Vocería 101: Las Tres Reglas Principales

Avatar:
Daniela Castillo
Author:
Publish date:
Social count:
12

Las mejores mentes no son necesariamente las mejores hablando.

Glosofobia es una palabra de verdad. En una encuesta hecha en el 2012 por Psychology Today el mayor miedo de los estadounidenses es hablar en público, seguido por la muerte. Esto se debe a un miedo de ser juzgado y no poder pensar bien bajo presión. Pero cuando eres tu propio jefe esto no es posiblemente algo que pueda ocurrir, ¿o sí? Lo más probable es que des un discurso para persuadir a alguien para que invierta en ti, se una a tu proyecto o simplemente para caerle bien. Quizá ya eres bueno hablando y quieres mejorar. De igual manera Komienza. está aquí para ayudarte, así que toma apuntes y ponte a practicar.

1.Conoce a tu público. Estúdialos. Stalkealos un poco en Facebook o LinkedIn. Una vez hecho esto podrás decidir el acercamiento que quieres dar. Puede ser Pathos, Ethos o Logos.

Pathos: Apelación a la emoción. Muchos pensamos que para persuadir necesitamos argumentos lógicos y numéricos pero en una batalla entre razón y emoción, la emoción siempre va a ganar; es naturaleza humana. Muchas compañías aplican esto en sus comerciales y sus ventas son mayores que las de compañías que utilizan el Ethos. Puedes usar el Pathos con metáforas o hablando de una experiencia apelando a los sentidos y emociones.

 (foto: www.inquisitr.com)

(foto: www.inquisitr.com)

Ethos: Apelación al carácter o reputación. Comienza tu discurso hablando de tu experiencia en el tema y lo mucho que lo has estudiado pero siempre siendo modesto, a nadie le gusta escuchar un sabelotodo.

Logos: Apelación a la lógica. Aristóteles creía que la lógica era el mejor recurso persuasivo y que todos los argumentos podían ser ser ganados o perdidos con base en razón. Es simple, state the facts.

 (foto: wikihow)

(foto: wikihow)

2.¿Qué y cómo lo vas a decir?
Los 5 cánones de la retórica. No te asustes, esto es corto.

Invención: es un simple brainstorm de qué vas a decir y cómo para un máximo resultado. Esta es la parte más larga de todo el proceso de hacer un discurso.

Arreglo: el orden en que vas a decir tus ideas. Introducción- narración de los hechos- división de los tópicos- pruebas (credibilidad)- refutación (ethos)- conclusión.

Estilo: nadie te va a escuchar si no dices las cosas bonitas. Para esto debes tomar en cuenta: corrección, claridad (como si le estuvieses hablando a alguien de 15 años, usa frases cortas y oraciones activas), evidencia (descripción de un evento, recurre a los sentidos), exactitud (decir lo correcto en el tiempo correcto) y vocería. Hagamos una pausa aquí. Vocería se refiere a las figuras de hablar, estas son las más usadas por algo:

Aliteración: repetición de la misma letra o sonido.

Asíndeton: omisión de artículos.

Anáfora: repetición de palabra o frases.

Símil: comparación de cosas sin usar “como”

Metáfora: comparación que equilibra dos cosas que no tienen nada en común.

Memoria: esto consiste en dos partes; memorizar tu discurso y hacer tu discurso memorable. Nunca pienses que la mejor manera de aprender el discurso es palabra por palabra. No. Para. Piénsalo como si fuese tu casa; cada cuarto es un punto que quieres tocar. Entras a la cocina, dices todo lo que a este concierna y sales hacia la sala de estar. Conoces tu casa, por ende, tu discurso. Por otra parte puedes hacer tu discurso memorable repitiendo lo que vas a decir y lo que has dicho a través de la anáfora o simplemente “acabamos de cubrir esto, ahora hablemos de esto”.

Entrega: el momento de la verdad. Utiliza pequeñas pausas para añadir un poco de dramatismo y para respirar profundamente y olvidar el hecho que estás muerto del miedo por este discurso. Mira a tu audiencia a los ojos, sondea el cuarto en forma de Z. Habla lento y tranquilo pero variando tu tono de voz para que no se haga monótono y fastidioso.

3.Práctica hace perfección. Una vez desglosado tu discurso practícalo…usando un lápiz o marcador en tu boca. Esto te obligará a modular y enunciar bien tus palabras. Como te queremos tanto te dejaremos, lo adivinaste, TED Talks que te ayudarán más todavía: Power Poses

y How to Have a Good Conversation.

Lo sabemos, siempre te lanzamos TED Talks, pero, ey, nos lo vas a agradecer cuando te aplaudan ese discurso. Si tienes un amigo a quien esto lo ayudaría, no seas egoísta. Compártelo en Facebook.