Todo cabe en una taza

Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
19

En la antigua Roma existían puestos callejeros que servían panes planos con oliva. En el Oriente Medio, el faláfel. ¿De qué les hablo? Comida rápida.

Y es que en 1912 se abre el primer “automat” en Nueva York. Un local que ofrecía comida detrás de una ventana de vidrio y una ranura para pagar con monedas. Luego, con la llegada de los populares “drive-through” en los años 40’, el concepto de comida rápida se instala en la vida de Occidente.

Hasta ahora, todo parece atractivo ¿cierto? Sin embargo, los ingredientes utilizados para elaborar estos platos, a menudo requieren añadidos y procesos que alteran substancialmente el alimento y reducen su valor alimenticio.

Afortunadamente, no todo está perdido

Gemma Stafford, chef y blogger irlandesa, ha creado las Microwave Mug Meals. Una serie de recetas sencillas hechas en el microondas. Desde granola hasta pasta, pasando por brownies y muffins de cambur. Muy rápidas de preparar, son ideales para esos momentos en los que necesitas resolver, pero quieres hacerlo de manera saludable y deliciosa. En otras palabras, comida rápida ¡de verdad!

En esta oportunidad, Stafford nos deleita con un clásico querido por todos: la pizza. No hay palabras para describir semejante creación que, en pocos minutos, está igual o mejor que aquellas de las pizzerías. ¿Y lo mejor de todo? ¡No tienes que esperar a que te la traiga el encargado ni ensuciar toda la cocina!

Conocida como Mug Pizza, está inspirada en las conocidas “Mug Cakes” (aquellas delicias que te hacían agua la boca en instantes). Por lo tanto, si tienes los ingredientes básicos de una pizza, una taza y un microondas, podrás hacer esta receta sin ningún problema.

¿Qué necesitas?

  • 4 cdas. de harina.
  • 1/8 cda. de levadura en polvo.
  • 3 cdas. de leche.
  • 1 cda. de aceite de oliva.
  • 1 cda. de salsa de tomate.
  • 1 cda. de queso mozzarella.
  • ½ cda. de condimento.
  • Bicarbonato de sodio.
  • Tomates rebanados.

Paso a paso

Para la base, mezcla la harina, la levadura en polvo, el bicarbonato de sodio, la leche y el aceite de oliva, hasta obtener una masa homogénea.

A continuación, vierte la salsa de tomate encima de la masa y con ayuda de una cuchara, cúbrela de manera uniforme. Luego, esparce el queso mozzarella y el condimento a tu gusto.

Finalmente, coloca los tomates rebanados y llévalo al microondas durante 1 minuto y medio, aproximadamente.

¡Y así, queridos lectores, tienen una deliciosa pizza para disfrutar cuando les provoque!

taza