Las 10 cosas que no puedes posponer - Komienza | Vive tu vida al máximo

Lo que menos quieres hacer en el futuro es arrepentirte del pasado. Especialmente si esos arrepentimientos son oportunidades perdidas y tiempos desperdiciados. Hay miles de historias de personas entre 30 y 40 años que anhelan todas esas cosas que quisieran haber sabido o hecho antes de llegar a su edad. De tanto leer estas historias, hice mis propias conclusiones y me gustaría compartirlas.

Este artículo tiene como propósito retar tu mentalidad y todas esas ansiedades que tienes para ayudarte a reconocer qué cosas no debes seguir posponiendo, y que valores necesitas priorizar ya.

Cuando tienes 20 años experimentas el período más atractivo de tu vida. Por un lado afrontas muchos problemas importantes por primera vez, y por el otro, tienes libertades y oportunidades de sobra. Pero el mayor reto de esta época es cometer la menor cantidad de errores significativos mientras aprovechas todas las oportunidades que te pasan por en frente. En tus 20s probablemente estés corto de recursos y dinero, sin embargo esto debe ser compensado con valentía, curiosidad y tu don más importante: el tiempo.

El tiempo es don que puedes transformar en experiencia, habilidades, conocimiento y recuerdos inolvidables. Es el don que no te puedes dar el lujo de desperdiciar. Utiliza el tiempo con prudencia, y comienza a actuar ya para que no te arrepientas en el futuro.

Expresa tus sentimientos:

Aprovecha toda oportunidad que tienes para decirle lo que sientes a las personas que amas. No dudes en expresar tus pensamientos o sentimientos. No tomes a las personas de tu vida por sentado, llama a tu pareja o a algún amigo a decirle lo tanto que aprecias su amistad.

No dejes de estudiar nunca:

Estudiar y adquirir habilidades nuevas constantemente es necesario en el mundo contemporáneo si no quieres quedarte atrás. Sigue estudiando después de graduarte, toma cursos online, lee y mejora tus habilidades.

Dedícale más tiempo a tu familia:

Asegúrate de que le entregas el tiempo suficiente a tus familiares más cercanos. Los miembros de tu familia son las personas más valiosas en tu vida, así que toma cada oportunidad que tienes para hablar con ellos y pasar un fin de semana juntos.

Experimenta:

No hay mejor época que esta para intentar cosas nuevas. Experimenta con tu vida de manera general: cámbiate el pelo, prueba ropa distinta o házte un tatuaje. Intenta deportes y profesiones distintos.

Ejercítate regularmente:

Haz que el ejercicio sea una parte integral de tu vida. Mantente en forma y cuida tu cuerpo. El ejercicio habitual te hará sentirte fresco, energético y abierto a comienzos nuevos. Con un cuerpo sano es cómo deberías empezar todo en la vida.

Pasa tiempo con las personas que amas:

Primero que nada, no te mantengas en relaciones tóxicas por años. No vale la pena. Atrévete a terminarlas. Mientras tanto, deberías dedicarte a la persona que genuinamente amas y con quien disfrutas más pasar el tiempo.

Comienza un negocio:

Si te consideras emprendedor o sueñas con serlo deberías haber empezado ayer ¡Comienza ya! No pienses que el momento correcto va a venir pronto. No va a venir. El tiempo de actuar es ahorita.

Viaja:

Explora el mundo, conoce países y culturas nuevas. Viaja lo más que puedas. No pospongas las aventuras para un momento mejor porque probablemente no lo habrá.

Arriésgate más:

Cuándo eres joven no tienes nada que perder. Toma riesgos y no tengas miedo de ir en contra de la corriente. Vive tus aventuras.

Toma acción:

Los pensamientos no te van a llevar lejos del lugar en donde estás ahorita, las acciones sí. No te quedes sentado imaginando. Sin la acción no hay resultado. No dejes para después la realización de tus sueños y metas porque mientras mayor te vuelves, menos motivación y energía tienes para emprender en proyectos nuevos. No importa que tan buenas creas que son tus ideas, la acción es lo único que importa.

“Cuando eres joven, siempre piensas que la vida no ha empezado, que la vida siempre está programada para empezar la semana que viene, el próximo año o después de las vacaciones. Pero cuando de repente te das cuenta de que estás viejo y que tu vida programada nunca llegó, te encuentras preguntándote a ti mismo ¿Y exactamente qué era eso que hacía—que interfirió—esa locura— con todo ese tiempo que tuve antes?"

Douglas Coupland

Utiliza el tiempo con prudencia. Una vez que lo gastas nunca va a volver. No te apresures en crecer y no dejes espacio para el arrepentimiento. Vive.

Max Lukominskyi

Encuentra el artículo original en inglés aquí.