Las series de Cartoon Network que parecen estar hechas para amantes de la psicodelia

Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
6

Cartoon Network ha entretenido a generaciones (no solo de niños) a través de series animadas a lo largo de los años. Todas totalmente diferentes a las que hoy se emiten. El contenido cambió. En especial, su planteamiento visual. Antes era poco común ver algún indicio de psicodelia. Ahora, con tan solo detener el zapping, se encuentran historias descabelladas y bastante coloridas.

A partir del 2007, el canal optó por mostrar otra imagen. Esto no le gustó a quienes se criaron con Ed, Edd y Eddy, Johnny Bravo, Las chicas superpoderosas, El laboratorio de Dexter, o Coraje, el perro Cobarde. Es evidente que, con el pasar de los años, cambia el público, y también los intereses o necesidades.

Los niños de esta década están siendo entretenidos con fuertes dosis de historias que son descifrables para ellos. Posiblemente, no serían entendidas por las generaciones pasadas si se hubiesen emitido en años anteriores. Pero no fue así, porque el mundo de ayer no era el mismo al de hoy. Por ejemplo, algunas de las series mencionadas nunca hablaron directamente acerca de la homosexualidad como en Clarence.

Hasta ahora, aún no se exponen temas como el de la legalización de la marihuana. Solo se aprecia de manera indirecta por medio de imágenes alusivas a la psicodelia, que ciertamente hubieran sido prohibidas por los padres de antes. Una muestra de ello son los numerosos consumidores de este canal, quienes oscilan entre 20 a 30 años. Al parecer, los mercados se abren cuando el status quo decide determinar qué es correcto o no para la sociedad.

¿Subliminal?

Hora de aventura

Se estrenó en la televisión durante 2010, luego de haber recibido críticas positivas cuando se transmitía vía internet. Se caracteriza por presentar argumentos absurdos, productos de surrealismo y humor.

Esta historia la protagonizan Finn, el humano, y Jake, el perro que cuenta con poderes mágicos. Ellos viven en la Tierra de “Ooo”, caracterizada por ser mágica y altamente tecnológica. Tal escenario estimula la creación de artefactos extraños. En medio de este contexto, los personajes se dedican a luchar contra el mal, salvando a otros que se encuentran en problemas. También suelen montarse sobre elefantes voladores, o simplemente besar unicornios.

En realidad, la trama esconde un mundo post-apocalíptico, convertido en un lugar lleno de residuos tóxicos que dan vida a los habitantes que se caracterizan por ser abstractos, surreales, y visualmente coloridos. Y también locos, claro.

Un show más

Un arrendajo (pájaro azul) y un mapache deciden ser los jardineros de un parque. La necesidad de conseguir dinero sin trabajar y de entretenerse a costa de cualquier vía, se convierten en los motores de la trama, lo que le ocasiona malos ratos a su jefe Benson, una sudorosa máquina de chicles.

La vida corriente de ellos siempre termina convirtiéndose en aventuras extravagantes. De hecho, los capítulos inician con elementos cotidianos. Pero algo inesperado toma partido, hasta el punto de cambiar a lo surrealista y psicodélico.

A lo largo de los capítulos, la cultura popular estadounidense es representada por alusiones a películas, libros, series de televisión, canciones, e incluso el internet. Un show más también se centra en la comedia. Incluso su creador, J.G. Quintel, ha manifestado que se inspiró en Los Simpson y Beavis and Butthead, dos series animadas dirigidas al público adulto. A pesar de esto, Cartoon Network comenzó a emitirla a partir del 2010. La presencia de VHS, fondos musicales de bandas ochenteras, o los giros alocados, son puntos de discusión en los foros digitales, donde la mayoría de los participantes afirman que la historia no es para el target infantil.

Tío Grandpa

Su protagonista homónimo es un mágico personaje que recorre el mundo para ayudar a los niños. Él afirma que todos ellos son sus nietos y sobrinos. “¡Buenos días!”, es el saludo que iniciará aventuras heterogéneas.

Se considera que Tío Grandpa, estrenada durante el 2013, es una de las series sucesoras del humor absurdo, definido como un compendio de diálogos disparatados cuya racionalidad es lo irreal o extravagante. Looney Tunes o Bob Esponja son ejemplos de este sub-género. Tío Grandpa se vale de tales aspectos. Visualmente, expone personajes no vistos antes, como alimentos, animales, y objetos antropomorfos que, junto al protagonista, resuelven los problemas del día. Pizza Steve, Bolso Belly, Sr. Gus y Tigresa Voladora Gigante Realista son algunos de ellos.

En cada capítulo se respiran aires de fantasía e imaginación, donde lo ilógico es la orden del día. Cualquier episodio es el momento de la risa y las situaciones inesperadas, como la de un tigre que expulsa un oloroso arcoíris de su trasero.

Estas series son transgresoras como lo fueron otras en el pasado. Y es que las historias de cualquier tipo son representaciones abstractas o materiales de un hecho social, cultural, político, económico, y religioso. A medida que alguna de ellas emprenda otros rumbos, las consecuencias serán automáticas.

Hora de aventura, Un show más, y Tío Grandpa demuestran que esta generación de televisión dirigida a niños sigue siendo como antes. Es decir, se adapta al mundo. A medida que el tiempo transcurre, los cambios serán partes del todo. Por eso, los adultos también aprecian cada capítulo. No solo por ser posibles drogadictos que disfrutan de imágenes anormales. Probablemente, no las hubieran entendido si se retrocediera unos cuantos años.

Una “comiquita” no es real. No lo son sus personajes, ni tampoco sus situaciones. El nuevo discurso visual se encarga de exaltarlas. Se sustraen de cualquier componente presente para enaltecer un aspecto inherente en el ser humano: la imaginación.

Nota: Si eres unos de aquellos añoran el Cartoon Network de antes, o quieres compartir con seres queridos las series con las que te criaste, te recomiendo Tooncast. Hay unos que critican el reciente contenido del canal. Las nuevas generaciones serán entretenidas por formas diferentes a las que tú viviste.Todas forman parte de estructuras del lenguaje, comunicación y cultura. Todas condicionadas, aquietadas como tú y yo.