El 1 de septiembre terminó con opiniones divididas luego de que la Toma de Caracas finalizara con otras dos convocatorias.

El día jueves, 1 de septiembre, se realizó la marcha opositora llamada la "Toma de Caracas". Movilización que tenía como objetivo presionar a los entes gubernamentales a realizar el revocatorio contra el presidente Nicolas Maduro Moros dentro de los lapsos establecidos. 

Según el coordinador nacional de la MUD, Jesús "Chuo" Torrealba, las calles de la capital venezolana fueron espacio para un poco menos de 2 millones de personas que pedían la salida del sucesor de Hugo Chávez, quien se ha visto caer en paulatinamente en todas las encuestas de aprobación de gestión de Datanálisis, organismo analista con más de 30 años en el país.

Hoy en día, se considera que un aproximado a los 95% de venezolanos ve a su país mal o muy mal; y un 75% de los encuestados considera que el presidente debería dejar su cargo por medios democráticos. Números que han ayudado a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y a toda la oposición a pensar que pueden estar cerca de lograr la salida de lo que algunos catalogan como 17 años de malas políticas, represión militar y persecución ideológica. 

A pesar de esto, la protesta pacífica de ayer dejó un sabor agridulce en muchas personas. ¿Por qué algunos opositores salieron decepcionados de la marcha? 

MOSTRANDO TAMAÑO Y ASUMIENDO LIDERAZGO

El objetivo principal de la movilización, para el pesar de uno que otro radical, no era la caída inmediata del gobierno; nunca lo es. La presión del pueblo en las calles junto a las vías políticas era a donde estaban apuntando los dirigentes de la MUD, meta que se logró como se estimaba. Varios dirigentes de partidos opositores, como Freddy Guevara, Henry Ramos Allup e incluso el ex-candidato presidencial, Henrique Capriles, felicitaron al pueblo venezolano por su presencia en las calles. 

A parte de esto, habiendo comparado la marcha opositora con la concentración oficialista que se dio paralelamente en la Avenida Bolívar, se pudo ver una clara mayoría en las avenidas designadas (Libertador, Río de Janeiro y Francisco de Miranda) pintada de blanco por las camisas de los marchantes que pedían un cambio de gobierno. Esto opuesto a lo dicho por la Ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, quien afirmó que solo asistieron 30.000 personas a la convocatoria de la oposición.

CAUDILLISMO INCULCADO

Pudimos saber, entrevistando a gente en la marcha, que el motivo de decepción de una representativa porción de los protestantes de la Toma de Caracas fue la supuesta falta de liderazgo. Desencanto que hubiesen evitado sabiendo que la coalición de partidos opuestos al gobierno de Maduro había dictaminado que no habrían discursos personales más allá de la lectura de la carta dada por el vocero de la Mesa de la Unidad: Jesús "Chuo" Torrealba, con el objetivo de que el pueblo fuese el protagonista de la marcha y no los dirigentes políticos. Parece que algunos no escucharon bien.

¿QUÉ SIGUE?

Ya en frio, estas son consecuencias y actos que nacieron de ambas marchas.

Maduro anuncia medidas

El Presidente de la República afirmó que buscará eliminar, por medio del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), la inmunidad parlamentaria para evitar que sea usada para la violencia. Acción que se cree afectaría en gran medida a los diputados de la facción antagónica al gobierno, puesto que los haría vulnerables a una supuesta persecución política.

Además de esto, aseguró que vendrían nuevos anuncios a lo largo de la semana.

2 marchas por el revocatorio

La MUD anunció en su carta que el próximo 7 de septiembre se hará una marcha hasta el Consejo Nacional Electora (CNE) para pedir la fecha de la segunda recolección de firmas que requiere un 20% del país; otra para el 14 del mismo mes, donde se espera que se movilicen en todas las capitales del país por 12 horas; y una convocatoria para el día siguiente (15 de septiembre) que duraría 24 horas con el objetivo de exigir la realización inmediata del revocatorio.

CHEQUEANDO OBJETIVOS

Alfredo Graffe, presidente del movimiento estudiantil de la Universidad Simón Bolivar y miembro del partido Primero Justicia en Caracas, hizo ahínco en que la Toma de Caracas logró vencer una barrera para la oposición, la cual en los ultimos dos años no había logrado realizar una movilización masiva.

"Lo que pasó ayer vuelve a encaminar la conducción de calle y la capacidad de convocatoria de la MUD"

ALFREDO GRAFFE

También considera que los próximos pasos deben estar orientados a presionar objetivamente los elementos del revocatorio, que funcionarían para acelerar y hacer posible la fecha de la recolección del 20% y evitar que se dilaten los procesos.

LO QUE VIENE

Definitivamente habrá gente descontenta con lo sucedido, pero la Toma de Caracas se logró pacíficamente y constituyó la mayor protesta realizada desde hace más de dos años. Razón que basta para sentirse optimistas. 

Aun así, para los opositores sigue existiendo el estigma de no resistir los planes a largo plazo. Menos ahora que la crisis de comida y medicinas la padecen más de tres cuartos de los venezolanos en el país (Datanálisis), generando desesperación y haciendo a muchos sobrevivir el día a día.

Solo le queda a la MUD, y a toda la oposición, confiar en la historia, y seguir impulsando, por medios pacíficos y democráticos, la salida que buscan de hace tanto tiempo.