¿Estás en plateau y no te diste cuenta?

Author:
Publish date:

¿Estás en plateau y no te diste cuenta?

¿Eres la misma persona que eras hace 6 meses, 1 año, o incluso hace 5 años?

¿Todavía sigues aprendiendo las mismas lecciones, haciendo los mismos ejercicios, teniendo las mismas ideas, y temiendo las mismas cosas?

¿O es obvio para ti y para el resto del mundo de que eres fundamentalmente distinto? ¿Estás continuamente emprendiendo en mejores y mayores cosas?

La mayoría de las personas no quieren cambiar. Han llegado a cierto punto de la vida en donde su salud, sus finanzas, sus relaciones y su espiritualidad está en el máximo, en plateau. Están completos y satisfechos, o por lo menos encontraron confort y justificación por comparar su situación con personas a quienes perciben como en peores condiciones que ellos.

"El orgullo no obtiene placer por poseer algo, sino por tener más que el prójimo. Decimos que las personas son orgullosos por ser ricos, astutos, o atractivos, pero no lo son. Son orgullosos por ser más ricos, más astutos, o más atractivos que los demás. Si alguien más fuese igual de rico, igual astuto o igual atractivo no existiera nada por el cual enorgullecerse. Es la comparación lo que te hace sentirte orgulloso, el placer de estar por encima de los demás"

C.S. Lewis

Es fácil compararnos con aquellos a quienes percibimos como inferiores a nosotros. Sin embargo, cuando examinamos a esos a quienes les va “mejor” que nosotros, culpamos a los factores externos por nuestra falta de progreso.

El verdadero progreso como individuos requiere un foco hacia adentro. Tú eres la causa de los resultados que ves ahorita. Si quieres efectos distintos, primero debes ser una persona diferente.  Y en todo nivel de tu progresión, necesitarás hacer un cambio. Lo que te trajo hasta aquí, no te llevará hasta allá.

No estamos aquí para encontrarnos, sino para crearnos. Nuestra identidad no está fijada, más bien es fluida y flexible. “Se tu mismo” es una terrible excusa para aceptar los defectos que haz adquirido hasta este momento.

No vuelas a lo que eras antes

Al terminar mi viaje de misiones que serví por 2 años, un líder me dijo: “Lo peor que puedes hacer ahorita es irte a tu casa y ser la persona que fuiste antes.”

Después de haber experimentado un crecimiento y aprendizaje radical ¿por qué volvería a comportarme como si nunca hubiera vivido esas experiencias?

El crecimiento personal debería ser permanente, no temporal. Si aprendes cosas que revolucionan tu manera de ver el mundo ¿por qué continuarías viviendo de la misma manera? ¿Por qué perpetuar esa disonancia cognitiva? Si tu visión de ti mismo y de tu futuro se expande, ¿por qué continuar viviendo la vida de manera tan insignificante? Si vives experiencias que te impulsan a crecer, ¿por qué retroceder?

La vida está en constante transformación. Los seres humanos están creados para evolucionarse y progresar, no para paralizarse y quedar marchitos.

Está bien cambiar, incluso cuando significa que las cosas deben ser diferentes. En realidad, es parte del proceso.

¿Te van a juzgar por las decisiones que tomas? Absolutamente ¿No entenderán por qué haces lo que haces? No, la mayoría no. Prefieren estar seguros y estáticos. Entonces, cuando cambies,  estás amenazando el status-quo. Amenazas el estado de las cosas. Y si tu cambio es real, atraerás a un círculo diferente y un ambiente nuevo en donde podrás expresar con tranquilidad tu naturaleza evolutiva.

Si el cambio que experimentaste fue real, las cosas no pueden quedarse como eran antes.

Benjamin Hardy

Lee el artículo original en inglés y subscríbete a su newsletter aquí.