El primer juego móvil de Mario asoma un futuro brillante para la compañía

Lo más sorprendente del evento de Apple no fue cuando la compañía anunció el Apple Watch 2, o la muerte del puerto de audio de 3.5mm. No, todas esas cosas ya las sabíamos y esperábamos. La verdadera sorpresa de la presentación fue justo al principio, cuando Tim Cook empezó a hablar de los videojuegos en la App Store, y de la nada dijo que “alguien ha faltado hasta ahora”. Y entonces escuchamos el sonido de ese salto que todos conocemos, y se prendió la pantalla del escenario. El plomero más famoso de la historia apareció haciendo de las suyas, y ya era oficial.

Mario estará por primera vez en la historia fuera de una consola de Nintendo y debutará este diciembre en iOS con Super Mario Run, el primer verdadero juego de Nintendo para dispositivos móviles.

De todos los posibles afectados tras la llegada de la App Store, pocos recibieron un golpe tan duro como la misma Nintendo  

Esta es una noticia gigantezca, y muy, pero muy importante para la compañía. Nintendo se resistió por muchos años a tener cualquier tipo de presencia en la escena móvil, a pesar de lo que varios inversionistas y la prensa veían como una oportunidad lógica para la compañía. El anterior presidente de la multinacional, Satoru Iwata, explicó que la razón de su insistencia era mantener el valor de sus propiedades intelectuales. Para el ejecutivo, lanzar franquicias populares como Mario o Zelda en dispositivos móviles afectaría negativamente el valor de las mismas debido a la experiencia inferior que ofrecen los teléfonos o tabletas en comparación con una consola convencional.

Iwata tenía razón: la escena móvil sufre de un mediocre control de calidad (especialmente en Google Play) y ha dado lugar a un número de prácticas de monetización cuestionables en muchos juegos, algunos gigantescos éxitos como Clash of Clans y Candy Crush. Desafortunadamente, el mobile gaming no es un lado especialmente ideal de la industria; pero tampoco se puede negar su importancia e influencia, tanto monetaria como cultural. Y de todos los posibles afectados tras la llegada de la App Store, pocos recibieron un golpe tan duro como la misma Nintendo. De repente, los jugadores más casuales que la compañía había logrado cortejar hasta ahora con éxito, muchos de ellos niños, ya no necesitaban un Nintendo DS o un Wii para saciar sus necesidades. Un iPad, iPod Touch o cualquier teléfono inteligente era más que suficiente.

El juego llegará primero este diciembre a iOS, más tarde a Android

El juego llegará primero este diciembre a iOS, más tarde a Android

Nintendo sufrió, es lo que trato de decir. Aunque el 3DS goza de un modesto éxito, fue un paso menos comparado con su predecesor. El Wii U, por otro lado, es un fracaso de proporciones galácticas; aunque los agentes externos no fueron los únicos culpables: la compañía tampoco supo cómo vender y explicar adecuadamente su sistema a los consumidores. Ahora, ambos sistemas están en los últimos pasos de su era, y el resto del año se ve como uno flojo para ambos, con ningún título de peso para las importantes fechas navideñas. Super Mario Run no pudo llegar en un mejor momento (sin contar, tal vez, hace 4 años), y es irónico que su sorprendente revelación fuera parte del evento del producto que básicamente llevó a este estado a la compañía, el iPhone.

La buena noticia es que “la gran N” parece finalmente entender en dónde está parada. Iwata tenía un punto extremadamente válido en cuanto a proteger el valor de sus marcas, pero su negación a entrar al mercado móvil tampoco era la solución. O, al menos, intentó con esfuerzo la otra vía, y claramente falló. Hacia el final de su era como presidente, Nintendo ya asomaba sus planes para entrar al negocio de las aplicaciones finalmente, y a ser un poco más flexible con sus propiedades (tiene planes para construir una sección dedicada a sus personajes en los parques temáticos de Universal, por ejemplo). La primera aplicación fue Miitomo, que no es en realidad un juego sino más bien una especie de red social. La segunda fue Pokémon Go, que ya sabemos domina nuestras vidas actualmente, pero la aplicación es desarrollada por Niantic, no Nintendo.

Run se ve indiscutiblemente como un juego de Mario… pero al mismo tiempo no. Y esa es precisamente la meta

Ahora tenemos Super Mario Run, el primer ejemplo real. Con todo lo que sabemos hasta ahora del juego, las cosas lucen muy, muy bien. Este no solo se ve como un producto de calidad y refinamiento, algo que suele no estar presente en la plataforma, sino que también muestra una actitud inteligente por parte de la compañía. Para empezar, Run estará libre de microtransacciones y tipos de monetización similares, característicos de la plataforma y regularmente hostiles hacia los consumidores. En cambio, la aplicación será libre para descargar (probablemente con un pequeño demo de entrada), pero tendrá un único precio fijo (todavía no revelado) para obtener la experiencia completa. Después de eso, no hay que pagar nada. Eso es todo, el juego es tuyo. Y así nada más, Nintendo se sacude muchas de las malas cosas que relacionamos con la plataforma. Mario no puede rebajarse a ese nivel, después de todo. La marca está protegida.

Pero no solo trata de esquema de precios. Luego está el juego en sí: Run se ve indiscutiblemente como un juego de Mario… pero al mismo tiempo no. El juego se ve extremadamente simple: diseñado para usarse con un amano en orientación de portrato y con simples toques con un dedo. Y esa es precisamente la meta. Cuando imaginaba las posibilidades de cómo Nintendo podía abordar la plataforma, un título siempre venía a mi mente: Rayman Jungle Run. Jungle Run es un fantástico juego de la serie, pero al mismo tiempo no es un “verdadero” juego de Rayman. Es Rayman procesado y simplificado para pantallas táctiles. Es un juego móvil, pero uno bastante bueno. El título salía a la vez que el peso pesado se estrenaba en consolas: Rayman Origins, un fantástico juego por el que puedo responder personalmente también.

Es evidente que el gamplay de Super Mario Run está bastante simplificado

Es evidente que el gamplay de Super Mario Run está bastante simplificado

Jungle Run, a pesar de ser un título completo, pagado y dedicado a una plataforma específica, servía básicamente como una especie de demo para Origins, la “verdadera” experiencia de Rayman completa. Ubisoft repetiría lo mismo con Rayman Legends y el nuevo título móvil, Rayman Fiesta Run. Pero la compañía pecó: Fiesta Run, a pesar de ser pago, estaba repleto de microtransacciones y recordatorios invasivos para adquirirlos, al igual que conexiones sociales innecesarias. Ubisoft, de mucha menos contención, cedió a las “tendencias” de la plataforma.

Todo parece indicar que los juegos móviles de Nintendo, más que juegos en sí, serán una especie de demos 

El punto, sin embargo, es que es claro que Nintendo sigue esa filosofía inicial que vimos con Jungle Run. De hecho, no necesitaba traer ese ejemplo a la discusión: la misma compañía asomó sus intenciones antes. Ya habían dicho que su propuesta móvil serían experiencias bite-sized que invitarán a los usuarios a adquirir los “verdaderos” juegos y, por ende, a comprar hardware de la compañía para poder hacerlo. Todo parece indicar que los juegos móviles de Nintendo, más que juegos en sí, serán una especie de demos de experiencias más robustas que estarán disponibles, por supuesto, en hardware de Nintendo. Demos pagos, vale destacar. Pero demos al fin. Y honestamente, no pudo haber una decisión más inteligente por parte de la compañía. Super Mario Run es un juego de Mario, pero no un “verdadero” juego de Mario.

Adicionalmente, poco a poco estamos conociendo más sobre la próxima consola de la compañía, que lleva el nombre no oficial de NX, y está pautada para salir al mercado en marzo de 2017. La información habla de buenas cosas, pero lo más prometedor es que sustituirá a ambos 3DS y Wii U como el único sistema que venderá la compañía. Ahora para adquirir todo lo relacionado con Nintendo solo tendrás que ir a un solo lugar. Hay una sola librería. Y con la nueva ola de Pokémon junto a la llegada de Mario a iOS en diciembre, no es difícil imaginar que nuevas personas querrán ir a ese lugar el próximo año.