Pequeños cambios con gran impacto en tu vida...

Vamos a sincerarnos. Hay ciertas cosas que haces a diario que son más un impedimento que un impulso para tu vida. Cada año te prometes dejarlas atrás, pero con el pasar del tiempo se te vuelven a olvidar, como si nunca te hubieses propuesto superarlas.

Este artículo es para recordarte varias de esas cosas que debes dejar de hacer. Quizá son cosas pequeñas, pero sin duda si las dejas a un lado pueden tener un gran impacto en tu vida.

1. Llenarte de excusas

Seguro sueñas con el poder y el control de las cosas, pero cuando llega el momento de la verdad, te excusas para no responsabilizarte de tus acciones. Es normal sentir la necesidad de echarle la culpa a otro, de justificar lo que has hecho. Es cierto que a nadie le gusta equivocarse, pero solo experimentando la responsabilidad, es decir, si te vuelves dueño de tus propias acciones y eres capaz de responder por los actos cometidos, tendrás el verdadero control de tu vida porque comprenderás que cada decisión que tomas te pertenece.

2. Dudar de ti mismo

Es normal que en algún momento sientas dudas y confusión por lo que haces. Normalmente sueñas en grande y piensas que tu objetivo es imposible de alcanzar o que si lo fuese, no eres lo suficientemente bueno como para merecerlo. Aquí es cuando te digo, fake it until you make it. Si la confianza en ti mismo no es lo tuyo, pretende que la tienes hasta que ganes la experiencia necesaria y se vuelva realidad. Quizá al principio te sientas un poco incómodo, pero con el tiempo se volverá más natural y te darás cuenta que sí es posible.

3. Tener miedo al fracaso (O al éxito...)

¿Cuántas veces has dejado de hacer algo por temor? Ya sea al qué dirán, a equivocarte o incluso a lo desconocido… El ser humano tiende a frustrarse porque deja que el miedo se apodere de él. Si prestas demasiada atención a lo que otros piensan y dejas que eso te desmotive entonces tus inseguridades se intensificarán. Tienes que saber esto, muy pocas personas te apoyarán en un principio porque la sociedad es naturalmente pesimista, pero eso no significa que fallarás. Por lo mismo, muchas veces no quieres equivocarte ante el mundo y entonces recurres a la indecisión, olvidándote que al no elegir ya estás decidiendo. Lo desconocido asusta. Pretendes vivir para siempre en tu zona de confort, pero al mismo tiempo quieres ser grande. Si quieres tener algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca has hecho. Lo mejor siempre se encuentra al otro lado de tus comodidades, hay un mundo allá afuera esperando por ti.

3. Procrastinar

Aquí en vez de ser “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” cambia y se convierte en “No dejes para hoy lo que puedes hacer mañana”. Si bien esto de procrastinar puede llegar a ser positivo de vez en cuando, la mayoría de las veces lo que hace es atentar con tu productividad. Es típico, se te ocurre adelantar una tarea y luego de repente pasa por tu cabeza hacer otra cosa que supuestamente para ti es mucho más urgente. A todos nos ha pasado. Y antes de que renuncies para siempre a procrastinar, te dejamos un video que muestra la realidad de estas personas. Cuidado, quizá te sientas muy identificado.

4. Complacer siempre a los demás 

¿Y tú qué? Estás tan pendiente de complacer a tus papás, a tus amigos, a tu jefe... Que se te olvida que también es importante complacerte a ti. Ten el chance de darte un gustico y no vivas todo el día pendiente de hacer feliz a los demás. Que muchas veces es importante tomar en cuenta a los otros, sí, pero el centro de tu vida no tiene por qué ser eso. A veces tienes que darte una oportunidad y poner tus necesidades antes que la de los demás.

5. Tener pensamientos negativos

Está comprobado que de 60.000 pensamientos que produce nuestro cerebro al día, la mayoría son negativos. El cerebro es flojo y no le gusta maquinar. Hay que acostumbrarlo para pensar en positivo y solo hay una forma: alejar lo negativo e intentar en la medida de lo posible tener buenas vibras. Y sí, estos pensamientos negativos incluye también esos que piensas sobre ti mismo... Que no eres lo suficientemente bueno, que tienes tales defectos... Mentalizate con lo bueno. Quizá ya es hora de dejar al lado esta obsesión de pensar mal y repetir con frecuencia palabras que hacen referencia a lo positivo como "Sí" y dejar de decir tanto "No".

6. Convivir con personas malas vibras

Este tipo de personas son sinónimo de estrés. Lo que no sabes es el impacto negativo tan grande que pueden tener en tu vida. ¿Cómo reconocer una persona tóxica? Cuando a tu lado sientes caos, ansiedad, estrés… Es hora de dejar a un lado esa amistad. Este tipo de personas son bad news, sobre todo porque normalmente se enfocan en los problemas y no en las soluciones. ¡No queremos a personas así en nuestra vida!

¿Cuántas de estas cosas te propusiste hacer una vez y nunca lo hiciste? Ahora es tu momento. Y también es el momento de suscribirte a nuestro newsletter de una vez por todas….