El cruel fin de Disney Infinity y lo frágil de las compras digitales - Komienza | Vive tu vida al máximo

El cruel fin de Disney Infinity y lo frágil de las compras digitales

Author:
Publish date:

La noticia de que Disney Infinity sería cancelado fue una de las pruebas de que lo que percibimos como consumidores no siempre refleja la realidad detrás de la cortina. Y es que la línea de juguetes y videojuegos parecía al menos gozar de cierto éxito.

Disney Infinity estaba en todos lados. Fue actualizada durante dos años continuos, y con propiedades como Marvel, Star Wars y los clásicos de la compañía empujando el proyecto, era difícil imaginar que las cosas no iban bien, que no veríamos nuevas figuras del sinfín de propiedades aún sin explotar.

Lo cierto es que las cosas, de hecho, no iban bien; y como resultado, Infinity ha llegado a su fin. Disney también cerró el estudio responsable de la línea, Avalanche Software, y anunció que de ahora en adelante buscará entrar al mercado de videojuegos mediante la concesión de licencias de sus propiedades. Ya no intentará desarrollar esos proyectos internamente.

La historia de Disney Infinity es una triste y, en cierto modo, trágica. En primer lugar, por el shock de una noticia que muchos no esperaban. En segundo lugar porque, a pesar de que claramente no demostró ser un negocio rentable, sí demostró ser un producto de relevancia cultural con el que mucha gente conectó. Mentiríamos si dijéramos que no queríamos comprar unas figuras de Stitch, Kylo-Ren y Spider-Man eventualmente; incluso si no planeábamos adquirir el juego.

Lo más trágico, sin embargo, es lo que se supo hace poco más de una semana: los servidores de Disney Infinity serán apagados pronto. Es un triste final para un proyecto que prometía muchas más cosas y mucho más tiempo. En mayo, supimos de su cancelación. Ahora, menos de tres meses después, muchas personas ya no tendrán ni siquiera la posibilidad de jugarlo.

¿Pero cómo es eso?

El cierre de los servidores significa diferentes cosas para las diferentes versiones de Disney Infinity. Las ediciones de Android, iOS, PC y Apple TV son las más afectadas: después del 30 de septiembre, no podrás jugar ninguna de ellas (aunque 2.0 y 3.0 seguirán funcionales en Steam, sin servicios en línea) debido a la necesidad de ingresar en línea.

Las ediciones de consola servirán un poco más; pero el 3 de marzo todos los servicios se apagarán. Lo único que podrás hacer es jugar con los niveles nativos del juego, o aquellos que hayas podido descargar con anticipación.

Esto es especialmente duro para un juego que depende en gran parte de contenido creado por la misma comunidad de jugadores. Una comunidad que desaparecerá por completo el próximo marzo, un hecho sobre el que ninguno de sus miembros tendrá ningún tipo de control. Ni hablar de aquellos que han invertido cientos de dólares en las figuras y micro-transacciones disponibles. Todas esas inversiones, muchas de ellas hechas recientemente, desaparecerán por completo.

Este es tan solo uno más de los ejemplos que ponen en evidencia la fragilidad de los servicios digitales en línea para contenido como videojuegos, en este caso. La conveniencia de los mismos es indiscutible, pero los beneficios a largo plazo son una incógnita, especialmente para aquellos que valoramos mucho más la propiedad de nuestras compras.

Muchos de nosotros hemos gastado dinero real en servicios como la App Store de Apple. ¿Qué pasará cuando la App Store desaparezca? La pregunta no es si desaparecerá, la pregunta es cuándo desaparecerá. Sucederá, es una verdad irrefutable. Seguramente que no pronto, pero eventualmente. ¿Qué pasará con todas las aplicaciones que has comprado? ¿Qué pasará con todos los juegos que has comprado si Valve cierra Steam algún día?

Ahora mismo, podemos ir a casa y reproducir un un DVD que compramos hace 10 años. Con toda honestidad, no sabemos si dentro de 10 años podremos descargar todos los títulos que hemos comprado en PlayStation Network. Este es un problema que tendremos que enfrentar tarde o temprano: ya acogimos por completo la era digital, pero todavía no todas sus consecuencias.

En septiembre y marzo del próximo año, muchas personas se quedarán sin un servicio por el que han invertido dinero recientemente, algo que la mayoría nunca previó. Disney Infinity no es el primero de estos ejemplos, y tampoco será el último.

El problema de las propiedades digitales y los servicios en línea es bastante complejo, y es algo que probará ser un dolor de cabeza mientras más tiempo pase. Esto no significa que debemos huir de ellos, pero al menos en nuestro caso, sabemos que sentimos mucha más seguridad cuando entramos a una tienda y compramos una copia física.