Un matrimonio culinario

Author:
Publish date:

DANOS UN LIKE EN FACEBOOK  

En esta oportunidad, seremos prácticos. Si bien, muchos disfrutamos de una buena compañía, hay quienes buscamos ese “par” que nos complementa a la perfección; que hace resaltar nuestras cualidades y logra potenciarlas. De igual manera, ocurre en el mundo gastronómico. Y es que los chefs anhelan transmitir en sus platos un balance de sabores, texturas, colores, temperaturas, entre otros.

 (Foto: http://revistaelconocedor.com)

(Foto: http://revistaelconocedor.com)

Por eso, queridos lectores, los invito a presenciar la unión entre vino y chocolate. A oficiarse bajo el nombre de maridaje.

En la gastronomía, el maridaje se refiere al proceso de “casar” metafóricamente un alimento con una bebida, para realzar la sensación de placer al entrar en contacto con el paladar. Por consiguiente, juntar uno de los postres más aclamados de la historia con la bebida más popular del mundo, depende de la calidad de ambos.

Sin más preámbulo, dirijamos nuestra atención al magno evento y procedamos a desvelar los vinos que merecen acompañar a tres de las más conocidas variedades del chocolate: blanco, de leche y oscuro.

Resuenan campanas de boda y el primer pretendiente hace su aparición. Se trata de un vino Moscato. Procedente de una uva madura y soleada, es aromático y semidulce. Este vino resaltará la cremosidad de su pareja, una delicada barra de chocolate blanco, mientras que ella le hará explotar su tono frutal.

Seguidamente, se acerca el Oporto. Intenso en aroma, dulce y con alta graduación alcohólica, es la apuesta segura del suegro para acentuar el sabor de su querida pieza de chocolate de leche.

Por último, desfila un Cabernet. De apellido Sauvignon, es ligeramente robusto, de sabor tostado y goza de notas propias de chocolate. Estas cualidades derivan en un idilio de larga trayectoria que complementa perfectamente a su prometida, la barra de chocolate oscuro.

Así pues, damos por finalizada la ceremonia recordando una frase de Bernardo Piuma:

“El que al mundo vino y no toma vino, ¿a qué vino?”