La epidemia del titularismo

Avatar:
Antonio Quiroga
Author:
Publish date:
Social count:
8

El titularismo: Se dice de la enfermedad generada por solo informarse por medio de titulares. En sus estados más graves da la sensación de criterio y aires de conocimiento.

Suena grave, ¿no?

Pues sí. Según The Washington Post menos del 40% de la población americana pasa del título a la hora de leer sus noticias. Esto no solo significa un grave problema para las editoriales, los periódicos y las revistas, sino también para la sociedad.

Tomemos con ejemplo el Brexit. Este fue el referéndum que se dio en las islas británicas para decidir si se quería o no permanecer dentro de la Unión Europea. El 52% de la población votó que no (leave). ¿Por qué te hablo de esto? Pues porque Google detectó un grave problema en su search engine ese día. Lo más buscado en Inglaterra fue: ¿Qué es la Unión Europea?

La desinformación es un problema. Pero cuando es autoinducida es una enfermedad. Puede afectar procesos democráticos, impulsar el populismo y afectar la economía mundial.

Un mal titular

Los titulares no siempre responden todas las preguntas. Incluso existen las veces en las que responde las preguntas erróneas. En esa cruzada que es buscar pageviews un sinfín de páginas se deciden por los títulos amarillistas y confusos para que la gente sienta curiosidad.

Pasamos de: “Pistorius es condenado a 6 años de cárcel” a “Estrella olímpica es condenada a 6 años de cárcel” o peor “A que no adivinas quien fue condenado a 6 años de cárcel”

Una m@#!?da

Muchos artículos científicos salen a la luz sin antes ser comprobada la teoría (Información que debe decirse en el artículo en cuestión) pero si solo lees el titular probablemente lo des por hecho y vayas por la vida diciéndolo a los cuatro vientos.

La responsabilidad de leer

Todos tenemos el derecho a opinar. Tu, yo, Hitler, Gandhi. Lo que evita que se siembre la mentira, la polémica, la desidia, el odio y el populismo es el criterio. Este lo veo más como un deber. El deber de informarse correctamente antes de opinar sobre un tema. De evitar que las mentiras sirvan de bandera para políticos y movimientos dudosos. Por eso te pedimos desde Komienza. Para la próxima: llénate de criterio, haz un fact check sobre lo que está sonando en las redes y opina con base en lo que has estudiado. No dejes que el mundo se aproveche de ti.

Como dicen en Venezuela: todos los días sale un idiota a la calle, el que lo encuentra se lo queda.