza de Alumbra Asesores.[/blockquote]

Cuéntanos LO QUE TE LLEVÓ A EMPRENDER, todos tienen una razón.

“Lo que te voy a decir es con todo el respeto del mundo”, comienza “últimamente el emprendimiento se ha vuelto una palabra de moda”. Cuando Alberto dicta las capacitaciones, dice que tiene la teoría de que los emprendedores son una nueva clase económica, así como los capitalistas, los empresarios, los trabajadores, y hasta la academia. Sabemos qué hace 10 años los emprendedores no eran la misma cantidad que ahora, y la palabra en su esencia no se usaba bien; “Hace 12 años, se llamaba “rebeldía natural” a un esquema trazado por la sociedad, que te decía como deberían ser las cosas”, Alberto logro conseguir la manera de cambiar mi estilo de vida a través del emprendimiento.

Una de las enseñanzas que Alberto nos dejó en su entrevista, es que emprender no te hace más, ni menos que nadie. Emprender es un estilo de vida diferente en el que vas codo a codo con empresarios, trabajadores y cabezas de familia, no una clase social superior, ni mucho menos.

“Lo que me picó fue eso, algo genético que dice “NO, yo no hare lo que me dice este señor, yo quiero hacer lo que YO quiera hacer, y quiero montarlo a partir de mi propia idea de negocio que tengo”, cierra. Alberto menciona un “gen emprendedor” que te da una rebeldía natural (siempre respetuosa), que te hace admirar, que te hace saber que aun teniendo que pertenecer al mercado y trabajar bajo sus parámetros, podrás hacerlo bajo tus propios principios; ese es el significado de “Vivir la vida en tus propios términos”. Un gen que te da la capacidad de anticipar y sobrevivir en un mundo que te elimina al no ser viable, que se puede formar, pero la mayoría del tiempo viene natural en nosotros mismos.

“Hoy en día no me veo trabajando como los grandes abogados de Bogotá, aunque podría, en una firma importante; porque sencillamente sentiría que me faltaría algo. Liderar mi proyecto; lo que nos hace emprendedores”, termina diciendo Alberto. Al ser emprendedor, tienes una capacidad de liderar que casi te obliga a sentirte incomodo en un trabajo convencional; y nos lo dice el mismo, “Al empezar yo tenía algo como un 6% de mi propia compañía; hoy en día tengo 46%. Al principio no era líder de nada desde el punto de vista formal, pero si fui yo el líder que los invitó y los convenció de creer en esto que es una Holding de Servicios Profesionales”, nos comenta Alberto; agregando que desde ese entonces, tácitamente, fue poco a poco pronunciándose como el líder del proyecto y como responsable de esos ahorros que los otros 16 socios pusieron, a fe ciega, dentro de su plan.

[blockquote author="Alberto Páez" pull="pullright"]O lo tienes genético, o admiras a alguien que lo hizo y te formas para lograrlo[/blockquote]

“O lo tienes genético, o admiras a alguien que lo hizo y te formas para lograrlo”, concluye. Desde los 19 años el prefirió trabajar desde casa, rechazando ofertas formales, ganando un poco menos; porque desde ese preciso momento tenía mucho más en mente.

Imágenes:  Komienza

---

Esta es la primera de tres partes de la conversación con Alberto Páez, la semana que viene la segunda parte de esta entrevista. Suscríbete y sé el primero en enterarte.