No todo es perfecto en the Internet of Things

Las conexiones inseguras pueden ser peligrosas
Avatar:
Vanessa Rodríguez Tinoco
Author:
Publish date:
Social count:
8
Las conexiones inseguras pueden ser peligrosas

¿Qué pasaría si te dijéramos que the Internet of Things podría matarte? Ok, no por ahora… Pero tal vez en un futuro.

Cuando pensamos en IoT, lo primero que se nos viene a la mente es lo increíble que es la tecnología, y cómo está cambiando nuestro día a día. Nos imaginamos cómo sería nuestra vida conectados al máximo: que apenas suene tu alarma de celular, se prendan las luces de tu cuarto. Luego, que al silenciar la alarma se prenda la cafetera, que después de tomarte el café se prenda la ducha calentando el agua. Y que al final de todo eso, salgas a donde está tu carro, ya con el GPS configurado con la dirección de la reunión de trabajo que tenías establecida en tu calendario del teléfono. De eso se trata the Internet of Things: facilidad y conexión.

source.gif

En un informe VNI Mobile elaborado por Cisco, aseguraron que para el 2020 existirán 11.600 millones de dispositivos conectados a la red, de los cuales 72% serán inteligentes. Suena como una gran revolución, pero como no todo es perfecto, hay ciertas desventajas en cuanto a esto. La realidad es que muchos de los dispositivos en IoT pueden presentar una gran riesgo para la sociedad. Simplemente porque no son lo suficientemente seguros.

Vamos a poner un ejemplo. En IoT se aplica el mismo sistema para las computadoras personales con las que hay en un hospital o centros policiales. Si a diario existen dispositivos de personas comunes que se ven hackeados, o incluso se utilizan como una herramienta de cyberattacks, existe la misma probabilidad que las computadoras de instituciones importantes como los nombrados anteriormente se vean afectadas de igual manera.

¿Otra inseguridad? Los sistemas inteligentes de alarmas que están surgiendo actualmente pueden ser hackeados. Ahora no solo sería un problema de las instituciones, sino que puede afectarte a ti de una forma más cercana. Un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan hicieron la prueba utilizando el IoT para conseguir el código para abrir la puerta principal de una de las casas que tenía este sistema electrónico de seguridad y lo lograron.

Mientras más personas, empresas y Estados conectan todos sus dispositivos a una red, es riesgo aumenta.

Sin embargo, el problema no es aplicar esta tecnología en lugares vulnerables que puedan traer graves consecuencias si ocurre algo malo. El verdadero dilema es que todavía no existen medidas de seguridad lo suficientemente buenas para regular o incluso evitar los ataques.

Por lo tanto, no sería mala idea establecer un reglamento en común para la utilización de esta tecnología. Los expertos aseguran que es necesario realizar ciertas pruebas de seguridad para conocer si la conexión es lo suficientemente estable. Se necesitaría una institución especializada que se encargue únicamente de este proceso. Además, se debería alertar sobre los mecanismos de defensa para este sistema y hacer consciencia en cualquiera que conecte su dispositivo al internet.


Este es un llamado y una alerta para mejorar los sistemas de seguridad que tenemos hoy en el internet. Mientras los dispositivos se vuelvan más inteligentes, hay más posibilidades de que los ataques de este estilo se vuelvan más fáciles y recurrentes. ¿Qué tanta presión estamos dispuestos a ejercer para que esto mejore?