¿Por qué debes fracasar? Descubre el lado positivo del fracaso

”Fracasa y fracasa rápido”. La clave del éxito casi nunca viene de hacer las cosas bien la primera vez, provienen de fracasar y aprender de los errores, cambiarlos rápido e intentar de nuevo. Para lograr tus metas debes prepararte para superar todos los obstáculos, incluyendo ese obstáculo que te pones a ti mismo: el ego. A continuación, te presentamos las facetas del fracaso, y cómo te debes preparar para superarlos.

  1. Negación: ”El ego es el enemigo de la innovación” Tim Harford. Cuando se trata del fracaso, el ego es nuestro mayor enemigo. Lo más difícil es aceptar los errores que cometes. Debes aprender a reconocer tus fallas para determinar en qué te equivocaste, y así poder tomar las medidas para arreglarlo rápido.
  2. Persiguiendo tus errores: Ya los aceptaste, pero tratas de arreglarlo tomando peores decisiones. No intentes maquillar tus fracasos de maneras abruptas y arriesgadas. Necesitas eliminar tus emociones de la ecuación. Aprende a desligarte del hecho de que estás muy retrasado o muy avanzado. Toma un paso atrás, gana perspectiva y entra al juego con cabeza.
  3. La edición hedónica: Esta tesis, expuesta por Tim Harford en su libro Adapt: Why Success Always Starts With Failure, plantea que la edición hedónica es el mecanismo en donde intentas convencerte a ti mismo de que el error que cometiste no importa. Esto lleva a las personas a encontrar una manera de interpretar sus fracasos como logros y estancarse en el proceso de crecimiento. A diferencia de la negación, en este paso encuentras tu falla pero decides no hacer nada al respecto porque no crees que importa.

El ego es el enemigo más grande para tu crecimiento y la obtención de tus metas. Para poder combatir y superar tus fracasos necesitas reconocer cuando haz fallado e intentar cosas nuevas. Experimenta, busca maneras de lograr objetivos que tengan pequeñas desventajas y enormes recompensas. Fracasa y fracasa rápido, aprende rápido y adáptate.

“El fracaso es el éxito en progreso”

-Albert Einstein