Louis Armstrong no es el único trompetista.

Saxofones. Trompetas. Pianos. Contrabajos. Todos estos instrumentos combinados para expresar un sentimiento. Un modo de vida. El jazz. Si no sabes nada o muy poco sobre este estilo de música, quizá deberías seguir leyendo y dejar de escuchar de una vez por todas la nueva canción de Calvin Harris en repeat.

¿De dónde viene?

Platón una vez dijo que “Cuando cambia el estilo de la música, se estremecen los muros de la ciudad”. Te explicamos por qué esto está relacionado... En los años 40’s no solo la música se estremecía, grandes cambios sucedían por la II Guerra Mundial y después el inicio de la Guerra Fría. Luego de que el mundo se encontrara en crisis, las personas comenzaron a desconfiar de la misma sociedad porque se dieron cuenta de lo débiles y vulnerables que podían llegar a ser. Como dirían en Venezuela, ellos “no creían en nadie”. 

Estaban tan cansados de todo que buscaban cualquier cosa para ser diferentes. Quizá a diferencia de ahora, no les importaba lo que pensaran los demás. Por eso mismo, el jazz que era despreciado en esa época por ser música afroamericana, empezó a hacerse famoso entre la multitud. Y simplemente porque era algo distinto. Según dicen, las cantinas y bares de los barrios nunca habían estado tan llenos. Incluso muchos por la obsesión se convirtieron en unos groupies y no les bastaba con apreciar este tipo de música, sino que intentaban también vivir, hablar y hasta caminar como los afroamericanos. Yep, weird.

El término hipster nace de aquí

Todos los jóvenes que aceptaron el jazz como su estilo de música conformaron un grupo. El término es bastante genérico, hombres y mujeres de todas las razas entraron en esa clasificación. Estas personas caminaban por las calles en la noche buscando algún tipo de acción y actuaban como afroamericanos aún cuando no lo eran. Ellos mismos admitían ser asociales. Tu amigo al que todos llaman hipster… Bueno, ya ahora entiendes más o menos por qué.

¿Por qué este estilo de música llama tanto la atención?

La respuesta es sencilla… Por su razón de ser principal: La improvisación. Así es, el jazz no es solo cantar con una musiquita de fondo… Todas las letras son improvisadas en el momento. Al menos en ese entonces lo eran. Ahí la importancia y lo interesante de este estilo de música. La persona que se montaba en el escenario tenía que, en ese mismo instante, inventarse algo que combinara con el ritmo y la melodía. Todo en tiempo real. 

Por supuesto que mientras más uno practica, mejor se vuelve en el asunto. Sin embargo, admite que te sorprende cuando una persona sabe improvisar. Sobre todo porque seguro ahí mismo intentas hacerlo tú y te das cuenta que no sirves ni un poquito para las rimas. ¡No es ningún chiste! Tiene su ciencia.

¿Y ahora qué?

Ya sin pena puedes decir que tienes cierto conocimiento sobre el jazz, incluso alardear un poquito. Para que te involucres más en este tipo de música, síguenos en Spotify y en YouTube y escucha una playlist que hicimos con las mejores canciones de este género. Eres libre de escucharlas… Pero te advertimos: Quizá cuando le des play te sientas dentro de una película vieja.