Campo vs. ciudad ¿Cuál es más relajante?

Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
3

Sobrepoblación, exceso de tráfico, montañas de trabajo, paga de renta, falta de espacio, costo de la vida, apariencias. Estos son muchos de los factores que nos generan estrés a lo largo de nuestras vidas, y muchas veces queremos escapar de ellos. Siempre estamos en búsqueda de una forma de huirle a nuestros problemas. Deseamos un periodo temporal de felicidad que nos permita recargar energías para volver a lidiar con el estrés que genera vivir en una ciudad, pero la verdad es que escapar no es la mejor opción y puede llegar a generarnos más ansiedad de la que creemos posible.

En un artículo para The Atlantic, James Hamblin nos habla de cómo ha crecido un nuevo método de relajación conocido como eco-terapia. Básicamente dice que si estamos estresados del ambiente de ciudad lo mejor es alejarnos y acercarnos a la naturaleza para contrarrestar sus efectos. La verdad es que este método suena bastante lógico, si algo ya no te está gustando prueba lo contrario para liberar tensiones, y por más que se hable de su efectividad debemos entender que esto no es para todo el mundo.

Antes de irnos de viaje a un lugar remoto, debemos plantearnos varios escenarios y definir si de verdad estaríamos cómodos estando tan alejados de nuestro hábitat natural. Así que discutamos distintas situaciones y sopesemos si de verdad vale la pena hacer este tipo de terapia.

Empecemos por lo básico, ¿Qué haremos en el campo? En la ciudad nos despertaríamos temprano en la mañana, pararíamos por café y desayuno yendo al trabajo, donde permaneceríamos hasta la hora de almuerzo. Luego de almorzar seguimos trabajando hasta que finalice nuestra jornada, y de querer hacerlo, saldríamos a un bar o a casa de un conocido a liberar estrés. En el campo podríamos dormir hasta más tarde, disfrutar de un desayuno más natural, pasear en un mall, y luego seguir durmiendo, ¿pero y luego qué? Esto suena placentero por un tiempo, pero a veces 3 días de una vida sedentaria son suficientes para empezar a extrañar la ciudad. Se empiezan a acabar las cosas que hacer y la inactividad genera ansiedad. Mientras que en la ciudad siempre tienes algo que hacer, o un sitio a donde ir, aquí en el campo no, y ya estás atrapado.

campo

Hablemos de las comunicaciones y el entretenimiento. Suena cliché, pero ¿y si no hay buena conexión, y si no hay WiFi? Nuestro aburrimiento y sedentarismo se convierten en incomunicación, y el escape que podíamos adquirir a través de Netflix o Facebook no existe. Y he aquí el problema, salimos de la zona de estrés para estresarnos por no estar en ella. Más allá de lo irónico que esto suena, no es coincidencia.

Kevin P. Newman, profesor asistente de comercialización en Providence College, y Merrie Brucks, profesor de marketing de la Universidad de Arizona, realizaron un estudio para verificar la efectividad que tiene la eco-terapia. Para esto, utilizaron una encuesta conocida como “Cuestionario de la personalidad de Eysenck”. Antes de llenar la prueba, los participantes fueron expuestos a imágenes de un paisaje urbano o a un paisaje rural y luego resolvieron puzzles (algunos que no contaban con solución), los cuales buscaban medir el grado de autocontrol del individuo y verificar si el entorno indujo cambios de comportamiento. Para su sorpresa, luego de ser expuestos a un ambiente de ciudad, las personas que bajo condiciones normales resultaron neuróticas, mostraron positivismo ante este entorno.

Para verificar sus resultados, realizaron otro experimento. Expusieron a un grupo de personas al constante sonido de bocinas de taxis, y la mayoría expresó sentirse calmado. Mientras que cuando se les expuso  al sonido de las olas del océano la mayoría se mostró indiferente ante el sonido. Demostrando así como la eco-terapia es una ciencia absolutamente subjetiva que actúa como un placebo, si te lo crees te sentirás mejor.

Antes de decir que un ambiente es superior al otro en términos de entretenimiento y relajación, tenemos que entender que la relajación es un término ambiguo que varía según el individuo. No podemos asegurar una manera correcta de relajarse, depende de ti, si disfrutas las ciudades y la compañía probablemente te relaje tener la mente ocupada y activa, así que antes de pensar en escapar, piensa en enfrentar y en disfrutar lo que tienes, muchos estamos en búsqueda de algo que siempre tuvimos a nuestro alcance, solo hace falta abrir los ojos para darse cuenta.