El cine y la literatura: una relación amor-odio

No todo era "basado en el libro de..."
Avatar:
Vanessa Rodríguez Tinoco
Author:
Publish date:
Social count:
0
No todo era "basado en el libro de..."

El cine y la literatura, cada uno un arte que fue creado para contar historias. Por lo mismo, ambos tienen una relación amor-odio... ¿Sabes a lo que nos referimos? Un estudio reciente aseguró que un 30% a un 40% de las películas que se producen cada año en el mundo están inspiradas en obras literarias. Quizá esto ya te lo imaginabas, pero déjanos decirte que esto no siempre fue así. El cine y la literatura antes de estar casados tuvieron sus peleas.

Del amor al odio hay un solo paso


El cine comenzó con el objetivo principal de divertir a la sociedad, tumbando el primer puesto del entretenimiento a las novelas en esa época. Cuando los hermanos Lumiere en 1895 presentaron al público el cinematógrafo, no se imaginaban el gran impacto que iban a producir en el mundo. El nuevo invento fue una forma de decirle a las personas: deja de leer novelas, tenemos otra manera de distraerte. Con el tiempo el cine se volvía una actividad más y más famosa. Era un fenómeno. Y por supuesto, a los escritores no les gustaba mucho esto. El cine lo veían como una amenaza.

El cambio ya estaba hecho. El cine y la literatura tenían que aprender a convivir juntos. No había de otra. Así que los autores de novelas empezaron a ver el cine como una posibilidad para llegar a más número de espectadores. Qué interesados, ¿no? El futuro era lo visual, si los escritores querían sobrevivir entonces tenían que adaptarse al cambio. Exacto, no es casualidad que Ernest Hemingway escribiera tantas imágenes visuales en sus libros. Básicamente esa fue la idea que dio origen a todo. El cine y la literatura estaban a punto de unirse.

Cuando el cine y la literatura se casaron

Cuando el cine evolucionó y comenzaron las películas con sonido, era necesario que los escritores crearan guiones. Ya la cosa no era tan metafórica, tenían que escribir diálogos y además imágenes. Debían imaginarse la película completa. La boda fue espectacular y a muchos nos hizo muy felices. Ahora se necesitaban mutuamente. Las películas clásicas como Drácula, Las Nieves de Kilimanjaro… Todas obras literarias adaptadas al cine. Gracias a eso, hoy puedes disfrutar una de las cosas que más te gusta hacer: ver una buena película en el cine.

Nada de divorcio

Por lo momentos no pareciera que estas artes se fuesen a separar. Actualmente ni el cine ni la literatura se necesitan estrictamente el uno al otro para sobrevivir, ya cada uno tiene su forma de existir en la sociedad. Sin embargo, sabemos que apenas salga una publicidad de una nueva película basada en un libro, correrás a la librería a comprarlo para leerlo antes de que la estrenen… Y probablemente se convierta en best-seller. Como también sabemos que las estatuillas doradas de los Oscars seguirán nominando películas basadas en libros… Aunque te quejes de que el guionista cambió totalmente la trama para la adaptación a pantalla grande. Así somos.

En fin, el cine y la literatura juntos es buen negocio. Por eso se quieren tanto. Tú y nosotros juntos también somos buen negocio. Por eso antes de irte a ver una película o leer algún libro, no te olvides de suscribirte a nuestro newsletter.