Gastronomía para millennials

Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
9

En primer lugar, debemos definir quiénes son los millennials. Somos aquellos individuos nacidos entre 1980 y 1995.

Ahora bien, entre nosotrs figura -cada vez con más fuerza- una generación conocida como foodie. Un grupo de personas apasionadas por la gastronomía que expresan sus gustos y creaciones culinarias, a través de las cuentas más “sabrosas” de las redes sociales.

Y es que los millennials nos caracterizamos por estar conectados a Internet la mayoría del tiempo y además presumen de hacer múltiples cosas al mismo tiempo. Es decir, el wifi y la tecnología son nuestro más fiel aliado.

Muchos se preguntarán ¿cuáles son los intereses de estas personas entre tanto bombardeo de información que reciben diariamente? Pues, no es coincidencia que la cocina, el buen comer y la creatividad destaque entre los temas más llamativos para ellos.

gastronomía para millennials

Por tal motivo, aunque muchos admitan llevar un patrón alimenticio desordenado, prefieren los alimentos no procesados, ya que son devotos de los productos saludables y sostenibles.

De todo un poco

Los millenials solemos identificarnos por ser “ciudadanos del mundo”. Por esto, mientras más exótica sea la comida, mejor. En consecuencia, no nos impresionamos con las técnicas de preparación sino con su sabor. He ahí que su cocina es el fruto natural de la fusión. Apoyan la idea de lo cultivado en casa y acuden con frecuencia aquellos “mercaditos de plaza”, antes que establecimientos grandes.

Esto último, tiene su razón de ser. Y es que mientras más detalles conozcan acerca del producto a ingerir, sus proveedores o el personal que lo ofrece, todo será mucho mejor y más provechoso para estos individuos.

Por si fuera poco, los millennials cuidamos nuestro bolsillo a la hora de comer. Si bien están dispuestos a gastar mucho dinero en prendas de vestir o artículos tecnológicos, buscan buena comida a un precio justo, en todo momento.

De esta manera, se abre paso entre nosotros una generación proactiva, con ganas de “exprimirle el jugo” a la vida y, sobretodo, con hambre… mucha hambre de hacer las cosas bien y marcar la pauta dentro de la sociedad.