21 días hacia Silicon valley: La Llegada

Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
9

El día de hoy he concluido mi día 21 desde que inicié el reto mañanero hace 3 semanas. Día tras día hice el enorme sacrificio de levantarme a las 5:00 am para responderme la gran pregunta:

¿Por qué lo emprendedores exitosos se levantan temprano?

Conjunto a esta valiosa interrogante, me hacía muchas más durante mi travesía como: ¿Vale la pena para continuarlo como hábito? ¿Qué tanto influye y qué tan necesario es para un empresario exitoso? ¿Qué beneficios y consecuencias me traería este hábito a mi vida personal y profesional?

Sin lugar a dudas, nunca sabremos con certeza una respuesta “correcta” que responda a estas preguntas a ciencia exacta. Sin embargo, trataré de dar mi opinión personal luego de haber experimentado una rutina de 21 días siguiendo paso a paso el reto de las 5am en donde logré experimentar diferentes experimentos que espero que me sirvan para dar una conclusión final.

Para empezar, tengo que decir que la efectividad de esta técnica depende mucho de cada persona. Hay muchos grandes del negocio como Steve Jobs (Apple), Marissa Mayer (Yahoo), Vittoria Colao (Vodafone) e incluso el Papa Francisco que han dado testimonio de implementar la rutina mañanera en su vida. Por otro lado, también hay muchos testimonios de grandes de la historia que no lo hacen y que jamás se han visto en la necesidad de hacerlo. La realidad es, que de esto no depende el éxito. Puede ser una mera herramienta muy útil para algunos y bastante absurda para otros.

Básicamente, la gran diferencia que yo encontré al comenzar el día a tan tempranas horas de la mañana fue la ganancia de TIEMPO, que para algunos puede marcar la diferencia en ciertas ocasiones particulares. No existen dudas que es un método estupendo para obtener algunas horas extra. Sin embargo, la importancia de todo esto no recae en las horas ganadas. La importancia de todo esto está en el APROVECHAMIENTO que cada uno pueda darle a este tiempo. Es decir, tendrás tiempo extra. Pero… ¿Serás capaz de aprovecharlas eficientemente? Recuerdo que por cada hora de tiempo ganada en la mañana, es una hora que pierdes por la noche –si quieres mantener las 7 u 8 horas de sueño recomendadas por la Organización Mundial de Salud (OMS).

Deben tomar en cuenta varios factores antes de empezar a implementar este hábito en su vida. En primer lugar, se verán obligados a cambiar su ritmo biológico, el cual puede ser difícil al principio. No olviden que para levantarse temprano, tendrán que dormirse temprano si quieren aprovechar eficazmente las agradables horas mañaneras. El cansancio exhaustivo puede convertirse en un problema si no se duerme lo suficiente, sobre todo si se trata de suplementar con dosis de café o bebidas energéticas.  En segundo lugar, tendrán que evaluar su eficacia y aprovechamiento de las horas para contrastar si realmente aumentan el rendimiento que están buscando –estrategia que en mi caso no sirvió debido a que mi concentración máxima seguía estando alrededor de las 10 y 12am. Y en tercer lugar, quisiera decir que es de gran importancia saber en cada caso si vale la pena el sacrificio que conlleva este hábito y si se le obtendría el máximo provecho. Creo firmemente que las personas exitosas que dan testimonio de ejecutarlo día a día tienen muy dominado el aprovechamiento de las horas. Repito, es necesario darse cuenta si uno realmente puede lograr adaptarse y ser eficiente, o si en realidad solo estarían perdiendo el tiempo. En mi experiencia personal, el tiempo extra me sirvió para estudiar la carrera universitaria, trabajar en mi crecimiento personal y pensar sobre mis futuros proyectos profesionales. Además, solía tener una rutina que seguiría cada mañana, pues siempre es recomendable dedicar un poco de ese tiempo a algún ejercicio físico que generalmente viene bastante bien para comenzar el día de manera proactiva.

Sin embargo, debo informar que en mi caso personal, no logré llevarme el máximo provecho del reto. Día a día seguí las instrucciones, pero mi productividad seguía siendo más alta durante las horas de la tarde. Simplemente no lograba sacar el suficiente provecho a las horas extras que lograba conseguir. De hecho, me parecía que el tiempo pasaba estúpidamente rápido. Tan rápido, que habitualmente me quedaba por la mitad en los deberes que tenía que hacer. Sin duda, estudiar por las mañanas para mí no fue una buena elección. No obstante, me sirvió muchísimo en lo que ejercicio físico se refiere. Todos los días dediqué 1 hora de ejercicio que durante el día me costaba mucho conseguir. Además, me ayudaba mucho para sacudir esas últimas migajas de sueño que aún quedaban al despertar y prepararme para ir con suficiente energía a la universidad. Me llenaban de alegría. Hoy por hoy, sigo con mi ejercicio físico mañanero y es lo que mantendré como hábito para mi vida.

Sin mucho más que expresar, debo decir que fue un reto maravilloso de experimentar en todos los ámbitos, y lo recomiendo altamente a todas las personas que estén pensando en tomarlo en cuenta. Se puede conseguir mucho haciendo muy poco. Y lo mejor, no se pierde nada con intentarlo. Muy pocos son los que realmente ocupan el coraje de tratar cosas nuevas, solo que algunos nos equivocamos y aprendemos, y otros jamás se enterarán. Lo importante es que hagas tú la lección de lo que quieres hacer con tu vida, y de quien quieres ser. No dejes que lo habitual ni lo fácil te domine. Busca siempre mejorar un poco día a día y dile no al conformismo. Y como decía Ralph Waldo Emerson:

 “Hasta que no intentes hacer algo más allá de lo que ya sabes hacer, jamás lograrás crecer”.