No eres más cool por usar un e-cigarrett: afirman que se han vuelto en un problema de salud pública

Déjalo ir, bro
Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
7
Déjalo ir, bro

Todos en algún punto de nuestras vidas hemos entrado en contacto con esta actividad, ya sea de manera pasiva, al inhalar el humo emitido por el cigarrillo de algún conocido o extraño, o quizás tu mismo tienes este hábito. El fumar es un vicio que se conoce como tabaquismo, ya que el que inicia esta práctica se le hace más y más difícil renunciar a ella.

Nuestra cultura ha catalogado esta actividad de diferentes formas: sagrado o pecaminoso, sofisticado o vulgar. Sin embargo, hoy en día (y principalmente en los países industrializados) se está viendo el fumar como algo sumamente dañino. Los estudios médicos no paran de relacionar su consumo con el desarrollo de numerosas enfermedades. Todos estamos claros que, aunque la caja que los contiene diga en letras rojas que son potencialmente mortales, no evitará su consumo.

¿Son buenos los Cigarrillos Electrónicos?

En los últimos años, se presentó una nueva alternativa más avanzada, estilizada, y que prometía ser menos perjudicial para la salud, según sus distribuidores. Lo cigarrillos electrónicos o vaporizadores son un dispositivo que inicialmente buscaba parecerse lo mayor posible a un cigarrillo convencional. Sin embargo, sus diseños actuales son muy diferentes. Estos dispositivos utilizan una batería para calentar y vaporizar una solución líquida (llamada líquido de vapeo o e-Liquid), que puede contener aromas y nicotina.

Sus defensores afirman que estos cigarrillos son una buena terapia de reemplazo para quienes buscan dejar el hábito del tabaquismo, o una alternativa para los que quieren continuar sin perjudicar drásticamente su salud. SIn embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado, en el que advertía a los consumidores que no considera que los cigarrillos electrónicos sean aún una ayuda comprobada para quienes están tratando de dejar de fumar. También acusó a los distribuidores de los mismos, indicando que deben dejar de reivindicar efectos terapéuticos no comprobados, debido a la carencia de estudios rigurosos que demuestren su efectividad como terapia de reemplazo o sus niveles de toxicidad. A través de este comunicado, estableció ciertas regulaciones para su venta.

Ojos puestos en la salud de los jóvenes

Recientemente, el director estadounidense de Salud Pública Vivek Murthy, afirmó que el uso de estos cigarrillos se ha convertido en un problema de salud para las autoridades sanitarias del país. Alegó que se requieren mayores investigaciones sobre los efectos de estos cigarrillos, pero que no son inofensivos y que se ha incrementado en exceso su uso entre adolescentes. “Me preocupa que los cigarrillos electrónicos tengan el potencial de crear una generación de chicos adictos a la nicotina y si eso conduce al consumo de otros productos derivados del tabaco, retrocederemos en lugar de avanzar.” dijo Murthy en su último comunicado.

¿Médicos y odontólogos que fuman?


Esto se ve demasiado, y solo sirve una vez más para demostrar la poderosa influencia que tiene este hábito sobre las personas, aun sobre aquellas que han pasado años estudiando y conocen de primera mano los efectos dañinos que ocasionan. Personalmente, como odontólogo, siempre trato de aconsejar a los demás a que se alejen lo más pronto de este hábito. Pienso que lo principal es la educación temprana y enseñar con el ejemplo; en el caso de los padres, enseñar a sus hijos. De existir una evidencia sólida sobre el uso de los cigarrillos electrónicos, podría tratarse de una evolución y ayuda a las personas que han entrado en conciencia de lo perjudicial que es. Sin embargo, llama la atención el incremento de su uso entre jóvenes. ¿Te encuentras entre uno de ellos?