Realmente deberías ver Gilmore Girls, incluso si eres hombre

Un drama con humor y personalidad que merece la atención de cualquiera
Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
49
Un drama con humor y personalidad que merece la atención de cualquiera

Para muchas personas, Gilmore Girls es una serie que necesita demostrar su valor, demostrar que vale la pena. En mi extremadamente anecdótica opinión, hay dos obstáculos contra los que esta serie se debe enfrentar. El primero es “no es más que una telenovela ”. Luego está el “es una serie para mujeres”. Si piensas una de esas dos cosas (o ambas), no podrías estar más equivocado sobre algo en esta vida (excepto tal vez si piensas que las oreos negras son mejores, porque claramente tienes muchos problemas, en vista de que las oreos blancas son claramente superiores al resto de las oreos).

Y te voy a decir exactamente por qué.

Primero, vamos a refutar el argumento de que esta es una clásica novela norteamericana. Gilmore Girls es, en esencia, un drama, sí; pero es uno extremadamente inteligente y consciente de su posición en el mundo. Lo más increíble de todo esto es que estamos hablando de una serie que empezó su primera temporada en 2000, hace 16 años. El mundo era increíblemente diferente en ese entonces, pero aun así Gilmore Girls resalta como una producción vigente incluso el día de hoy. No te dejes engañar por las infinitas referencias de cultura pop: los temas y conflictos de esta serie no están regidas por el tiempo.

  ... la vida en Stars Hollow es una de las cosas más norteamericanas que jamás encontrarás  

¿Y cuáles son esos conflictos? Vamos a hacer nuestra propia versión de una sinopsis de Wikipedia: Gilmore Girls es la historia de Lorelai y Rory Gilmore, dos mejores amigas que también resultan ser madre e hija. Lorelai es una madre soltera de 32 años cuando empieza la serie, y Rory una adolescente de 16. La serie sigue la vida de ambas protagonistas en el pequeño pueblo ficticio de Stars Hollow, en el estado de Connecticut. Las siete temporadas cubren todo, desde los desafíos que enfrenta Lorelai como madre soltera e independiente, el viaje de Rory de adolescente a universitaria y particularmente la relación con Richard y Emily Gilmore, los padres de Lorelai que se distanciaron de ella luego de su embarazo precoz y su huída de casa.

En efecto, las referencias culturales son una icónica marca del show; muchos se encargarán de recordarte ese hecho. Pero lo cierto es que, por más encantador que sea el gimmick, no es sino apenas una de las características superficiales de Gilmore Girls. La sustancia real de la serie se encuentra en sus conflictos más profundos y longevos, de los cuales muchos son más estadounidenses que el jazz y el amor por las armas de fuego. Y en efecto, la vida en Stars Hollow es una de las cosas más norteamericanas que jamás encontrarás. Para todo nativo, es algo con lo que pueden relacionarse muy fácilmente. Para los extranjeros como yo, es una fascinante mirada a la vida de small town de Estados Unidos que, sospecho, se toma bastante de la realidad, si bien con un enfoque mucho más humorístico y pintoresco a la vida real; sin mencionar la época (2000-2007).

Lo cierto es que no, Gilmore Girls no es una novela porque es mucho más que eso. No se trata simplemente de drama, sino también de un pueblo en el interior de Estados Unidos, todos los personajes que lo habitan y todas las particularidades que ese estilo de vida implica. Se trata de la difícil y hermosa relación de madre e hija, en ambos casos cuando no va bien (Emily y Lorelai) y cuando sí lo hace (Lorelai y Rory). Se trata de la marcada distinción de clases del país (Emily y Richard son adinerados y de la alta sociedad, en contraste con la mayoría de los personajes), una discusión que está más vigente hoy que nunca. Se trata sobre lo hermoso de un café todas las mañanas, y el grandioso poder que tiene un Pop Tart de sustituir cualquiera de tus comidas del día. Y sí, también trata muchísimos sobre mujeres. Y eso nos lleva al segundo tema.

Gilmore Girls es una historia sobre mujeres, pero no necesariamente solo para mujeres  

Hay que tener claro varias cosas sobre esta serie. La primera es que sí, este es un show que lidia principalmente con mujeres porque sus protagonistas son mujeres, después de todo. Y de hecho, los personajes masculinos no solo son un enfoque menor, sino que además suelen ser poco desarrollados como regla principal. Y eso de hecho es algo increíblemente refrescante, incluso para los estándares de hoy. Lo cierto es que Gilmore Girls es definitivamente una serie femenina. Pero hay una distinción muy importante, y sobre la que debo hacer énfasis: Gilmore Girls es una historia sobre mujeres, no necesariamente solo para mujeres.

En su más puro núcleo, Gilmore Girls es un drama humano. Y hey, sorpresa. Las mujeres son humanas. Y es que no hay nada más humano que los sentimientos de una madre, o los de una hija mientras pasa por las diferentes etapas de la juventud. Hay pocas que series que retratan la vida femenina de una forma tan inteligente como Gilmore Girls, y vale la pena observar cada segundo de ella solamente por ese simple hecho. Como hombres, esta no es una serie que busque representarnos en lo más mínimo (a menos que tomemos en cuenta a Kirk, probablemente el mejor personaje de toda la serie). Pero esa precisamente es una de la razones por las que es más importante verla (además del simple hecho de que es excelente). No porque no trate sobre nuestras experiencias significa que sea menos relevante. Todo lo contrario, de hecho.

Así que en ánimos del nuevo revival Gilmore Girls: A Year in the Life, te digo: ve a ver esta fantástica serie. Y no empieces con los nuevos episodios. Ve desde el principio. Habrá altos y bajos (la televisión de hace 16 años era distinta, después de todo). Pero vale la pena. Vale mucho la pena. Si eres hombre, es tiempo de que te conviertas en un Gilmore Guy.

Ugh, ese es el peor juego de palabras que he hecho en mi vida. Lo siento.