Que comience la batalla

Instagram Stories ya está disponible en casi todos lados, incluyendo Latinoamérica, y hay muchas opiniones al respecto en todo el internet, tanto de la prensa como de los mismos usuarios. Vamos a sacar lo obvio del medio: sí, Instagram Stories es una copia descarada de Snapchat, pero eso no tiene que ser algo malo necesariamente.

De hecho, todo lo contrario: es poco común que una compañía acepte abiertamente que su producto está inspirado en otro ya existente, y esa “transparencia”, por llamarla de alguna forma, se agradece. Instagram no está fingiendo presentar una “nueva” función copiada de algo que en realidad ya existe La compañía simplemente está diciendo: “Hey, nosotros también podemos hacer esto. Y podemos hacerlo mejor”. El mismo CEO de la empresa, Kevin Systrom, acreditó a Snapchat por su innovación. La compañía ni se molestó en cambiar el nombre. Snapchat Stories o Instagram Stories, no hay rodeos.

¿Y cuáles son las implicaciones de esta nueva función? “Todos quieren ser Snapchat”, repiten mucho en Silicon Valley, y a diferencia de muchas otras aplicaciones que tratan de irse por la tangente, Instagram simplemente ha decidido tomar prestado el formato de forma directa para combatir a su creador original. Ya tenemos un par de semanas con la nueva actualización, así que tratemos de revisar cuál es el panorama de esta nueva batalla, y cómo hacen contraste ambas aplicaciones.

Son muy, muy parecidas

Lo básico es que sí, ambos formatos son extremadamente parecidos, sino casi idénticos. Todo esto también es legal, por cierto. Los detalles pueden ponerse muy tediosos, pero lo importante es que mientras Instagram no copie con exactitud la interfaz de Snapchat ni su código base, es juego limpio.

Volviendo a las similitudes, sin embargo, todo es casi lo mismo. Los videos duran hasta 10 segundos, y las historias se borran luego de 24 horas. Puedes ver las historias de las cuentas que sigues de forma continua. Por supuesto, también hay filtros y herramientas de dibujo con diferentes colores y efectos. Puedes agregar texto y, finalmente, puedes ver quién ha visto tu historia.

Algo que tienen diferente, sin embargo: Instagram no te dice si alguien tomó una captura de pantalla de historia. Todos sabemos que Snapchat sí.

En general, Instagram tiene una mejor ejecución

Para quien esté familiarizado con los dos, es bastante evidente que Instagram tiene, en general, una mejor ejecución del formato. Esto, sin embargo, esto se debe al mal diseño de Snapchat más que a los méritos de Instagram, que igual sí los tiene.

En lo personal, he sido un vocal enemigo de la interfaz de Snapchat desde el principio. Estéticamente, se ve muy poco profesional y hasta de mal gusto. La aplicación en sí es una de las menos intuitivas que hay. Agregar amigos es tedioso, la interfaz es confusa y poco amigable, y lo peor de todo, no tiene una función de búsqueda nativa.

Instagram en general es más profesional, tanto estéticamente como a nivel de diseño; y sí, tiene búsqueda integrada. Además, tienes acceso inmediato a las cuentas que ya seguías desde un principio, aunque esto podría ser un arma de doble filo también: no todos queremos ver historias de todas las cuentas que seguimos en Instagram, después de todo.

Pero Snapchat también hace un par de cosas mejor

A pesar de todas sus fallas, Snapchat tiene un par de cosas que hace indiscutiblemente mejor que nadie. Además de, bueno, inventar todo esto en primer lugar, la aplicación ha sido pionera en toda esta ola de emojis fuera de control, dibujos y texto sobre fotos y en general toda esa filosofía “juguetona” que tantas otras aplicaciones y redes sociales han empezado a copiar, y que Snapchat todavía mantiene.

Los filtros de locación son un exclusivo, por ejemplo. Pero lo más representativo de este estilo son, sin duda, los filtros de video. Instagram no tiene nada parecido, al menos por ahora, y es fácil saber que muchas personas se quedarán con Snapchat simplemente por este motivo.

Instagram tiene la ventaja

En cuanto a competencia pura, es difícil ignorar que, en términos generales, Instagram es una plataforma mucho más robusta y atractiva. Snapchat ha sido un éxito rotundo y ha gozado de un fantástico crecimiento. Actualmente tiene unos 150 millones de usuarios activos, pero ante los 300 millones de Instagram, es imposible no trazar la larga línea entre ambas.

Además del alto número crudo de suscriptores, Instagram también ve más interacciones en general, y eso es lo que más valoran las marcas y anunciantes al final del día. La compañía ha sabido manejar y cortejar con mayor eficacia a estos clientes gracias a una plataforma mucho más sofisticada y, con todo el respaldo de Facebook, no es muy difícil imaginar un futuro desafiante para Snapchat.

Pero Snapchat parece no estar afectada, por ahora

Y a pesar de todas las amenazas que Instagram representa para Snapchat, la aplicación liderada por Evan Spiegel parece no estar afectada negativamente en su desempeño, al menos por ahora. Lo cierto es que aunque no haya repercusiones monetarias (que de seguro sí las habrá), la relevancia y valor cultural son propiedades muy valiosas que ambas compañías querrán mantener. Y no hay nada mejor para nosotros, los usuarios, como una simple y clásica competencia de mercado.