Cuando documentar tu comida se vuelve rutina - Komienza | Vive tu vida al máximo
Por ahí dicen que eres lo que comes… Entonces mejor documentarlo, ¿no?

La comida nos afecta mucho. No podemos vivir sin ella… Literalmente. Por lo mismo, ha nacido una nueva rutina que sobre todo a los foodies les encanta: documentar lo que comes, pero absolutamente todo.

¿Por qué hacerlo?

Además de ser un proyecto que no requiere de mucho y puede ser muy divertido de hacer, documentar lo que comes puede traer varios beneficios para ti.

Seguramente no comerás tantas calorías

Mientras más atención le prestes a tu comida, tendrás mucho más control de las calorías que consumes. Lo interesante de esto es que puede ser que logres bajar de peso.

Empezarás a notar diferencias en tus hábitos dependiendo de tu calendario

Uno no come igual los días se semana que los fines de semana. Cuando estás estudiando o trabajando llevas una dieta con un horario casi establecido, pero llega el sábado y domingo y sales a comer a restaurantes, te vas de rumba y tomas mucho alcohol o te despiertas tarde y no te da ni chance de desayunar. Al final, esto te servirá para organizarte mejor.

Tu humor te habla

Las emociones están conectadas muchas veces a la comida. Seguro te ha pasado que estás de mal humor, te preguntas por qué y luego te das cuenta que no has comido desde hace ocho horas. O también puede ser que sientes náuseas y fue porque comiste algo que te cayó mal y con este diario puedes saber este tipo de cosas.

Comerás más saludable

Quizá te de pena escribir que en la cena te comiste una hamburguesa doble con mucha tocineta y queso cheddar. Poco a poco notarás que es saludable y que no.

¿Cómo empezar uno?

No importa si lo haces en un cuaderno, una nota en tu teléfono, una aplicación o incluso con fotos… Indiferentemente de lo que escojas, esto es lo que tienes que tomar en cuenta.

  • La comida y bebida: ¿cuántas calorías tiene? ¿qué proporción comí?
  • Fecha, hora y lugar: el año, mes, semana, día, hora y dónde lo comiste.
  • Sé específico: puedes escribir nortas cortas de cómo te sentiste al comerlo, los ingredientes que tenía lo que comiste y ese tipo de cosas.
  • Es bueno documentar cuántos vasos de agua tomas al día: así sabrás cuándo hidratarte, recuerda que lo recomendable son 7 vasos de agua al día.
  • Si notas algo extraño en tu comida, anótalo: en la contextura, el sabor… Cualquier cosa que notes fuera de lo usual.

Un buen ejemplo

En internet puedes conseguir buenos ejemplos. Otras personas ya han tomado la iniciativa con documentar su comida. Entre los que más nos gustan tenemos un proyecto muy interesante de un diseñador gráfico y fotógrafo llamado Ryan MacEachern. Por casualidades de la vida tuvo que hacer una dieta muy estricta y consiguió una manera muy friendly de mantenerla. Documentó todas sus comidas mediante fotos y le agregó su toque de diseñador gráfico, explicando en cada foto cuántas calorías ingería. Design x Food es de nuestras ideas favoritas y aquí te dejamos las fotos que más nos gustaron del proyecto.


¡Motívate y no dejes a un lado esta oportunidad para empezar a comer mejor!