Dieta para el hombre ocupado

Avatar:
Daniela Castillo
Author:
Publish date:
Social count:
8

Comer es esencial, comer mal no tanto.

Te diste cuenta que comer doritos entre comida no es lo más sano. Ni esa extra ración de papitas que pediste. Ni los 5 slices de pizza de anoche. Quizás fueron 6, ¿quién sabe? El hecho es que quieres alimentarte sanamente pero con tu horario eso está un poco difícil; no tienes tiempo ni de pensar en qué quieres comer. Y eso está bien, ya lo pensamos por ti.

Lo primero que debes hacer es cargar un termo grande, que le puedan caber por los menos 800 ml de algo. Llénalo de agua. No de refresco o café. Agua. Esta, "sorprendentemente", nos mantiene hidratados; y si no estamos hidratados no funcionamos bien. El cuerpo y la mente se sienten cansados y dejan de funcionar adecuadamente. Al tener tu termo no solo estás evitando perder tiempo haciendo cola para comprar una botellita, sino que también estás ahorrando dinero y es mucho más práctico que llenar un vaso de agua constantemente. Además, evita la sensación de hambre y es clave si quieres ser saludable.

Otro líquido que es importante para tu nueva dieta es la sopa. Hay muchísimos tipos de sopa que puedes hacer y volver a comer durante la semana. Es raro pensar que en un pequeño bowl hay tantos beneficios. La sopa es como ese amigo que siempre te apoya, pero por alguna razón sientes que es aburrido y no lo invitas a muchos planes. Llámalo, reconéctate con él e invítalo a pasar tiempo en la semana. Está lleno de nutrientes, vitaminas y hierro. Además, tiene una variedad de facetas y lo único que te va a pedir a cambio es que lo calientes en el microondas. Es un hombre de gustos raros, pero te ayudará a ser mejor.

Si Sopa te sigue pareciendo aburrido, puedes optar por frutas. Son fáciles de guardar en cualquier lado y tienen larga duración si no las muerdes. Las frutas son lo ideal para el hombre ocupado; pueden ser ingeridas con facilidad en cualquier lugar y a cualquier hora. Sin embargo, las frutas no te las puedes comer en cantidades abundantes; es decir, no te comas 3 cambures al día, ya que esto significa mucha azúcar la cual es adictiva y distrae nuestro cerebro. Aunque el cambur es una gran fuente de potasio, escoge comer 3 a la semana en vez de 3 al día. Lo contrario pasa con la manzana. ¿Has escuchado la popular frase an apple a day keeps the doctor away? Bueno, es porque es verdad. Las manzanas son excelentes antioxidantes. Eso es algo que quieres  tener si deseas vivir mejor.

Otro dicho que podemos aplicar es que menos es más. No estamos diciendo que tienes que dejar de comer. Nos referimos a que, a la hora de tu almuerzo, necesitas mantenerlo simple e ir con lo básico: carne, pollo o pescado a la plancha u horneado (jamás frito), con vegetales crudos o al vapor. Un hecho es que tienes que sentarte a almorzar. Crea tiempo para ti y no dependas en las frutas únicamente.

Huye de la pasta, salsas blancas, pan, alimentos muy procesados y de tus late-nightsnacks. Trata que tu última comida/merienda sea antes de las 8 de la noche.

PD: Si tienes un ataque de ansiedad y de verdad te provoca algo, puedes comer cotufa, pero no la que te viene lista; déjale el microonda a Sopa.

Con estos tips, esperamos haberte ayudado a no vivir del ramen por el resto de tu vida laboral. Suerte ajustándote a toda esta dieta, y suscríbete al newsletter para más recomendaciones de vida.