¿A MTV le encanta el amor y el sexo?

Los videoclips no son muy bienvenidos.
Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
2
Los videoclips no son muy bienvenidos.

MTV es un canal de reality shows, y desde hace 17 años la cadena emite programas bajo el precepto del amor y el sexo. Se debe recordar que los videoclips ya mantenían la tradición, pero en esta ocasión los realities aparentan ser reales. ¿Acaso los shows dedicados a calentones y encuentros románticos permanecerán en MTV?

Para responder a la pregunta es necesario plantear otra: ¿por qué estas relaciones son los motores de las historias? A comienzos de la década del 2000, el auge de producciones como Next, Parental Control y Room Raiders fue posible gracias al amor. Más allá de la conjugación interpretativa de su significado, en ese entonces se proyectaba la monogamia y los retos para obtenerla. Por ejemplo, en el primer programa mencionado tan sólo bastaba buena vestimenta o dones físicos para dejarse conquistar.

En el 2009, aún abundaba el amorío virginal y algún que otro beso ardiente, pero el canal añadió otro concepto: el sexo. Juntos conformaron algo llamado Jersey Shore. Como toda buena serie televisiva, lo efímero es la primera orden del día, y el mundo olvida el poco tradicional cuerpo de Snooki o el cabello de The Situation. Pero MTV y la productora, para mantener el orden, recrean otras versiones con personajes “diferentes” y con figuras que parecen pinceladas por los ángeles, como diría un abuelo cachondo.

La masificación del show causó que se involucraran protagonistas provenientes de México, Brasil, Italia y España. Las relaciones se intensifican a través de la autoridad y el poder con la finalidad de conseguir no sólo el premio monetario sino fornicar para demostrar quién manda y quién es el más macho, en el caso de los hombres, mientras las mujeres se encargan de fortalecer una figura que aparenta libertad.

Tanto el amor como el sexo son componentes inherentes en otros programas como Ex on the Beach, Are you the one y la versión latinoamericana El match perfecto. Por ejemplo, la adaptación se centra en personajes que literalmente deben conseguir una pareja perfecta, las estrategias determinarán la victoria pero la mayoría se resumen lo mismo.

Tanto el sexo como el amor son dos discursos preponderantes en los principales contenidos de MTV. La teoría comunicacional Uso y Gratificaciones responde por qué: la audiencia busca satisfacer necesidades que no son saciadas en otras vías, tales derivan de la economía, clase social y formas de ser. Las que se proyectan en esos shows no pertenecen a la realidad de quienes no cuentan con estos privilegios, pero es posible que algún día el canal se dirija directamente a ellos para venderles otras irrealidades con el fin de ser una ilusión efímera más.

Los cuerpos perfectos son igual a sexo, y el sexo conlleva al amor, ésta es otra orden indirecta para sobrevivir en el juego. No importa si es ficticio o no, de todas formas el mensaje es el mismo: mientras haya más relaciones de este tipo, mejor será la percepción de quienes las protagonicen. Las borracheras combativas también forman parte de su argumento pero tan sólo nacen de lo central.

Las últimas dos décadas han sido testigos de cómo MTV reprodujo estos y otros conceptos a través de videoclips, pero ahora lo hace en reality shows de una manera exacerbada. La directiva se defiende al afirmar que Youtube es una mejor plataforma para disfrutar de los videos musicales, por eso ahora crea productos “más televisivos”. En otras palabras: el gigante del internet la venció. Incluso el canal televisivo se mudó online, su contenido no se diferencia del medio tradicional.

Entonces… ¿los programas dedicados a calentones y encuentros románticos permanecerán en MTV? Sí. La audiencia parece desear su extensión, pero las consecuencias socio-culturales disfrazadas de insignificancia causan distracción en vez de educar, informar y entretener, principios de los mass media que se han percibido poco.