Ni dinero

Ya lo has escuchado antes. La dedicación y la persistencia será lo que te llevará al éxito. Hay una razón por la cual estas dos palabras se repiten, y es porque no hace falta ser un genio para ser dedicado o persistente. Estas son cualidades que todo el mundo puede poseer, pero que pocas personas adoptan. Aunque estos rasgos puedan llevarte a la excelencia, no son los únicos que puedes adquirir.

Tú eres capaz de controlar mucho más de lo que crees. Especialmente, si desarrollas estas 7 cualidades que no requieren ni un poco de talento.

1. Puntualidad

Ser puntual en tus compromisos y actividades te llevarán muy lejos en la vida. Te diferenciarán de una manera positiva de los demás, haciéndote una persona confiable.

2. Ética laboral

Entregar tus asignaciones a tiempo, o ser productivo, eficiente, ingenioso y confiable te harán un empleado indispensable, y un jefe irremplazable.

3. Esfuerzo

Has aquello que no sabes hacer de la mejor manera posible. Se trata de no dejar que una tarea nueva te impida realizar algo bien.

4. Energía

Sabemos que no siempre es posible tener energía a toda hora. Pero deber ser una persona productiva y eficiente cuando estás trabajando. Aunque sufras de resaca, te sientas mal, o no hayas dormido, procura que el mundo no vea tu cansancio.

5. Actitud

Una buena actitud es clave para lograr un objetivo. Si llenas tu mente de pensamientos positivos, las cosas fluirán mejor. Sonríe. Tu actitud es contagiosa.

6. Pasión

Definitivamente, no necesitas talento para ser apasionado. Puedes medir un metro y medio y querer ser un basquetbolista profesional, aunque más nadie crea en ti. La pasión puede hacer milagros si le agregas dedicación y persistencia.

7. Haciendo más

Run the extra mile. Hacer más de lo que te piden es quizás una de las mejores cualidades que puede tener cualquier profesional. Dedícale una hora más a tu trabajo. Adelanta tus tareas. Ten un plan B, C, y D para cualquier situación.