La cultura digital de los memes venezolanos weeaboo

Chiabe bibe
Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
177
Chiabe bibe

Una carta de Yu-Gi-Oh! del ex-presidente Hugo Chávez es tan solo uno de los contenidos publicados en páginas de Facebook dedicadas al humor, siendo el centro de atención en las conversaciones propiciadas por los administradores. Los usuarios de foros interactúan a través de códigos que despiertan emociones en ellos. Ríen, pelean, e incluso hasta chancean. Los une Venezuela y el mundo weeaboo.

14292369_653905984780405_4779150402700839300_n.jpg

Según una definición del Urban Dictionary, Weaboo es “alguien obsesionado con la cultura japonesa”, y no solo porque el anime le parezca lo mejor. La procedencia es el atractivo principal. Es tanta la fascinación, que la persona intenta aprender el idioma mediante series u otros productos de la industria cultural de ese país. En fin, es una persona no japonesa que quiere serlo.

Sin embargo, los administradores de Párame bola, Senpai, Gran Misión Shitpost Venezuela, Dame una arepa rellena e’ memes ahí, mi pana, Página que probablemente no tendrá éxito, y otras, no parecen estar ligados solo con “lo weaaboo”. La venezolanidad también toma lugar, obteniendo como mezcla una comunidad que se fortalece poco a poco en las redes.

Gastronomía, jergas, crisis económica, referencias deportivas-políticas locales, videojuegos, y anglicismos, son algunas de las palabras claves presentes en cada contenido, mediante retratos de la cotidianidad que generan crítica, descontento, y ocio. La catarsis de tales elementos reside en el dibujo exacto de una figura individual que se comunica con otros como él o ella.

Los puntos de encuentro, algunos a veces dispersos o unidos con otros, son impulsados por el humor, porque éste es un medio que también forma parte del público. Los códigos o formas para abordarlos varían. En este caso, los integrantes son sarcásticos, irónicos, y nihilistas pasivos.

15267816_1249107468465941_5259526642484122827_n.jpg

El contenido es variado, pero a veces se enfoca en un solo punto. Por ejemplo, la mayoría de las páginas mencionadas suele publicar imágenes donde las figuras políticas del Gobierno son los blancos de chistes. No solo por el aspecto fabricado de lo considerado política en general, sino gracias a las características culturales e ideológicas de quienes agrupan la comunidad, donde es natural rechazar ciertos discursos antagónicos.

Esto indica que el factor noticioso impacta en la comunidad weaaboo venezolana como al resto de la población. Ya es habitual ver memes cuando un acontecimiento informativo es de interés para la opinión pública venezolana. Por ejemplo, tras la muerte de Fidel Castro, la página Párame bolas, Senpai publicó una imagen protagonizada por las banderas de Venezuela y Cuba. Ambas son los rostros de dos personajes de Dragon Ball Z, quienes cantan una parte del primer opening. La alegre letra habla acerca del cielo, indicando la intención del mensaje: Chávez y Fidel han muerto.

Párame bolas, Senpai

Párame bolas, Senpai

¿Es necesario?

Según un ensayo llamado Teoría social y memes, de un investigador de la Universidad de Houston, el meme como patrón informativo a veces contagia “a agentes parasitariamente”, motivándolos a aceptarlo. Un ejemplo de esto son las sectas. Comparándolo con casos como el ejemplo anterior, podría parecer una simple conjetura. Pero el conocimiento verificado se evidencia cuando un tema político es impulsado de una manera frívola. No por burlarse de la muerte, sino gracias a la ausencia de contexto.

Por otro lado, la categoría “secta” es exagerada, porque en ella abundan otras características no relacionadas a la comunidad. Una secta cuenta con un líder todopoderoso que solo persigue intereses individuales. Las páginas Weaabo venezolanas no han llegado a este nivel, a pesar de emitir informaciones determinadas y, si lo hacen, es porque su fin es simple: comunicarse con su público por intereses de cualquier índole.

Los perfiles en cada página manifiestan interés por el shitposting. Las definiciones coinciden en que la reiterada cantidad de publicaciones sin sentido, carentes de imaginación, suele ser un verdadero contenido racista y asocial. Es notable la aparición de tal aseveración en los contenidos de las plataformas. De hecho, los creadores afirman ser propagadores de malos post. Al final, no dejan de ser comunidades que se están generando por diversos factores y espacios digitales.

Lo digital está tomando espacios para el desenvolvimiento humano. Los weeaboo, e incluso los otakus (consumidores de animé, manga y videojuegos), solían reunirse en espacios reales o espacios offline, para interactuar de la misma forma que en Facebook u otra red social. Las voces son las mismas. Varía es lo intangible, pero se está demostrando que para el fin comunicacional… no es necesario.