Hablando sobre el emprendimiento social, las 1001 Ideas para mi país

Una organización sin fines de lucro en Venezuela que busca hacer cambios en el ámbito social.
Avatar:
Daniela Castillo
Author:
Publish date:
Social count:
20
Una organización sin fines de lucro en Venezuela que busca hacer cambios en el ámbito social.

Vamos a admitirlo, al escuchar las letras ONG piensas en una organización que quiere salvar animales y el ambiente. Francamente, suena muy flower power y a veces, utópico. También se confunde mucho con una organización sin fines de lucro, que no es lo mismo. Pero quisimos romper el estigma contra estas organizaciones y sentarnos a hablar con Carlos Vargas, de 23 años, fundador de 1001 ideas para mi país.

¿Qué es 1001 ideas para mi país?

Es una organización sin fines de lucro que busca vincular, formar y promover la participación de los jóvenes en el desarrollo social y ciudadano a través de la creatividad e innovación. Somos un ecosistema. Queremos demostrar que aunque estemos haciendo algo por el país lo podemos hacer divertido, creativo a interesante para los jóvenes.

¿Cómo funciona? ¿Cómo es su sistema?

Tenemos 3 unidades: la unidad de vinculación, la de formación y la de participación. En la unidad de vinculación revisamos actividades con target juvenil y con contenido social, donde utilizamos el humor, el arte, el deporte, el entretenimiento y la cultura pero con contenido social. De ahí destaca la obra Improsocial que realizamos en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y que pronto vamos a realizar una segunda edición.

En la unidad de formación tenemos formación abierta y continua. En la abierta tenemos actividades como son las Charlas SED -Sociedad, Emprendimento y Desarrollo-, que son para quienes quieran participar, sin costo, usualmente con certificación. En la continua tenemos el seminario de Emprendimiento Para El Futuro, el Campeonato para las ideas y el Campamento IDEAS, que tuvo su primera temporada la semana pasada y si Dios quiere, dependiendo del tema del huracán [Matthew], tendremos la segunda temporada la semana que viene. 

Charlas SED - 1001 Ideas para mi país

Charlas SED - 1001 Ideas para mi país

Y también en la unidad de participación, incubamos y aceleramos proyectos sociales ya sea desde Capital Semilla, asesoría técnica y financiera o seguimiento; cualquiera de esas 3. Ya tenemos 3 ideas asociados y pretendemos tener 7 en este año y medio hasta febrero del año que viene.

¿Cómo surgió el proyecto de 1001 ideas para mi país?

Bueno, yo hice un diplomado en la UCAB de gobernabilidad, gerencia politíca y gestión pública en el 2014 donde realicé un proyecto final con Irving Briceño, quien es nuestro director de contenido en este momento, que no era 1001 ideas para mi país pero giraba entorno al mismo target. Vimos que 80% de los jóvenes en la universidad no tienen interés en lo público y solo un 20% pertenecía a alguna agrupación; en su mayoría deportivas, culturas, religión pero nada político o social.

Ese proyecto estaba más enfocado en lo político, de hecho estaba enfocado en las universidades, cámaras universitarias, asamblea estadal. Luego de graduarnos del diplomado nos fue bastante bien y le comenté a Irving que era una propuesta muy interesante y que nadie le está llegando al target. 

Empecé a comentarle el proyecto a personas que iba conociendo, en la Cumbre de las Américas, en Washington también y una persona que estaba en México me contactó de una organización que también se encarga de promover temas de democracia en el continente y en el mundo y estaban abriendo una convocatoria para jóvenes donde pusimos 4 propuestas que actualmente hacen vida en Venezuela. Ganamos la propuesta y al final empezamos a ejecutarla pero teníamos carta abierta para crear lo que nosotros quisiéramos crear. 

Entonces ahí empecé a buscar gente totalmente diferente a mi, a Irving y diferente entre sí para poder crear una ambiente completamente multidisciplinario con artistas, humoristas, abogados, economistas, ingenieros, estudiante, no estudiante...Un equipo que tuviese diversidad de pensamiento y así nació 1001 ideas para mi país.

¿Quiénes forman parte de la organización?

Creemos que somos un gran cerebro entonces nos dividimos por neuronas. Entonces tenemos la neurona ejecutiva, la de contenido, la de comunicación, operaciones. Tenemos 3 directores; yo trabajo como Director Ejecutivo, Irving como Director de Contenido y Rolando Antiveros trabaja como Director de Operaciones. También tenemos 3 coordinadores: Ibrahim Vicuña coordinador de comunicaciones, Luis Gabriel Rosales que es coordinador de contenido y Jesús Vargas que también es contenido. Luego tenemos 2 colaboradores que son Mariana Vásquez y Jessica González que es la colaboradora de la neurona ejecutiva. También tenemos voluntarios y colaboradores como Ana Teresa Valladares y Roberto Aponte pero ese es nuestro equipo. 

Estás en tu último año de derecho en la universidad. ¿Cómo ha sido esa transición de estudiante a CEO/Fundador de una organización así?

Yo creo que realmente no ha habido una transición sino una adaptación. Yo soy de las personas que trata de adaptarse a las circusstancias y sacarle el provecho a todas las oportunidades que se presenten. Y dentro de este mundo de estudiante, representante estudiantil, promotor de Derechos Humanos en el CDH (Centro de Derechos Humanos) y llevar a cabo algo que me apasionara encontré mi espacio donde podía contribuir al país y una dinámica diferente de llevar las cosas que creo que hace falta dentro del país. 

Realmente no estaba preparado para este cargo de Director Ejecutivo pero en este mundo de millennials donde la innovación sale de los más jóvenes me toca adaptarme, aprender y bueno, todos los días estoy en constante aprendizaje para poder ser mejor y las personas que están a mi lado también puedan ser los mejores en lo que hacen. 

Sigo siendo estudiante. Me gusta ser estudiante, creo que quiero serlo toda mi vida. Sé que es algo por etapa pero me gusta mucho la etiqueta de estudiante que no te limita ni te encasilla; es ser lo que quieras ser y seguir siendo estudiante.

1001ideas-3-1030x913.jpg

Has tenido mucha experiencia, yendo al One Young World y a la cumbre de Jóvenes en las Américas. ¿Qué te llevó a esa hambre de querer hacer un cambio?

Varias cosas. Yo siempre he tenido una vinculación emocional con el país, desde que he estado en el colegio lo he sentido. De hecho en el colegio traté de fundar un centro de estudiantes porque bueno, en Puerto La Cruz no hay centros de estudiante pero como no sabíamos cómo eran queríamos hacer un solo centro para todo Anzoátegui, algo que no tiene sentido y ese fue mi primer encuentro con querer hacer algo así. 

Los modelos de Naciones Unidas también me llevaron a eso. Yo quería ser comunicador social pero encontré lo que de verdad me apasionaba en el primer encuentro de Modelo de las Naciones Unidas porque entendí que hay problemas mundiales y en el país que uno realmente puede hacer algo para solucionarlos. 

También me enfrente con una huelga de hambre cuando estaba en 5to año, entré en la universidad, al centro de estudiante, fundamos una sociedad de debate, me hirieron en el ojo en una marcha... Varias cosas que me dejaron una marca y me hicieron saber que tengo una responsabilidad y un talento que fui poniendo en práctica. Yo creo que si tienes un talento y no lo pones en práctica, no puede funcionar.

¿Por qué emprendimiento social?

Bueno,la primera vez que me enfrenté al emprendimiento social fue en la Cumbre de las Américas, antes de eso yo no sabía qué era el emprendimiento, pero todo el mundo lo mencionaba mientras yo me manejaba más en temas de participación social y me llamó la atención.

Salí de la Cumbre en el 2015 sin saber muy bien qué era el emprendimiento pero con la determinación de saber qué era porque sentí que las cosas estaban girando hacia allá y aprovechar esa oportunidad me daba chance de hacer cosas en Venezuela. De ahí conocí dos grandes organizaciones: One Young World y los Global Shapers y ahí conocí a un venezolano, Juan José Pocaterra que ya nos ha ayudado en 1001 ideas.

Cuando fui a la Cumbre de las Américas anoté el nombre de estas organizaciones y luego, cuando llegué al trabajo, las investigué, llené los formularios y los requisitos para One Young World. Ellos me respondieron como 3 meses después diciendo que aprobaron mi perfil, pero como era en Bangkok ir solo era muy costoso. Entonces, decidí que iba a ir el año que viene que es Bogotá y lo dejé así porque no tenía oportunidad en Venezuela de que alguien me diera casi 5 mil dólares para ir a Bangkok. 

Un día estoy trabajando en el CDH y me llega un mensaje del director de comunicaciones de One Young World escribiéndome que estaban revisando mi perfil y que querían ofrecerme una beca total para ir a Bangkok y bueno, "te vas en 3 semanas". Para mi fue un shock, esa experiencia sigue siendo surreal para mí; el poder ir para allá y participar. En One Young World aprendí más de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sustentable), de modelos de negocios y me di cuenta que si había tanta gente ahí haciendo cosas increíbles, ¿por qué no hacer algo en el país?

Carlos Vargas en el One Young World, Bangkok

Carlos Vargas en el One Young World, Bangkok

Cuéntame un poquito sobre el Campamento IDEAS, ¿Cuál es el fin? 

Después de las Charlas SED y el tema de las Pecha Kuchas, creíamos que teníamos que hacer evento más largos con contenido social. Queríamos empezar a conocer nuevas ideas creativas e innovadoras de maneras de hacer cambios que resuelvan un problema social. Parecido con lo que hicimos con el Campeonato IDEAS que fue con los Embajadores Comunitarios que forman parte de un MUN, jóvenes en situaciones de riesgo y que ellos logren entender que pueden hacer proyectos sociales que impacten sus comunidades positivamente y que nosotros podemos ayudarlos a que se lleve a cabo.

¿Qué proyectos podemos esperar pronto de 1001 Ideas?

Ahorita el 18 de octubre tenemos la segunda edición de Improsocial. Luego la feria de las ideas que salieron del Campamento para incubarlas y acelerarlas. Viene también un curso de formación que gira en torno a la ciudadanía y el Festival Caracas Joven en noviembre que va a invitar arte, cultura, gastronomía, deporte, humor desde un punto de vista ciudadano caraqueño joven y otra edición micro de las Charlas SED.

En tus pocos tiempos libres fuera de 1001 ideas, ¿hay alguna serie que hayas visto?

Me encantan las series, los libros, las películas. Ultimamente he visto Stranger Things, Suits, Gotham. Me encanta House of Cards pero me toca esperar hasta febrero. Igual con Game of Thrones...tengo un juego de mesa. Pablo Escobar me gusta, Narcos no tanto.

¿Hay alguna pelicula mala que nos recomiendas? Tu guilty pleasure

Hay una película que a mi no me parece que es mala pero a mucha gente sí, que se llama Cloverfield, de JJ Abrams. Es como de un monstruo tipo Godzilla que ataca Nueva York y a mi me encantó. En el momento -ya no- me parecía una de mis películas favoritas.

¿Y 3 canciones que estés escuchando ahorita?

Del nuevo disco de los Caramelos de Cianuro, que no me gustaba, ahora sí después de ir al Sunset Roll,me encanta El instante. Caramelos es mi banda favorita de rock venezolano. De Tomates Fritos estoy escuchado Calma, me gusta bastante. Y...hay una canción de Rawayana que se llama Una palmera en el desierto, que no tiene video ni nada pero hay un video de Beto subiendo el teleférico y la está tocando en guitarra. Y ahora que van a sacar Trippy Carribean, debe estar ahí.

¿Dónde podemos ver más de 1001 ideas?

Nuestro Twitter en @1001ideasVzla, nuestro Instagram es @1001ideasvzla. Nuestra pagina web es www.1001ideasparamipais.com. Ahí pueden ver las Charlas SED, los eventos que vamos a sacar y nuestro correo es 1001ideasvenezuela@gmail.com

Vivimos fuera de la caja, no solo pensamos fuera de ella -Carlos Vargas, fundador

Logo-01.png