Google Fiber tiene problemas, y sus enemigos lo celebran

La compañía buscará nuevas oportunidades con tecnología inalámbrica
Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
32
La compañía buscará nuevas oportunidades con tecnología inalámbrica

Desde su introducción, Google Fiber ha recibido una excelente recepción por parte de geeks y entusiastas del sector que sueñan con tener una conexión a internet absurdamente rápida. Para muchos, sin embargo, la propuesta no ha sido más que un sueño distante debido a que su expansión ha sido un lento y metódico proceso a través de ciudades específicas de Estados Unidos seleccionadas por la compañía.

Para muchos, la esperanza es que Google Fiber suponía un frente ante compañías como Comcast y otros proveedores de internet que casi conforman un monopolio poco saludable para el sector, y que además son compañías popularmente odiadas en la cultura del internet. Sin embargo, según un reportaje de The Informant, las cosas no van bien, y la compañía está a punto de recibir un duro golpe.

Cuando Google se reestructuró para cambiar a Alphabet, Fiber quedó como una de las divisiones separadas de la nueva, más pequeña Google junto a otras como Nest. Ahora la compañía no es Google Fiber, sino Access, y su compañía madre Alphabet está colocando presión para un dramática reestructuración. En términos simples, Access está demostrando ser una unidad con un alto consumo de recursos a cambio de pocas ganancias.

Los costos de instalar fibra óptica en las ciudades son altísimos, después de todo, y además de dinero también requieren tiempo. Google estuvo dispuesta a hacer una fuerte inversión al principio, pero es claro que los resultados no fueron los esperados. La compañía proyectaba tener más de 5 millones de usuarios para finales de 2015, pero apenas un año antes se supo que contaba con tan solo 200.000 clientes. Según Recode, los costos de instalar fibra óptica en Kansas City, por ejemplo, alcanzaron los 1.000 millones de dólares. Access está disponible en 7 ciudades actualmente, con planes de expandir su servicio a 16 más.

En términos coloquiales, los números no cuadran.

Según el reporte, Alphabet espera que Access recorte sus costos a tan solo una décima parte de su presupuesto actual. También reducirán el cuerpo de la compañía a la mitad, de 1.000 a 500 empleados. Alphabet o Access no han confirmado ni negado estos reportes, pero la industria, que ha visto el proyecto como una amenaza desde el principio, ha aprovechado para criticar los esfuerzos de la compañía. La vice presidenta de AT&T, Joan Marsh, publicó una entrada en el blog oficial de la operadora donde expone la línea de tiempo de Google Fiber y además acusa a la compañía de buscar favores del gobierno.

La publicación, títulada “Broadband investment: not for the faint of heart” (Inversión en banda ancha: no apto para cardíacos) tiene un tono victorioso y hasta burlón sobre los recientes reportes de Fiber. La reacción de AT&T parece un poco fuera de lo común, pero si algo demuestra, es que en efecto Google Fiber (o Access) es un ente que inspira temor en estas compañías. Por ahora los resultados no han sido los esperados, pero Access sigue representando un necesario saqueo a una industria famosa en Estados Unidos por ser terrible en sus servicios.

Por ahora, todo apunta que Access planea cambiar de estrategia. Ahora, en vez de buscar invertir en fibra óptica, la compañía podría resguardarse en tecnología inalámbrica para proveer conexión a sus usuarios. Por ahora, Los Ángeles y Chicago parecen ser las primeras en la lista de esta nueva iniciativa. Queda por ver si este nuevo cambio será uno positivo para el proyecto, a pesar de lo que AT&T espere.