Las 3 bromas que ha hecho Cards Against Humanity en Black Friday - Komienza | Vive tu vida al máximo
La compañía no deja de darnos risa en todo lo que hacen

Cards Against Humanity es ese pequeño juego de cartas que ha tomado el mundo por sorpresa desde su exitosa campaña de Kickstarter en 2010. Para los que no lo conocen, se trata de un juego bastante simple en donde combinas dos tipos de cartas, negras y blancas, para crear frases graciosas.

El giro, y la razón por la que es tan popular, es porque es un poco… malvado. La descripción oficial es “un juego de fiesta para personas horribles” porque su premisa es utilizar palabras, temas y frases inadecuadas y políticamente incorrectas. Puedes buscar un par de ejemplos en internet, pero lo cierto es que este no un el juego que quisieras mostrarle a tu abuelo, o incluso a tu familia.

La mejor parte es que el juego en sí no es lo único genial de Cards Against Humanity. La compañía detrás de las cartas tiene una cultura muy acorde con su producto, y es una de las razones por la que el juego ha resonado tanto con los fanáticos. Algo digno de mencionar es que está bajo licencia libre. Esto quiere decir que puedes descargar las cartas gratis para imprimirlas tú mismo si así lo deseas, y también hay expansiones no oficiales aprobadas por la compañía.

Pero luego está Black Friday. La compañía tiene una especie de protesta contra el infame día de los descuentos en Estados Unidos. Esta protesta se ha mantenido durante tres años, y los resultados han sido hilarantes. Mientras pensamos en qué nueva broma preparan para este año, te contamos sobre las anteriores.

En 2013 no bajaron sus precios, los subieron

cardsale.jpg

La guerra de CAH contra Black Friday comenzó en 2013 cuando la compañía decidió llevar a cabo su propia venta especial. Max Tremkin, creador del juego, explicó que el equipo había estado jugando con la idea de tener su propio descuento de 0,01 dólares, pero incluso esa minúscula cifra rompía una importante regla para la empresa: Cards Against Humanity no debía venderse nunca por menos de 25 dólares.

La solución fue mucho más maquiavélica: vender el juego por 5 dólares… más. Lo que empezó como una broma terminó siendo una historia viral en internet. Esto sirvió como publicidad para la compañía, que contra toda lógica humana mantuvo el primer puesto en su categoría de Amazon y aumentó las ventas con respecto al año anterior durante ese día. Las ventas también se dispararon al día siguiente una vez que volvió el precio original.

En 2014 solo vendieron bullshit, literalmente

Screen-Shot-2014-11-28-at-10.55.40-AM-640x572.png

¿Cómo superas una broma de esa magnitud? Pues de la forma más literal posible, aparentemente. La compañía optó por un ángulo más dramático el siguiente año. Primero, quitaron todos sus productos de la página oficial para que fuera imposible comprar el juego. En cambio, hicieron una sola oferta: heces de toro por 6 dólares (una broma referenciando la connotación de “bullshit” para algo sin valor), que por supuesto nadie compró.

Obviamente es mentira. Las 30.000 unidades se agotaron. En una hora.

A pesar de la insistencia de la compañía en que no estaba vendiendo nada más que bullshit, los fanáticos corrieron desesperados, seguros de que obtendrían algo más a cambio, como alguna carta secreta. Otros sin duda lo hicieron solo para formar parte de la broma. En efecto, al final, lo que encontraron no fue nada más que bullshit, literalmente.

Tremkin no pudo haberlo dicho mejor en un tweet que publicó: “Si compras el excremento esperando que sea algo más que excremento, en realidad estás comprando una valiosa lección de vida por 6 dólares”.

En 2015 vendieron “nada”

Cards_Against_Huma_3512635b.jpg

La última broma que han realizado hasta ahora parecía un poco menos malvada de lo normal, hasta que vimos los resultados. Los compradores de ese Black Friday encontraron ese día la posibilidad de gastar 5 dólares en nada. Básicamente se trataba de una donación disfrazada como una broma. 11.248 personas compraron “nada” ese día, y la compañía obtuvo una ganancia neta de 71.145 dólares. Un fanático dedicado incluso donó hasta 100 dólares.

Muchos asumieron que el dinero iría simplemente a la caridad, pues la compañía ya tenía un historial: había donado hasta 4 millones de dólares para ese momento. Pero lo gracioso fue cuando decidieron quedárselo todo para ellos. CAH recogió las ganancias y las repartió equitativamente entre sus empleados, a quienes pidió una lista detallada de las cosas en la que gastarían su dinero. La lista fue publicada, obviamente.

Al final, muchos donaron dinero a la caridad de todas formas; pero no sin antes comprar un PlayStation 4, un Wii U o incluso un iPad Pro. Not bad.