Quizá con esto puedas convencer a ese amigo tuyo que deje el cigarro

¿Cuántas personas conoces que fuman? ¿Tal vez tú eres uno de ellos? Un análisis realizado por Cancer.org demostró las consecuencias que hay detrás de un cigarrillo, asegurando también que en el minuto que dejas de fumar, tu cuerpo comienza a recuperarse ahí mismo.

Por eso, aquí te dejamos los beneficios que puedes tener a través del tiempo por dejar de fumar. Esta organización los recopiló para incentivar a muchos, sobre todo a los jóvenes. Quizá estos facts es lo que necesitas para convencer a ese amigo tuyo que parece una chimenea que deje el cigarro. O incluso convencerte a ti mismo de que hay que dejar el vicio por un tiempo... Hay mejores cosas que hacer.

A los 20 minutos

Tus latidos del corazón y presión arterial vuelven a la normalidad. Esa sensación que sientes al fumar se irá desvaneciendo poco a poco. Y esto es solo el comienzo.

A los 2-3 meses

La circulación de tu sangre mejora y la capacidad de respiración pulmonar aumenta un 30%. En pocas palabras, ya vas a poder jugar fútbol o ir al gimnasio sin quejarte al rato de que estás cansado porque tu cuerpo puede producir oxígeno más rápido.

1 año

El riesgo de padecer un problema de corazón se reduce a la mitad. Si ya tienes que preocuparte por el chikungunya, la gripe o incluso los dolores de cabeza diarios, al menos con esto tienes una preocupación menos. Tu corazón estará a salvo.

5-10 años

El riesgo de tener cáncer de esófago, garganta, boca y pulmón se reducen a la mitad. Sí, es posible que tu lengua sufra unas terribles consecuencias… Eso incluye dejar de saborear todas las comidas ricas. También es posible que tus pulmones se cubran de una capa negra… Con mucha dificultad para respirar. No te mostramos fotos porque realmente las imágenes de esto son un poco fuertes. El cáncer es una terrible enfermedad y los sobrevivientes a él te lo pueden asegurar. Si existe alguna forma de evitarlo, ¿Por qué no hacerlo?

15 años

El riesgo de padecer problemas en el corazón es el mismo al de una persona que nunca ha fumado. Cuando creías que no tenías una segunda oportunidad en la vida, este fact aparece especialmente para ti. Ahora es como si no hubieses probado alguna vez en cigarro. No hay que desperdiciarlo.

Impresionante, ¿no? Y todo esto por nicotina envuelta en un papel.