Pokémon Go, el juego móvil de realidad aumentada que aparentemente tiene enloquecido a todo el mundo, finalmente está disponible en Latinoamérica. Niantic Labs, la compañía responsable de la aplicación, dio la noticia ayer a través de su página oficial de Facebook. “¡Estamos muy emocionados de poner oficialmente Pokémon Go en las manos de nuestros fanáticos latinoamericanos, visitantes y atletas en Rio!”, publicó.

Esa última parte de la cita se refiere a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, que comenzarán oficialmente mañana 5 de agosto, y cuya celebración probablemente impulsó a Niantic a desplazar Pokémon Go a un territorio que recibirá mucha atención global durante las próximas semanas. Varios atletas mostraron su descontento con que la aplicación no funcionara en Brasil, después de todo.

Para los menos versados en el tema, Pokémon es un juego móvil basado en la exitosa franquicia de Nintendo. La aplicación utiliza localización GPS y realidad aumentada para desafiar a los jugadores a atrapar diferentes pokémon en locaciones reales y también pelear con ellos, entre otros desafíos.

La aplicación, que salió hace un mes y ya está disponible en regiones como Estados Unidos, Australia y Europa, ha sido un rotundo éxito y ha dominado la atención de los medios y el internet durante sus primeras semanas. El juego ya amasó 75 millones de descargas antes de su llegada a Latinoamérica, evidentemente conectando con una generación de adultos que recuerdan con cariño a Pikachu, Charmander, Squirtle, Bulbasaur y los demás monstruos, que se estrenaron a finales de los noventa en el Game Boy Color de Nintendo.

El lanzamiento en sí no ha ocurrido sin sus problemas, y evidentemente ha sido un desafío para Niantic lidiar con una de las aplicaciones más exitosas de la historia. Problemas con servidores fueron comunes los primeros días, y le han seguido diferentes bugs, problemas de comunicación y descontento de los fanáticos con algunos cambios y errores. Sin embargo, las actualizaciones y mejoras siguen llegando, y el despliegue a una región tan grande como Latinoamérica sugiere que los desarrolladores tienen la situación bajo control.

La frase cambia dependiendo del idioma y la región, pero aquí en latinoamérica ya varios podemos salir e intentar ser el mejor, mejor que nadie más.