Liderar en el emprendimiento: El arte de preparar el escenario - Komienza | Vive tu vida al máximo

Liderar en el emprendimiento: El arte de preparar el escenario

Author:
Publish date:

El emprendimiento y el liderazgo tienen mucho en común. El emprendedor no necesita ser líder ni el líder ser emprendedor, pero si imaginamos por un segundo que cada emprendedor tuviese a su disposición todas las herramientas de un gran líder, podemos comenzar a ver el mundo que queremos crear con nuestro emprendimiento, y por eso escribimos esto.

Para lograr estas grandes transformaciones vale la pena tomar en cuenta las palabras de Winston Churchill:

“La falla de nuestra época es que los hombres no quieren ser útiles sino importantes”

El gran emprendedor, el gran líder, debe ser, ante todo, útil. ¿Cómo logramos eso?

En casi una década de estudios sobre el liderazgo, pocas veces hemos encontrado un concepto tan útil y contundente como el de Linda Hill. Hill, investigadora de la Escuela de Negocios de Harvard, quien estudia organizaciones como Pixar y Google, llega a esta sencilla y poderosa conclusión sobre los líderes de estas organizaciones: “entendieron que su rol como líderes es preparar el escenario, no presentarse en él”. Hill no habla de carisma ni de visión, habla de “preparar el escenario”. Habla de diseñar un ambiente y ceder el protagonismo. ¿Cómo preparamos ese escenario?

El elemento más importante es el ejemplo. El ambiente humano se moldea al ejemplo del líder, la oficina sigue el ejemplo del jefe. Es él quien debe tomar los riesgos, quien debe modelar la colaboración y quién debe ceder el protagonismo, para luego ser imitado por otros. El líder es el primero en arriesgarse y el último en beneficiarse.

Por último y más importante, para preparar el escenario y ser realmente útil, el líder debe transmitir seguridad. Simon Sinek, autor y conferencista, plantea que lo más importante de un líder es su capacidad de hacer a su equipo sentirse seguro. Sinek cuenta cómo, desde el inicio de la humanidad, hemos estado rodeados de peligros. Cuando logramos crear un ambiente de seguridad ante esos peligros, es nuestra reacción natural confiar y cooperar. Las limitaciones de las personas, en nuestros equipos y empresas, tienden a ser proyecciones de sus inseguridades Así, crear un ambiente de seguridad se convierte en la prioridad número uno para preparar ese escenario. Mientras más seguros se sientan los miembros del equipo, más van a aportar. De igual manera, mientras más inseguros estén, menos van a aportar. Es un ciclo y los beneficios de la seguridad son ilimitados.

Queremos construir un mundo que se parezca a nuestros sueños. Nuestro mundo va a ser un reflejo de nuestras organizaciones y nuestras organizaciones son reflejos de nuestros líderes. Por eso es tan importante el liderazgo en el emprendimiento. Por eso es tan importante recordar como emprendedores que nuestro rol es preparar el escenario para nuestra organización, moldear nuestras compañías con nuestro ejemplo de arriesgarnos de primeros y beneficiarnos de últimos y hacer a nuestros compañeros sentirse seguros, apoyados y ayudados. Si hacemos estas cosas, no podemos garantizar ser importantes, pero podemos garantizar ser indudablemente útiles  en generar ese cambio que queremos en el mundo

-y, si quieres ser importante, eventualmente mientras más útil seas, más importantes serás pero no al revés-.  

Para eso lideramos, para eso emprendemos, para eso comenzamos.