Tú también eres víctima de la procrastinación

Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
4

Si eres de esos que deja todo hasta el último momento probablemente te has sentido avergonzado, estresado y ansioso muchas veces. Es normal, de hecho, está bien. La procrastinación no siempre es algo malo.

Desde pequeño te decían que no debías dejar las cosas hasta el último momento. Y por más que intentabas e intentabas no había manera de parar. Siempre encontrabas una excusa para no hacer las cosas en su momento. Y hoy en día, ya ni lo intentas, porque has encontrado un orden dentro de tu desorden. Sabes que a veces, dejar las cosas para el último momento tiene sus beneficios.

 (Foto: giphy.com)

(Foto: giphy.com)

Ahora, dejar las cosas hasta el último momento significa que tienes una fecha. Estás postergando una tarea que de todas maneras, tienes que hacer. Este tipo de procrastinación, por más estresante que sea, funciona. Pero Tim Urban, el creador de la página Wait But Why nos enseña lo que realmente significa ser un procrastinator, y que todas las personas, por más organizadas que crees que sean, son culpables de retrasar sus responsabilidades y tareas.

Tim explica que todos tenemos a un ser racional en nuestras cabezas. Esta voz de la razón nos dice lo que tenemos que hacer en el momento adecuado. Pero el problema, es que esta voz no está sola, tiene a un compañero irresponsable que constantemente lo obliga a no cumplir con sus tareas y a perder el tiempo haciendo cosas inútiles. Ahora, lo bueno es que estos tienen a un tercer amigo que solo aparece en momentos de crisis. Este último, conocido como el “monstruo de la crisis” hace que el ser racional y el irresponsable se vuelvan locos, y entren en un frenzy de sobre productividad no saludable para cumplir con las tareas a tiempo.

La razón por la cual los procrastinators deciden no cambiar es por culpa de ese último amigo. El monstruo de la crisis los obliga a culminar con sus tareas y mientras que esté ahí, todo está bien. Ahora, el problema es cuando tenemos una tarea o queremos hacer algo y no tenemos una fecha pautada. Ideas como querer ser más saludables, o aprender sobre el arte y hasta crear una empresa son cosas que no tienen fecha, y por ende el monstruo nunca aparece y se postergan eternamente las responsabilidades. Este es el verdadero crimen de la procrastinación, y el tipo que nadie, ni el más organizado puede escapar.

Encuentra eso que estás aplazando que no tiene fecha y haz algo ¡Comienza hoy! Bueno, quizás no tiene que ser hoy, pero pronto.

Si quieres saber más sobre la procrastinación y otras charlas sobre la mente creativa busca aquí