Marco Falcón, de 27 años, es un caraqueño graduado de ingeniería de producción de la Universidad Metropolitana en el 2011, fiel creyente en los Tiburones de la Guaira y actual Gerente General del Grupo de Inversiones AMTT, C.A. Comenzando su vida de recién graduado trabajó en Promarine coordinando la planificación del área de laminación de las embarcaciones. Pero no le bastaba con ser empleado ahí, Marco tenía hambre de algo que ninguna otra empresa podría saciarle y estaba en camino a encontrarlo, él quería algo más.

 (Foto exclusiva de Facebook)

(Foto exclusiva de Facebook)

Así que decidió crear Sucucho.com, un espacio de e-commerce que manejaba productos elaborados por diseñadores y creadores venezolanos, básicamente un espacio para que cualquier creativo tuviese su propia tienda online.

La idea surgió en el 2011 hablando con una amiga. A través de varias conversaciones Marco se enteró de que el único espacio que ella tenía para vender sus productos era en bazares, donde le cobraban altas comisiones, o en páginas como mercadolibre.com donde su producto salía al lado de un televisor o una lavadora; no era estéticamente placentero comprar por este medio. Así nació Sucucho, se creó en respuesta a la necesidad que tenía un nicho venezolano de no tener dónde disponer y vender sus productos de manera eficiente.

Sucucho

“Mis amigos y yo siempre nos veíamos manejando nuestra propia empresa independiente, siempre tuvimos ese deseo”

Ahora se presentaba la parte difícil, ¿cómo materializar esta idea? Lo primero que hicieron fue contratar a un programador y desarrollador web. ¿Cómo acercarse a él con tal concepto? La estrategia era simple: ofrecerle un porcentaje de la empresa para asegurar que estuviese comprometido con el desempeño de Sucucho. “Resultó muy bueno, hoy en día es un excelente profesional,” dice Marco de manera orgullosa. Empezaron como empiezan todos los startups, mudándose de localidad en localidad. Primero vino un espacio en Las Mercedes que pertenecía al papá del socio de Marco. De ese workspace  se mudaron a La Floresta y después a Los Chorros y finalmente en La Trinidad. “Ese fue fácilmente el mejor lugar, era el mejor lugar en el mercado con el mejor precio. Un espacio de 270m² en un edificio industrial que remodelamos un poquito para darle el feeling de oficina de e-commerce.” La inversión del proyecto fue de alrededor de 10 mil a 15 mil dólares entre 4 socios. “Uno de ellos es socio mayoritario de Tu Descuentón y eso nos ayudó mucho con la publicidad de Sucucho.”

Una vez montada la estructura de la compañía, Marco empezó a contratar a más personas. No tardó mucho para que él fuese gerente, tuvieran una diseñadora web, 2 ejecutivos de ventas, un community manager y un equipo de logística de envíos.

Si todo parecía estar en orden, ¿Qué pasó? “Un error que cometimos fue que no establecimos bien el modelo de negocios. Primero consistía en cobrar comisiones de venta pero el precio promedio de cada producto era alrededor de BsF. 200-300 y nosotros manejábamos aproximadamente 300 tiendas en la página, cada uno tenía entre 12 y 25 productos publicados y para poder hacer que el flujo fuese interesante teníamos que vender entre 3 mil y 4 mil productos mensuales y no contábamos con ese nivel de inversión.” Marco y sus socios pensaron entonces en cobrar un fee mensual a cada tienda por vender, pero debía ser atractivo para ellos y lamentablemente no se logró.

Sucucho

“Ese fue el fracaso, la base que tumbó la estructura: No haber tenido claro el modelo de negocios desde el principio”

Marco asegura que la subida del dólar que golpeó fuertemente a la economía venezolana influyó de manera importante en que se perdiera la rentabilidad del negocio.

Cuando le preguntamos qué fue lo más difícil sobre la decisión de cerrar Sucucho, Marco nos respondió “El proyecto era como nuestro bebé, lo iniciamos desde cero, sacrificamos tiempo y dinero y lo fuimos viendo crecer. Cuando ya era una estructura sólida, lo vimos estancado y no terminaba de surgir, eso fue lo que más nos costó: haberlo visto crecer, desarrollarse y luego tener que cerrarlo solo por un tonto error”.

Los fundadores de Sucucho.com han considerado el relanzamiento de la página pero dada la situación actual del país no lo ven prudente todavía. “En un futuro esa estructura me podría ayudar al lanzamiento de algún negocio propio, y quizá, quién sabe, ese negocio tenga que ver con el mundo del talento venezolano,” nos aseguró Marco.