¡Freakshakes!

Author:
Publish date:

Hace unos días, me provocó tomar una merengada. Fue entonces, cuando recordé aquellos restaurantes estadounidenses de los años 50 -mejor conocidos como “diners”- donde los mesoneros atendían las órdenes rodando en patines. Allí las sillas eran butacas acolchadas y en la entrada no podía faltar la famosa “rocola” que tocaba temas musicales, conforme los iban pidiendo los comensales.

Diner

Volviendo a las merengadas… eran el centro de atención del lugar. Servidas en vasos altos, con crema batida y una guinda en la parte superior, se mostraban muy provocativas y elegantes. Por supuesto, numerosas combinaciones empezaron a surgir y cada local le daba su toque personal. En fin, eran la excusa perfecta para compartir con tu pareja y vivir una experiencia inolvidable.

Sin embargo, lejos quedaron estas delicadas obras de arte… Ahora, se abren paso entre los paladares más golosos, las famosas Freakshakes.

Todo comenzó en Patissez, una cafetería ubicada en Canberra, Australia. Aquí, la clásica bebida ha sido “transformada” a niveles nunca antes vistos. Hechas a partir de divertidas y deliciosas combinaciones, como: galletas, donuts, marshmallows, brownies, barras de chocolate; son altamente calóricas y han captado la atención de los entusiastas del postre.

Tanto así, que ahora los británicos también disfrutan de estas dulces obras de arte. La cafetería y pastelería Molly Bakes, ubicada en el Este de Londres, ofrece estas bebidas descomunales en cuatro irresistibles sabores: chocolate, mantequilla de maní, frambuesa y caramelo.

“Empecé la empresa hace siete años, cuando me quedé sin trabajo. Tenía mucho tiempo libre, por lo que me dediqué a hornear pasteles”

Esto dice María, dueña de Molly Bakes, quien asegura vender hasta 120 freakshakes al día.

En cuanto a su elaboración, le agregan una bolita de helado en la parte superior de la merengada, para que sirva como base y pueda aguantar el peso de todos y cada uno de los “toppings” que te provoquen.

freakshakes