Pequeños cambios de hábito que te ayudarán a ser mejor

Author:
Publish date:

En todo, básicamente.

Estamos en busca de la excelencia. Queremos ser mejores amigos, mejores novios, mejores empleados y mejores jefes, Simplemente queremos ser mejores personas. Eso implica reconocer que hay un falla en uno u otro lado y pensamos que cambiar de un solo golpe, drásticamente, es la mejor manera de mejorarnos. Resulta que ni el cuerpo ni la mente funcionan así. Si quieres ser fit, por ejemplo, no vas a serlo de la noche a la mañana; requiere tiempo e inversión y  cuando ya tengas eso listo probablemente dures 2 meses máximo. Hay, sin embargo, ciertas cosas que puedes hacer todos los días que no requieren mucho esfuerzo ni dinero que te ayudarán muchísimo a cumplir tus metas a largo plazo.

1. Despierta a la hora que te propusiste.

Si eres de esas personas que pone una alarma cada 5-7 minutos para la mañana siguiente puedes leer este artículo y hacer caso a lo que te vamos a decir: PÁRATE. No porque tengas que ir al trabajo. Párate para demostrarte a ti mismo que sí puedes hacer algo tan fácil como estar consciente, porque si no puedes dar un paso fuera de tu cama, ¿cómo pretendes ser CEO de tu propia empresa?

Parate

2. Lee.

¡Tan solo por media hora y gratuito! Anda, haz tiempo para leer una novela corta, una biografía, las noticias y/o los artículos de Komienza. No tienen que ser lecturas pesadas, pero aprende un poquito sobre algo o sumérgete en algún mundo fantástico por un rato. Sacando cuentas, puedes terminar un libro largo en 2 semanas si lees 30 minutos de este cada noche. O sea 2 libros al mes. O sea 24 libros al año. Imagínate lo mucho que supieses si leyeses 24 libros al año. Además, no tienen que ser 30 minutos seguidos; puedes leer 10 minutos en la cola del banco, otros 10 procrastinando en tu trabajo y otros 10 en el baño.

Lee

3. Muévete.

Haz algo de ejercicio por 30 minutos. Corre, camina, trota, salta, baila, nada, juega, boxea, yoga, gimnasio, pilates. Lo que quieras, pero haz cualquier cosa para retomar ese poquito de energía que tu cuerpo naturalmente necesita. Esto es increíblemente necesario si tienes un trabajo que requiere estar mucho tiempo frente a una computadora, es decir, casi todos los trabajos. No solo es bueno para tu salud, también es bueno para tu creatividad. Según un estudio publicado en Frontiers in Human Neuroscience, el ejercicio físico ofrece la oportunidad a la mente de deambular, lo que permite que la mente divague, facilitando el pensamiento creativo y la resolución de problemas. Las personas que hacen ejercicio cuatro veces a la semana superan a las personas que no hacen ejercicio en cuanto a resolución.

Muevete

4. Medita.

Lee, calla, reflexiona…como lo quieras llamar. Piensa en tu día, ¿Qué hiciste bien? ¿Qué pudiste haber hecho mejor? Ayuda bastante si lo anotas en un cuaderno. No hablaremos más de esto, tenemos todo un artículo dedicado al bien que te hace escribir todos tus sentimiento y emociones. 

Medita

5. Escucha música.

Claro está que escuchar música afecta nuestra productividad, sin embargo existe un debate en el mundo médico sobre si es el ritmo constante de la música o tu cambio de humor cuando escuchas tus canciones favoritas lo que nos hace ser productivos. De igual manera, lo importante es que la letra de las canciones es lo que lo hace distractor, especialmente si estás escribiendo en simultáneo. En una investigación hecha por Applied Acoustics, el 48 por ciento de los participantes incluyeron el sonido inteligible como la mayor fuente de su distracción. Así que, en fin, escucha clásica, techno, jazz…lo que te haga feliz, pero no dejes la música solo para las rumbas ni para su sesión de ejercicio.

Escucha musica