Lo que dice tu apretón de manos sobre ti

Basta de esos apretones de manos eternos y sudorosos
Avatar:
Vanessa Rodríguez Tinoco
Author:
Publish date:
Social count:
1
Basta de esos apretones de manos eternos y sudorosos

Llegas a una entrevista de trabajo. A esa empresa con la que has soñado siempre. Te hacen pasar a la sala y allí está la persona que te va a entrevistar. Se saludan con un apretón de manos. Y con eso ya saben mucho más de ti de lo que piensas.

Tu lenguaje corporal habla por ti. Incluso más que tus propias palabras. Porque con él muestras a los demás lo que sientes inconscientemente. Es por eso que saber sobre este tema es tan importante. Así que sigue leyendo y aprende cómo dar un apretón de manos apropiadamente.

Debe ser firme

Siempre está la típica persona que te da la mano y lo que hace en verdad es casi fracturártela de lo fuerte que aprieta. Lo ideal es un apretón firme pues no quieres dar la impresión que eres una persona débil. Sin embargo, apretar demasiado fuerte puede interpretarse como una forma de mostrar poder. Y a nadie le gusta sentir que es inferior a otro.

Debe ser corto

Cuando alguien te da la mano y se queda pegado por tanto tiempo es un poco incómodo. Mejor es los apretones de manos cortos, la mayoría de las personas lo prefieren así. Si por mala suerte te tocó darle la mano a alguien que se mantiene por más de 5 segundos (Y ni hablar de cuando te empiezan a hablar y a hablar sin soltarte)... No tengas miedo de retirar tu mano. Aunque por supuesto que con mucha delicadeza y educación. Siempre con una sonrisa.

Ambas manos

¿Qué haces con tu otra mano mientras saludas a alguien? Lo ideal es que mientras das tu apretón de manos con la otra persona, tu mano libre debe estar visible y natural. Seguro conoces a alguien que le encanta utilizar las dos manos, eso en el mundo de los negocios no es tan bien visto. Sin embargo, es válido en el día a día… Aunque aquí entre nos, al hacer eso muchas veces pareciera que lo único que quieren es aprovecharse de ti.

Mantén una sonrisa siempre

Mira a la otra persona directamente a los ojos mientras le das la mano y sonríe para demostrar que estás contento de estar en donde estás. Así mostrarás respeto y transmitirás energías positivas. Es importante recordar el nombre de la otra persona, es un arma que puedes utilizar a la hora de conversar a futuro y demostrar que te importa e interesa (Creenos, aquí es cuando agradecerás tener una buena memoria). Para ser más simpático puedes decir frases como “Encantado de conocerte” o “Mucho gusto”. Aunque tampoco te pases de la raya, a nadie le gustan los halagos en exceso.

La forma en cómo des la mano tendrá un gran impacto en la primera impresión sobre ti. Lo necesitarás para cuando te presentes en el día a día, en las entrevistas de trabajo, cuando eres host de algún evento e incluso cuando alguien extiende su mano y no te queda de otra que dársela de vuelta también.