La simple manera de romper con un hábito

Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
5

La mejor manera de romper con tus malos hábitos malos es con la curiosidad.

¿Por qué  se nos hace tan difícil prestar atención? Los estudios demuestran que aunque estemos dispuestos a estar concentrados y atentos en algo, en algún momento comenzarás a pensar en otra cosa, y tendrás el impulso de cometer un hábito.

¿Por qué pasa esto? Judson Brewer explica que cuando nos concentramos mucho en no hacer algo, estamos yendo en contra a uno de los instintos naturales más innatos del ser humano: la curiosidad. Nuestro proceso de aprendizaje es basado en un condicionamiento de respuestas positivas y negativas. Este proceso hace que cuando veamos un chocolate provocativo nuestra cabeza diga “Come. Necesitas las calorías para existir”,  lo probamos y nos gusta. Este evento luego se guarda en nuestro cerebro para que lo repitas la próxima vez que veas el chocolate.

Trigger + acción = recompensa

Después de un rato  nuestro cerebro empieza a decir que si comerte un chocolate te hace sentir bien ¿por qué no comerte uno cuando te sientes mal? Y se vuelve a repetir el proceso pero se reemplazan los sentidos:

Estoy triste (trigger) + como chocolate (acción) = me siento bien (recompensa)

Asociamos los comportamientos con los resultados, por eso cuando ves a una persona interesante que fuma y quieres ser como él, asocias el cigarro con el resultado. Replicas el proceso, y se convierte en un hábito.

¿Qué pasa si en vez de pelear con nuestras cabezas jugamos con ellas?

Así nos ponemos curiosos en el momento que estemos interesados en hacer algo para combatir el impulso.

La manera de hacer esto es estando consiente de lo que hacemos y sentimos. Así la próxima vez que veas un comportamiento que sabes que está mal, como por ejemplo probar el cigarro, en vez de tratar de suprimir ese pensamiento, piénsalo. Vive la experiencia con conciencia.

¿Probaste el cigarro y que sentiste? Una mujer lo intentó y respondió que el cigarro le sabía a queso podrido y a químicos. Esta mujer sabía en su cabeza que el cigarro era dañino, pero cuando lo probó conscientemente a su cuerpo no le gustó, y el hábito no se formó.

De conocimiento a sabiduría

Cuando estamos conscientes de lo que hacemos, le damos espacio a nuestro cuerpo para vivir una experiencia, lo cual resulta en sabiduría. Y así como la mujer que sabía que el cigarro era malo antes de probarlo, a través experimentarlo su cuerpo se dio cuenta de que no le gustaba. La curiosidad por entender el porqué queremos caer en un hábito nos hace sabios.

Así que la próxima vez que sientas el impulso de comerte una galleta, fumarte un cigarro, o revisar  tu celular, detente y piensa. En vez de decirte a ti mismo “no lo hagas” se curioso. Descubre por qué te vino ese impulso. Entender qué te pasa cuando caes en un mal hábito te ayudará a comprender tu comportamiento de manera más profunda, y estarás menos propenso a caer en él otra vez.

Distingue tu el trigger de la recompensa. No confundas un sentimiento por otro, utiliza tu consciencia y se curioso.

Aprende más sobre la táctica que te ayudará a detener la necesidad de fumar, comer o revisar tus mensajes con este Ted increíble de Judson Brewer: