El autocorrector: lo mejor o peor que nos ha pasado

Mamá, no estoy borrador
Avatar:
Vanessa Rodríguez Tinoco
Author:
Publish date:
Social count:
3
Mamá, no estoy borrador

Conocemos bien el autocorrector de nuestros teléfonos. O quizá no del todo bien… Porque sino ya hace tiempo nos hubiésemos ahorrado unos cuantos inconvenientes. Al igual que tú, nosotros todavía no estamos seguros si el autocorrector es lo mejor o lo peor que nos ha pasado.

Todos alguna vez hemos sido víctimas de él. En el internet constantemente publican screenshots de conversaciones donde el autocorrector ha hecho de las suyas. No estás solo en esto. Desde que los smartphones implementaron esta opción, nuestra manera de escribir ha cambiado. Es casi una relación amor-odio, porque aún cuando te ha hecho pasar vergüenza, también te ha salvado muchas otras. Por eso mismo, ¿Es tan malo como decimos que es?

Antes las personas no se tenían que preocupar por el autocorrector. Ni siquiera existía. Nadie mandaba telegramas o fax esperando a que una máquina te cambiara automáticamente una palabra. Ahora las preocupaciones se resumen en si estás en una fiesta y le mandas un mensaje a tus papás con un error de autocorrector y piensan que estás ebrio o si le escribes sin querer una obscenidad a tu profesor mientras comentan una duda que tienes sobre el examen. Terrible. Da hasta miedo. Suplicamos… ¡Por favor que nunca nos suceda eso!

Las ventajas

Quizá el autocorrector nos ha hecho en parte la escritura más fácil. Antes los teléfonos eran simples ladrillos y cuando escribías un mensaje y necesitabas la letra S tenías que marcar 4 veces la tecla con el número 7… Se volvía infinito. Ahora ya puedes escribir abreviaciones y automáticamente se escribirá la palabra completa o incluso puedes configurar para que cuando escribas por ejemplo “ELL” se convierta en “Estoy llegando”. Esos días que te da flojera escribir o revisar tu ortografía antes de darle send al mensaje están respaldados por el autocorrector.

Por otro lado, si eres de los que escribes muy rápido en el teléfono, es normal que tus mensajes sean algo como: “Malana nos vemis en la fiuesta”. En ese caso, ¿Qué sería de ti sin el autocorrector? La ortografía y la buena redacción es clave. No es agradable cuando estás hablando con alguien y comete errores cada 3 mensajes. Agradécele, sabes que en esos momentos se porta muy bien contigo.

Las desventajas

Estas ya han quedado bastante claras. Sin embargo, pasar vergüenza en un grupo de amigos por Whatsapp porque el autocorrector fue muy tricky contigo no es lo peor que te puede pasar. No es culpa tuya, una de las desventajas de este sistema es que nunca va a poder pensar como el humano… Muchas veces te sugiere palabras que no tienen nada que ver con el contexto. Cómo “Manzana” pasó a ser “Medicina” en un contexto de comida… No sabemos.

Además, muchas veces el autocorrector guarda palabras que ya hemos escrito mal y que por usarlas muy seguido quedan almacenadas en el teléfono. Es decir, no confíes mucho en él, puede ser que tus mismos errores pasados queden allí y creas que te la estás comiendo cuando en verdad desde un principio nunca la supiste escribir bien. Sin mencionar todas las veces que se vuelve loco y comienza a escribir palabras sin tu pedirlas y que no existen. No, querido autocorrector, “automaticoruta” no es una palabra aceptada por la RAE.

La solución

Decidir qué tanto estás dispuesto a arriesgar. Si para ti vale más la pena dejar activado el autocorrector o si prefieres desconfiguarlo por completo. Si ya no lo soportas más, en internet existen muchos tutoriales de cómo puedes desactivar el autocorrector. Es diferente para cada teléfono.

Si estás muy desesperado, aquí te lo tenemos.

Esperamos que la próxima vez que escribas algo, sobre todo si es de vida o muerte, no te suceda nada malo. Solo asegúrate de que no estés escribiendo algo de lo que te vayas a arrepentir después. No pierdas el control de tu escritura.