Dilma Rousseff es destituida de su cargo y Latino América sigue su camino de cambio.

El senado votó 61 contra 20 para sacar de la presidencia a la mandataria brasileña luego de haber sido acusada de manipular el presupuesto federal.
Avatar:
Antonio Quiroga
Author:
Publish date:
Social count:
4
El senado votó 61 contra 20 para sacar de la presidencia a la mandataria brasileña luego de haber sido acusada de manipular el presupuesto federal.

El miércoles 31 de agosto el senado brasileño tomó la decisión de destituir a la ahora ex-presidenta, Dilma Rousseff, luego de que fuese acusada y suspendida de su cargo en mayo por haber usado ilegalmente dinero de bancos públicos para disimular la falta de recursos del gobierno.

Junto a esto, el escándalo de Petrobras; situación donde se vieron involucrados varios políticos de la altura de Dilma Rousseff y Lula Da Silva. Esto ha impulsado el cambio radical en la política de Brasil y por supuesto la gota que derramó el vaso para un país que se ha visto diezmado económicamente en los últimos años debido a las malas políticas llevadas por un partido obrero que no ha querido entender el cambio que estaba pidiendo su pueblo. 

EL FRACASO ECONÓMICO DEL PARTIDO DE LOS TRABAJADORES 

Viendo los 13 años de mandato del Partido de los Trabajadores (PT) en perspectiva, podemos notar cómo sus medidas solo detenían lo inevitable y no apuntaban al largo plazo ni al crecimiento sustentable de su nación. Esto ayudó en primer momento a sacar a millones de la pobreza, para luego hundirlos de nuevo. 

En este momento, Brasil enfrenta la mayor recesión de su historia y la caída del PIB acusa la reincidencia de los errores que los llevaron a la hiperinflación vivida en el final de los 80 y principio de los 90. 

Con la crisis económica, empresas privadas como Odebrecht y empresas públicas como Petrobras, cuna del escándalo más grande de malversación de fondos en Brasil, se han visto involucradas en el debacle moral de la cúpula gobernante de Brasil. Lo que ha llevado a una caída de la inversión de 14.1% en el 2015 y ha vuelto al gigante de América el país con el peor crecimiento económico de todo el G-20. 

LA REPERCUSIÓN EN LATINO AMÉRICA Y LOS AIRES DE CAMBIO

Económicamente, el llamado "Cono Sur" se apoya ampliamente en Brasil en términos de materia prima (la cual ha bajado su precio en el país carioca), servicios, industria y transacciones mercantiles para impulsar la economía de la región. Esto significa que se verá frenado el crecimiento de una gran zona en Latino América. 

Políticamente, existe una ola democrática que ha venido empujando y apoyando un cambio de viraje en los partidos políticos y las ideologías de extrema izquierda de los gobiernos de toda Latino América. 

Desde el salto del kirchnerismo a Mauricio Macri el pasado noviembre en Argentina hasta las protestas que se han levantado los últimos tres años en Venezuela, el continente está buscando una vía de cambio. 

Históricamente (y por casualidad) se ha visto que el continente cambia en conjunto, desde la época de las dictaduras militares en los 50 y 60 hasta el alza de los partidos de izquierda hace más o menos 15 años. Por lo que es válido suponer que los sucesos recientes en Argentina, Perú, Colombia, Bolivia y ahora Brasil vayan a impulsar más cambios radicales en la región. Esto, además respaldado por la baja del petróleo y las malas políticas fiscales que se han dado entre los gobiernos aliados de la última década.