Simple es mejor

Author:
Publish date:

Sex Simple sells.

La frase “menos es más” suena muchísimo en nuestro entorno, pero no la aplicamos con tanta frecuencia como deberíamos. Son palabras que pasamos por alto, que no le damos importancia y es porque a veces le tenemos miedo a la simplicidad. Para personas como yo que son overachievers, entre más detalles, mejor; un trabajo no está listo hasta que lo hayamos revisado 3 veces y siempre hacemos el intento por escribir una página más porque queremos que todo esté completo, especificado y justificado. No hay nada malo con ser este tipo de persona pero esto puede hacer que entremos en un círculo vicioso de constante estrés y terminemos siendo una abejas trabajadoras por siempre.

Pero, ¿acaso simple significa incompleto? ¿Qué es simple? Según la Real Academia Española es un adjetivo que significa sencillo, sin complicaciones ni dificultades. El sentido que le dan muchos es belleza con función. Pero Steve Jobs describe la simplicidad así:

“Simple puede ser más difícil de lo complejo. Tienes que trabajar duro para obtener un pensamiento limpio para que sea simple. Pero vale la pena al final porque una vez allí, puede mover montañas.”

minimalista

Suena un poco complicado y rebuscado. Pero si debemos aprender algo en nuestra vida es que simple es mejor y lo podemos ver en todas partes. Hoy día muchos preferimos el estilo minimalista a un pesado rococó, un layout sencillo a uno con muchos botones, una hoja en blanco a una llena de una variedad de colores. Esto no es labia, hay toda una psicología detrás de esto. La fluidez cognitiva hace que tengamos esta demarcada preferencia. La fluidez cognitiva es cómo nos sentimos al digerir nueva información; es la experiencia subjetiva de la facilidad o dificultad de procesar lo nuevo. Es decir, el ser humano es flojo por naturaleza y siempre va a buscar la manera más fácil de hacer las cosas. Por ende, tendremos una actitud positiva hacia las cosas más sencillas y simples que por las más laboriosas y difíciles. Eso explica nuestro disgusto por la matemática en nuestra juventud.

El mejor ejemplo de ver la fluidez cognitiva aplicada y estudiada es en Apple. Cuando estaban creando el primer iPod, para Jobs era fundamental que un usuario pudiese llegar a la canción que quisiera escuchar en 3 clicks y que además estos debían ser intuitivos. ¿Fue fácil? Para nada, pobres programadores. Pero sirvió, y hasta el día de hoy nos sentimos más cómodos comprando un reproductor de Apple que uno de cualquier otra marca. No es solo por la simplicidad en el diseño del producto, que es usualmente un rectángulo blanco o negro, sino por la simplicidad en su manejo. Lo simple vende.

Otra manera en que demuestran que simple es mejor es en su logo. Es una manzana sobre un fondo blanco. Una manzana. Y el genio detrás de esta idea es un héroe no muy reconocido, Rob Janoff.Claro, ha pasado por toda una evolución pero el concepto sigue siendo el mismo: la silueta de una manzana mordida. Ha tenido su inherente éxito porque es un símbolo internacionalmente reconocido y el hecho de ser tan simple facilita su adopción. Si le dijéramos a un grupo de gente “dibujen el logo de Apple” la mayor dificultad que tendrían es recordar de qué lado está la ramita. Si, por otra parte, dijéramos “dibujen el logo de Starbucks”, sería una historia muy diferente.

Apple

Pero la belleza de la simplicidad no se queda en el diseño de algo. Puede ser aplicada a todo. De hecho el famoso acrónimo KISS (Keep It Simple, Stupid) surgió en la marina de los Estados Unidos en 1960 cuando en ingeniero Kelly Johnson quiso recordarle a su equipo que la mejor manera de hacer las tareas era de manera más sencilla. De hecho, la idea de que simple es mejor no es una nueva. Muchos han pensado así desde el siglo catorce. Incluso, el papá de este principio es la Afeitadora de Ockham. Este es un método de resolución que manifiesta que “Las entidades no deben multiplicarse innecesariamente; cuando se tienen dos teorías que hacen exactamente las mismas predicciones, la más simple es la mejor”.

De nuevo, simple no es algo vago ni incompleto. Algo simple es corto pero rudo, audaz pero sin complicaciones, claro pero sin brechas. Lo más simple es aquello que va al grano y todo queda entendido. El profesor de la Universidad de Harvard, George Whitesides, desglosa lo simple en 3: es predecible, accesible y sirve como bloques de construcción en su TEDTalk que puedes encontrar aquí: 

“Parece que se alcanza la perfección no cuando no hay nada más que añadir, sino cuando no hay nada más que quitar” – Antoine de Saint Exupéry