En 2016, 171 personas negras han muerto a manos de la policía

El racismo ha sido un tema constante en EEUU en los últimos años, desde la muerte de Michael Brown a manos de un policía de Missouri en 2014, hasta la más reciente muerte de Keith Lamont Scott por supuestamente llevar un arma de fuego a manos de la policía de Carolina del Norte. Pero ¿Por qué eso? ¿Qué deriva de todo esto?

El color de la piel no debe importar cuando todos son de un mismo país, pero al parecer en EEUU no es el caso. La violencia racial se ha convertido en el punto de mira de todos los estadounidenses, y no solo es de “un lado” sino de ambos. La situación se ha vuelto un intercambio de violencia, un toma y dame que al final nada deja.

En las leyes de los Estados Unidos, según lo estipula el acta de derechos civiles vigente desde 1964, el racismo no existe en el país norteamericano. Con el tiempo se logró evitar la segregación y la división de razas, pero el tema siempre ha sido recurrente entre sus ciudadanos. En EEUU hay ese debate en ciertos sectores de la población, hay una clara minoría que no está a favor de la igualdad de derechos para los afroamericanos.

La chispa a la pólvora

El 9 de agosto de 2014, el dudoso asesinato del afroamericano Michael Brown a manos de Darren Wilson, oficial de policía de Ferguson, Missouri causó mucho revuelo cuando testigos de la escena afirmaron que Brown en ningún momento tuvo un arma consigo para atacar al oficial y que el oficial le disparó sin ningún tipo de advertencia.

El asesinato y la impunidad hacia el oficial hizo salir a la gente a protestar enfrente de la comisaría de Ferguson, hechos que terminaron en disturbios y múltiples heridos.

8.jpg

La comisaría de Ferguson en un comunicado público aseguró que Wilson se estaba defendiendo de Brown, quien presuntamente lo estaba atacando. Queda la duda ¿Qué fue lo que realmente sucedió? Y ¿Qué motivos le dio Brown a Wilson para quitarle la vida con 6 disparos? El caso fue más que ilógico para muchos en los Estados Unidos porque la familia de Brown sostiene que en ningún momento intentó agredir.

Tras varias semanas en protestas y disturbios, con el comienzo del juicio contra Wilson el gobernador de Missouri, Jay Nixon eliminó el toque de queda que se había impuesto en la ciudad y desplegó a la Guardia Nacional por todo Ferguson para mantener en calma la situación.

Con un fallo a favor de Wilson en el Gran jurado de Missouri, se reactivaron las protestas. Tras los hechos en Ferguson entró en acción la organización Black lives matter (Las vidas negras importan) con una campaña en contra de la violencia a las personas afrodescendientes, campaña que tomó mucha repercusión a lo largo de todo el territorio estadounidense con protestas pacíficas. Tras meses de lucha pacífica en las calles, Black Lives Matter logró calmar la rabia que había en todo Estados Unidos por el maltrato a los afroamericanos.

9.jpg

Lo extraño es que los maltratos siempre provenían de la policía, ya sea con su uso inadecuado de la fuerza o disparar sin cuartel para luego preguntar.

La masacre de Dallas, la gota que derramó el vaso

4.jpg

En un llamado a la paz y a la no violencia, Black lives Matter protagonizó una protesta antirracista en la ciudad de Dallas junto con otras ciudades de EEUU por motivo de la muerte de dos ciudadanos negros a manos de la policía en Louisiana y Minnesota en julio de 2016.

La protesta en todo momento transcurrió de forma pacífica hasta que Micah Johnson, hombre afroamericano de 25 años abrió fuego contra la policía de Dallas cerca del hospital Parkland en el centro de la ciudad. Nueve personas resultaron heridas; siete policías, de los cuales cinco murieron, y dos civiles.

La policía de Dallas intentó negociar con Johnson, y este afirmó no estar asociado a ninguna asociación sino que solo quería matar a gente blanca, en especial policías blancos.

En el video se muestra como Johnson ejecuta a un policía que le estaba disparando en el costado del hospital Parkland.

En la protesta habían manifestantes de todo tipo; no era solo la comunidad afroamericana, sino una mezcla de personas latinas, blancas y negras, todos unidos protestando por un alto a la violencia. En un comunicado de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama calificó el hecho como un ataque salvaje, calculado y despreciable, y añadió que no había justificación alguna para ese tipo de ataques.

La violencia racial sigue dando de qué hablar

El 16 de septiembre de 2016 la policía de Tulsa, Oklahoma, le disparó a Terence Crutcher cuando su camioneta se quedó averiada en mitad de una vía pública. Terence en todo momento sostuvo sus manos en el aire durante el procedimiento de detención. Según la policía, Crutcher se negó a seguir órdenes lo que conllevó el disparo contra su persona de una pistola de electrochoque y posteriormente un disparo de un arma de fuego.

Hermana gemela de Terence es consolada por el abogado de la familia y su padre

Hermana gemela de Terence es consolada por el abogado de la familia y su padre

Hermana gemela de Terence es consolada por el abogado de la familia y su padre

El jefe de policía de Tulsa, Chuck Jordan, afirmó que se haría justicia por lo sucedido con Terence ya que no se encontró ningún arma de fuego en él ni en su vehículo.

En un hecho del 20 de septiembre, un agente de la policía de Charlotte abrió fuego contra el afroamericano Keith Lamont Scott por presuntamente llevar un arma de fuego cuando se bajó de su auto, pero la familia de Scott señala que en ningún momento tuvo un arma no sino un libro.

Las pruebas de la muerte de Scott no se habían hecho públicas hasta el pasado 24 de septiembre, cuando el jefe de policías de Charlotte mostró un video donde Keith no parece armado. La no publicación de las pruebas generó varios días de protestas en Charlotte, conduciendo a un toque de queda impuesto por las autoridad de Carolina del Norte. La gente en forma de desobediencia se ha mantenido protestando en el horario del toque de queda y al menos 44 personas han resultado detenidas junto con varios heridos.

5.jpg

Y para meterle más fuego a la llama, el congresista Robert Pittenger, representante republicano a la Cámara Baja de los Estados Unidos, en una entrevista a la BBC Newsnight afirmó que “los negros odian a las personas negras odian a las personas blancas porque la gente blanca tiene éxito y ellos no”. Cuando se es político se tiene que manejar con mucho cuidado lo que se dice en la televisión y más si es sobre un tema tan delicado como el racismo que está viviendo EEUU en estos momentos. Ciertamente no fue el caso para Robert Pittenger quien horas después de la entrevista se retractó de lo que había dicho por el tono racista que tenía su comentario.

Según la base de datos recopilada en el Washington Post, en lo que va de 2016, 171 personas negras han muerto a manos de la policía, lo que conlleva un 25% del total registrado.

Ya la división racial se nota en las calles y ciudades de Estados Unidos. La policía en varios comunicados ha intentado llamar a la paz y el rompimiento de la división pero lo único que han logrado más división y odio. Es cuestión de las personas que salen a protestar hacer la diferencia y no buscar saciar su odio con más violencia.