Es hora de que aprendas a tocar un instrumento

Author:
Publish date:

Si siempre has querido tocar un instrumento, es hora de que empieces. Puede que lo hayas dejado hace unos años, o que creas que es muy tarde para empezar. No importa, porque tocar un instrumento es para el cerebro lo que el ejercicio es para tu cuerpo. Así que agarra un instrumento y empieza a tocar.

Los estudios neurológicos han vinculado el manejo de un instrumento musical con el desarrollo mental elevado de los músicos. La razón es porque al tocar un instrumento, casi todas las áreas del cerebro se activan, en especial las áreas de las funciones motoras, visuales y auditivas. Estas áreas, con la práctica y disciplina que implica aprender a tocar un instrumento, se fortalecen con el tiempo, haciendo a los músicos capaces de resolver problemas con mayor creatividad y eficiencia que los no-músicos.

Si todavía no nos crees, o necesitas un poco más de insistencia, a continuación encontrarás unos cuantos de los miles de beneficios que te brinda tocar un instrumento.

1. Mejora tu concentración

Tocar un instrumento requiere una concentración y un detenimiento al detalle muy elevado. Al hacer música, tu cerebro está intentando preservar un ritmo, aguantar una nota, y tocar con precisión y sentimiento a la vez. Este ejercicio mejora la concentración en general.

2. Es un canal para expresar tus sentimientos y frustraciones

La música, al igual que cualquier actividad física tiene el beneficio de liberar frustraciones, emociones y de las personas. La práctica de un instrumento requiere de una gran variedad de matices que son producto de los sentimientos que le inyectamos a las notas. La furia, la tristeza, los celos y hasta el aburrimiento son canalizados en las melodías, y hacen de la música la mejor de las terapias.

3. Mejora tus habilidades matemáticas

No es mentira, la música te hace mejor en matemática. Esto es porque leer partituras tiene elementos matemáticos, que combinados con la práctica del ritmo, mejoran la capacidad de comprender los problemas.  

4. Te enseña disciplina

Para aprender cualquier cosa, la disciplina es clave, especialmente para tocar un instrumento. Ser músico no se trata de nacer con un gran oído musical o asistir a unas cuantas clases. Para dominar un instrumento debes dedicarle horas de estudio.

5. Mejora tu memoria

Un artículo publicado en The Telegraph afirma que los músicos tienden a tener mejor memoria que  los no-músicos. Esto es debido a que la práctica constante hace funcionar las áreas del cerebro encargados de almacenar memoria, y su efecto es visible a largo plazo. Años después de practicar un instrumento, si este fue ejercitado constantemente, la memoria de los músicos seguirá estando más activa que la de los no-músicos.

6. Promueve tu felicidad y la de los que te rodean

Tocar un instrumento es divertido y emocionante. Además de ser una actividad gratificante para quienes lo hacen, es una habilidad de la cual los demás disfrutan también. Puedes sacar ese instrumento y tocar solo, acompañado o para una audiencia. La música tiene la capacidad de unir a las personas y de hacerlos disfrutar.

Así que agarra el instrumento que más te guste. Aprende, estudia, lánzate un jamming y disfruta de todos los beneficios que te traen ser músico.