Monólogo de Kendra

¿Son los hombres más chanceros que las mujeres?
Avatar:
Author:
Publish date:
Social count:
3
¿Son los hombres más chanceros que las mujeres?

Antes de asentir, es necesario entender el cuerpo masculino y el femenino desde dimensiones profundas. No sólo se trata de una paja o polvo, la especie es más que eso. Luego de una ardua sesión, te has preguntado ¿por qué te gusta el sexo? En el caso del hombre, se suele decir que parece un conejo en la cama y la mujer es más sentimental. ¿Cierto? No creo. Yo soy transgénero y puedo explicar.

Cuando acepté mi identidad sexual me dediqué a analizar la sexualidad. ¡La mente humana es infinita! Antes me atraían las mujeres y estuve con varias. Recuerdo que en una experiencia, una de ellas me dijo que era muy “chancero”. ¿Qué es eso? Me pregunté. Bueno… después me enteré que significa coqueto y que por eso tenía sexo. Eso me hizo cuestionar muchas cosas. En ese entonces estudiaba sociología pero me retiré de eso, había muchos ególatras que se creen dioses sociales. ¡Esta gente! En fin, con haber leído como 50 páginas de un libro, ya me creía todo un experto del tema y por eso llegué a la siguiente opinión que hoy mantengo:

Ambos sexos son chanceros pero hay aspectos que sentencian a uno y al otro. En el caso de las mujeres, se cree que actúan “con el corazón” y no con sus vaginas. Creo que la satanización dirigida hacia ellas desde hace siglos aún prevalece. La que abra sus piernas es una cualquiera, pero si él se las abre es todo un campeón. Cliché, ¿verdad?

Y sigue pasando. ¿Cuántas mujeres se cohíben de fornicar por miedo de ser rechazadas o marginadas? ¿Cuántos hombres proponen y cuántas de ellas disponen? La religión, educación, y el Estado coinciden en que esto se mantenga igual porque, según su moral y cultura, es lo correcto. Toda esta carga recae en ellas psicológicamente hasta el punto de hacerles perder el apetito sexual.

Las hormonas juegan un papel importante; la testosterona es producida por ambos modelos de cuerpo, sea en testículos u ovarios. ¡Pronto me operaré! ¡Ok! Estaba con lo del deseo sexual. A los hombres se les incrementa en la mañana y a las mujeres durante la noche. Yo a veces no les creo mucho a esos estudios porque a toda hora quiero. Como mujer, lo siento una necesidad. El punto es que el deseo es parte de los dos.

La menopausia espanta a muchas pero también conozco a varias que aún tienen relaciones sexuales con sus parejas, incluso ellas los obligan. Y si no son atendidas, buscarán otra manguera que humedecerá sus jardines, por eso recurren al chanceo. Ellas me han contado que a veces intimidan a los hombres, también son espantados porque buscan algo serio y ellas son muy fáciles.

¿Entonces la mujer difícil es el premio, campeón? ¿Campeona? Sí. Las lesbianas a veces caen en esto. ¿Has conocido a alguna que someta a su pareja por haberle sonreído a un hombre? Yo sí. Se llamaba Gina. Le dio su número de teléfono a un simpático muchacho pero su pareja la regañó. Es muy triste.

¡También lo olvidaba! ¿Cuántas creen que por ser saludadas ya les están chanceando? Eso también pasa. Mi hermano elogió el bolso de una linda muchacha y le dijo que le recordaba a alguien. Ella lo vio de abajo hacia arriba y se retiró. Lo peor de todo es que él es gay y, de paso, decía la verdad.

Tampoco es mentira que muchos hombres se dedican a cortejar porque sus necesidades físicas se relacionan a la “libertad” de hacerlo. La sociedad se los permite pero sólo mira hacia un lado. Al final, la acompañante también disfruta pero debe disminuir su vehemencia porque debe ser recatada.

Chanceo más chanceo es igual a chanceo. Si hay ganas no debería de haber represión o miedo al juicio. Ahora… si alguien te coquetea y no te gusta su manera de ser o aspecto físico sin predisposición alguna, no hay problema. Igual si te llega a pasar, debes respetar el rechazo. Por eso prefiero a los pansexuales, no le temen a nada. Olvidé decir que también soy pansexual.