¿Qué está pasando con Apple, Irlanda y la UE? - Komienza | Vive tu vida al máximo
La Unión Europea dice que Apple debe impuestos a Irlanda, pero tanto el país como la compañía se oponen al pago

La reciente decisión de la Comisión Europea sobre Apple y unos supuestos impuestos nunca pagados a Irlanda es uno de los desafíos mediáticos y legales más prominentes a los que se ha tenido que enfrentar la compañía en los últimos años. Estos son los puntos básicos que necesitas conocer sobre la historia.

La EU dice que Apple debe 13.000 millones de euros a Irlanda

Según una investigación hecha por la Comisión Europea, Apple recibió beneficios ilegales del gobierno irlandés que le permitió a la compañía ahorrar sumas monumentales de dinero. Según el ente, Cupertino debe a Irlanda unos 13.000 millones de euros (14.500 millones de dólares), más impuestos, y exige el pago de la suma.

Según los resultados de la investigación, los acuerdos a los que llegó Irlanda y Apple desde 1991 no eran legales, y dieron a la compañía “una ventaja significativa sobre otros negocios sujetos bajo las mismas leyes de impuestos”.

Apple se opone

Apple criticó duramente el veredicto de la comisión. Para la compañía, los 13 mil millones de dólares son apenas una pequeña porción de sus gigantescas reservas. Hace tan solo un mes, Apple contaba con 232 mil millones de dólares. Según lo que ha generado en meses recientes, la suma total equivaldría a apenas tres meses de ganancias de la compañía. Aún así, Cupertino asegura que no ha hecho nada malo y planea apelar contra la decisión.

Tim Cook publicó una carta en donde expresó su descontento con la situación. En ella, el CEO expone que Apple emplea a casi 6.000 personas en Irlanda, y ha ayudado a mantener más de un millón y medio de trabajos en toda Europa. Cook catalogó la decisión como “total basura política”, acusó a la comisión de inventar un número de deuda aleatorio y aseguró que, de tener lugar, el hecho afectará negativamente la inversión extranjera en Europa.

Irlanda también se opone

La sumal que la UE exige a Apple pagar a Irlanda es más que el doble de lo que la nación cobró en 2015 en impuestos. Y aún así, el país buscará apelar contra la decisión al igual que la compañía. Aunque la oposición criticó fuertemente sus declaraciones, el Ministro de Finanzas de Irlanda, Michael Noonan, argumentó que cobrar el dinero tendría repercusiones negativas.

La política de impuestos de Irlanda es una de las cosas más características de su economía, y es algo que ha atraído a compañías como Google, Facebook y sí, Apple, a invertir allí. Para Noonan, estas inversiones extranjeras le hacen bien a la economía de Irlanda. Cobrar lo que pide la EU podría poner en riesgo ese status quo. Y de todas formas, el gobierno también mantiene que no podría utilizar el dinero para inversión internas: según las leyes europeas, la suma se destinaría a pagar parte de la deuda externa del Irlanda.

Esta es una investigación más grande, y USA no está feliz

Aunque en este momento Apple e Irlanda son los focos de la historia, esto en realidad se trata de una investigación mucho más extensa que empezó desde 2013. Autoridades europeas se han encargado de investigar los pagos de impuestos de compañías multinacionales (la mayoría de ellas norteamericanas) y, según sus resultados, ha encontrado que varias de ellas han roto la ley. Starbucks y Fiat, por ejemplo, recibieron penalizaciones similares a Apple. Al igual que Apple, han apelado en contra de la decisión.

Estados Unidos no está contento con ninguna de estas acciones por parte de la EU, y la nueva decisión contra Apple (la más significativa hasta ahora por la inmensa suma) podría ser negativo para las relaciones euro-americanas. La EU ha llevado a cabo diferentes regulaciones de este tipo contra compañías de tecnología como las ya mencionadas, y muchos han criticado las acciones como “anti americanas”. Desde Europa han negado las acusaciones, afirmando que no tiene nada que ver con Estados Unidos, sino más bien con las reglas internas del conglomerado.

Imagen: Håkan Dahlström