El enigma del glorioso sabor de la champagna descifrado

¿Cómo es que sabe tan bien?
Avatar:
Vanessa Rodríguez Tinoco
Author:
Publish date:
Social count:
6
¿Cómo es que sabe tan bien?

Cuenta la leyenda que nunca nadie en la historia ha visto a una persona estar triste mientras bebe champán.

Y es que esta bebida sin duda es sinónimo de celebración y festejo. Tu cumpleaños, el matrimonio de tu primo, el Año Nuevo con toda la familia… La champagne es el mejor acompañante. Apenas suena ese emocionante ¡pop!, inmediatamente tu cerebro sabe que se viene algo bueno, es una señal que la fiesta está a punto de empezar y piensas: this shit is going down. Y no podemos olvidar ese momento especial cuando las copas chocan después de haber brindado por todo lo bueno.

¡Salud!

GIPHY

GIPHY

¿Pero qué es realmente lo que hace que el sabor de la champagna sea tan glorioso?

Dom Perignon lo predijo desde hace mucho tiempo, cuando probó por primera vez su creación (el único vino de esa época que no era de color rojo) y exclamó a sus hermanos: "Come quickly, I’m tasting stars!" En pocas palabras, la champagna sabe tan bien porque es un vino espumante. En las burbujas está el secreto de todo.

Si algo saben los científicos, es que el alcohol es un tema que nunca falla en la sociedad. Es por eso que entre preguntas, hipótesis y experimentos con el proceso químico de sabores y olores de licores, descubrieron que las burbujas de la champagna son las responsables de todo este misterio.

Digamos que nuestro cerebro se ve influenciado por estas burbujas, quienes son capaces de intoxicarte (literalmente) con el sabor y olor de esta bebida. Si te gusta demasiado la champagna como a nosotros, entonces puedes decir que eres adicto a ella ya que, científicamente, estás en lo correcto.

Funciona así: los niveles de CO2 combinados con el componente orgánico volátil que tienen dentro las burbujas crean el sabor y el olor tan peculiar de la champagna. Todo esto sucede gracias a que este componente se hierve en un punto bajo y con mucha presión de vapor. Como el sentido del gusto y olfato están muy relacionados entre sí, también en la champagna lo están.

El enigma está descifrado. Y seguiremos bebiendo champagna. Caso cerrado.

GIPHY

GIPHY