Lo que se siente ser una virgen de Frank Ocean

De Ainoa Lander, The Amaranta
Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
3
De Ainoa Lander, The Amaranta

Siempre me había considerado una persona enterada de todo lo referente al Pop Culture. Una joven de conocimiento no tan amplio, pero variado y de calidad acerca de la música, memes y chistes de tendencia.

Hace un par de semanas el equipo editorial de The Amaranta me demostró que no estaba tan enterada como creía.

Mientras que una de mis mejores amigas/editora y yo hacíamos el usualbrainstorm de la semana, nuestro editor en jefe/ fanático de la buena música se quejaba en una esquina de la oficina a vox populi de algo de Frank Ocean y su nuevo álbum.

Yo sin saber que estaba rodeada de fanáticos, pregunté cuál era el rollo.

Resulta, según me fue explicado en 10 minutos de intensa información, que el "pretensioso" de Frank Ocean había pasado un rato chalequeando a sus fanáticos con el día de lanzamiento de su próximo álbum, algo con un post en Tumblr, algo con que él no tenía redes sociales, que era un genio y que ¿cómo era posible que yo no supiera quién era?

No le di demasiada importancia, pero gracias a esta inducción esa semana logré entender varios memes de Instagram. Ejemplo:

Aparentemente, a bastante gente le gustaba Frank Ocean y estaban en un frenzypara que sacara su nuevo álbum, ya que llevaba X cantidad de tiempo fuera del foco y sin hacer nueva música.

Entendí un poquito más de lo que se hablaba en el mundo en ese momento y estaba feliz. Me sentía conectada, pero sin particulares ansias de indagar más al respecto.

GIPHY

GIPHY

Para mi sorpresa, el siguiente lunes (como un trabajo de investigación y con el propósito de escribir este artículo), mis jefes me sugirieron escuchar el álbum que estaba recién salido del horno esa semana como un primer encuentro con el artista. Y a mí, que me emocionan los proyectos nuevos, me pareció excelente idea.

Llamé al proyecto: "lo que se siente ser una virgen de Frank Ocean", y establecí unas condiciones.

  1. No podía escuchar tracks viejos de Frank Ocean,
  2. Tampoco investigar sobre él,
  3. Ni moldear mi juicio según lo que me dijeran conocidos,
  4. Además, debía escuchar el álbum entero en orden y sin interrupción.

Aunque mis indicaciones estaban claras, hice un poquito de trampa y busqué en mi biblioteca de iTunes a Frank Ocean. Estaba convencida que en algún momento había escuchado algo de él, y estaba en lo correcto.

No era tan virgen como pensaba. Habíamos pasado por segunda base, ya que hace un tiempo mi ex-novio me hizo un playlist en el que agregó Forrest Gump y me gustaba bastante.

Con el juicio ahora moldeado y rompiendo ya 2 de las condiciones, me puse a buscar el nombre de las canciones de Blonde. Frente a mí tenía las 17 canciones y a Mots, así que aproveché la situación para mostrarme hater de entrada y fastidiarla un poco. Dije que los nombres de las canciones parecían oraciones random sacadas del diario de una niña gringa con problemas en el colegio. Se molestó y justificó por un rato cada uno de los títulos, acusándome de odiosa (como esperado).

Era miércoles e ingenuamente busqué en YouTube el álbum, que por supuesto no conseguí. Luego fui a iTunes y vi que su valor era de 10 dólares (que me negué a pagar por un álbum que no sabía si me iba a gustar). Y por último, le pedí auxilio a mis editores (luego de excusarme una vez más por mi discapacidad frente al manejo de la tecnología).

Se hicieron chistes sobre “lo obvio que era yo no sabía lo que era un torrent” y me dispusieron un link en YouTube de un hacker que había publicado todas las canciones para que yo, la única millennial que no sabe usar el internet, escuchase Blond.

MTQxMTk5MjcxNDI3ODQzNzgw.gif

Dejé el link en hold hasta el viernes porque tenía planeado escuchar el disco durante el fin de semana. Probando el channel me di cuenta que habían quitado las canciones por un tema de derechos de autor. Duh.

Se me acababa el tiempo y no sabía cómo iba a oír el el álbum. Ya el tipo me caía medio mal. Es que de pana, qué rebuscado hacerlo tan exclusivo. Frank Ocean la estaba forzando y no me gustaba.

¡Ríndete ante la libre distribución de música, bro!

Entonces el sábado me senté y tuve una lucha interna conmigo misma. Me convencí de que era el momento de quitar el freno que le tengo a la tecnología, me grité, peleé frente al espejo, me dije cosas que no quería y me reclamé episodios del pasado.

Luego de una linda reconciliación, mi disputa interna subió bandera blanca y extendió su rama de olivo.

En paz, y con aptitudes arcaicas sobre el manejo de la descarga ilegal de música, consulté a mi mejor amigo: Don Google.

Por temas legales obviamente digo que NO logré bajar un Torrent, NO me metí en páginas ilícitas y NO logré tener el disco en iTunes por una vía que sería un crimen en cualquier país que monitoree la descarga ilegal de música. Un hada me lo dejó disponible en la computadora para que lo escuchara el domingo 😋.

And so I did. El domingo, mientras me sometía a una larga e innecesaria rutina de belleza facial y corporal, lo escuché. Escuché Blond 3 veces entero, en orden y sin interrupción.

El veredicto es tan mestizo como un venezolano.

Al principio, me costó entender la nota en la que iba Frank Ocean. Nada de lo que escuchaba se parecía a Forrest Gump y estaba tan confundida como un niño que se pierde en el supermercado y abraza a una mujer que no es su madre. Por lo que empecé a tomar notas de lo que pensaba y ellas hablan por sí solas.

Lo que se siente ser una virgen de Frank Ocean.

Parte 1: repudio y odio

  • "¿Qué es esta vaina?"
  • "No puedo esperar para decirle a Mots y a Antonio que Blond me pareció una ladilla."
  • "¿Cambiaría de parecer bajo el efecto de psicotrópicos?"
  • "Esto es una mierda."
  • "Yo creo que ellos sabían que no me iba a gustar y por eso me lo mandaron como tarea."
  • "Planear venganza.”
  • "Esta música me hace sentir incómoda."
  • "No entiendo, de pana."

Parte 2: epifanía poética

  • "Ok, capaz no es tan malo."
  • "Si le paras a la letra sientes some deep shit."
  • "Esto parece típica escena de película cuando muestran bares de poetas y la gente en vez de aplaudir hace chasquidos.”
  • "No sé por qué habla tanto de carros, debe ser una metáfora para algo de lo que quiere escapar."
  • "No hay coros porque esta música los trasciende.”
  • "Las partes estilo gospel = miraculous"

Parte 3: real talk

  • "Me fui de palos la segunda vez que lo escuché."
  • "Mis notas parecen de una hippie intensa."
  • "Me vacilo que no haya melodía fija."
  • "¿Es loco pensar que me recuerda un poquito a Drake?"
  • "Buscar lyrics.”
  • "Descargar otros tracks."
  • "Debería mostrárselo a mis amigas reggaetoneras a ver que opinan."
  • "Me gustan Pink + White y Skyline To y Nights"

Es que es así, lo odias hasta que entras en sintonía con lo que es el álbum. Imposible escucharlo si no es seguido y con mente abierta. Sí sigo creyendo que es un poco de poesía y líricas creativas que son agradables leer y escuchar. ¿Lo escucharía siempre en camino a la universidad? No creo. Sin embargo, fue una sorpresa agradable, lo llamaría incluso un gusto adquirido.

No es un álbum de música “normal”. La falta de coros, melodías pegajosas, ritmos constantes y variación de estilos te agarra un poco fuera de base. Se usa una extensa variedad de instrumentos y efectos; y más tarde descubrí que cuenta con varias colaboraciones de artistas como Beyoncé, que para evitar la publicidad forzada, no aparecen en el álbum.

Me lo vacilé y lo escuché 6 veces más en lo que lleva de semana, me tardé en escribir el artículo por mi ambigüedad de ideas (sorry Mots), pero llegué a la conclusión de que Blond merece ser escuchado con atención y pensando que la letra va en una vibra artística que puedes interpretar como te provoque.

Y aunque soy fanática de los ritmos bailables, los bajos fuertes y coros pegajosos, me gustó. Ya fui deflowered por Frank Ocean y lo disfruté.

Tip: lee la carta abierta de Ocean para que entiendas un poco de lo que va el disco, es fumadísimo.

Este artículo fue publicado en The Amaranta, si quieres leer más de Ainoa Lander, haz click aquí.