Ingeniarnos la reconciliación

Un nuevo reto, que aparece hoy en la lista de prioridades de varias personas del país, es como generar una verdadera reconciliación.
Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
5
Un nuevo reto, que aparece hoy en la lista de prioridades de varias personas del país, es como generar una verdadera reconciliación.

Existen ingenieros que a través de sus proyectos buscan generar un impacto en diferentes ámbitos de la sociedad y la vida de las personas. Algunos de ellos, trabajando de forma individual o grupal, consiguen llevar el conocimiento desde sus oficinas o laboratorios hasta zonas en las que el impacto puede ser cuantitativamente mayor -a nivel social, económico, cultural, etc.-

Por lo anterior, cualquier persona que tuviera desde su corazón el profundo deseo de mejorar la realidad de su país, podría convertirse en lo que llamaré un Ingeniero Social. No hay un factor social, económico o cultural que haga a alguien más propenso a obtener el título que lo certifica como Ingeniero Social. Tampoco es necesario tener un laboratorio dotado con equipos de última tecnología, como sí se necesita para obtener un título de Ingeniero de Sistemas, por ejemplo. Ni es necesario tener fuentes de financiación inagotables. Entonces, ¿qué se necesita para obtener este título? Para ser un ingeniero social se requiere tener principalmente algo sencillo: un sueño. Algo sencillo, pero que refleje las ganas de trabajar y salir de la zona de confort, con el fin de cambiar la realidad.  Al compartir ese sueño con otros Ingenieros Sociales, se habrá inyectado nuevas perspectivas, imaginación e innovación a ese sueño inicial, se habrá obtenido entonces una evolución de la idea. Al exponer ese sueño a la sociedad, y al mejorarlo a través de cooperación, se estará modelando de forma más real el sentido y alcance de ese sueño. Al llevar ese sueño nuevo a un laboratorio social, que puede ser desde una universidad hasta una zona donde la violencia parece haberlo destruido todo, se ha llegado a un proyecto reconciliador.

Es un proyecto reconciliador, porque pasó de ser la visión de una persona a la realidad de todas aquellas que aportaron algo para su realización. Es un proyecto reconciliador, porque con el impacto directo o indirecto generado en una comunidad, construyo un nuevo tejido social. Es un proyecto reconciliador, porque enfoco las acciones y pensamientos de varios seres humanos en edificar una mejor sociedad.

Es difícil imaginarse el panorama global libre de violencia, de cualquier tipo, un panorama en el que todos hayan alcanzo el ideal de la reconciliación. Seguramente muchas personas no han logrado alcanzar el perdón verdadero. Es complicado convertir la reconciliación en un proyecto social, pues se debe respetar pensamiento y sentimiento de cada ser humano. Sin embargo, el camino hacia esa reconciliación sí puede ser un proyecto social. Se podría empezar por tener una idea que contribuya al perdón dentro de la sociedad. Luego, se convertirá en el proyecto social cuando sea compartida, mejorada y ejecutada, con apoyo Ingenieros Sociales, en algún lugar. Es un proyecto reconciliador, que genera tejido en la comunidad, pero además genera un espacio apto para encontrar la reconciliación, pues allí se pueden observar y percibir los beneficios, personales y grupales, de alcanzar el perdón verdadero.

Finalmente, la invitación es a convertirnos en ingenieros sociales desde el lugar que ocupemos en la sociedad. Convirtámonos en profesionales expertos en construir camino hacia la reconciliación de alguna problemática. Si aceptamos el reto de embarcarnos en la tarea de graduarnos como ingenieros sociales, uno de nuestros objetivos será crear conjuntamente proyectos sociales que ayuden a reconciliar y construir país mientras a nuestro alrededor se van formando más y más ingenieros sociales.