¿Quiénes somos? Foodies. ¿Qué queremos? Websites útiles. ¿Cuándo lo queremos? ¡Ahora!

Llega el fin de semana y después de haber tenido una semana bien ajetreada lo único que te provoca es pasar tiempo de calidad con otras personas. Como casualmente tus amigos son foodies, o al menos disfrutan de un buen plato de comida, salir a un restaurante para probar cosas nuevas, pasar la mala racha de la semana y llenar esa barriga es muy buena opción.

El problema verdadero nace al momento de decidir a qué restaurante ir. El dilema entre si van a un lugar nuevo o a uno que ya conocen empieza… Y cuando por fin deciden, surgen otras típicas preocupaciones: ¿Cuál es el menú? ¿Cómo estarán los precios? ¿Qué tal será el ambiente del lugar? ¿Hay que reservar? ¿Cómo se llega al lugar?

El tema de la comida trae consigo un montón de emociones. Normalmente son buenas pues comer en sí es agradable, sobre todo si es algo que te gusta. Sin embargo, cuando sales a comer a veces estas emociones se ven opacadas por el hecho de que los negocios de comida no te hacen la vida tan fácil.

Todo sería más simple si los restaurantes nos dieran realmente lo que queremos. Y no nos estamos refiriendo a la comida en sí... Hablamos de sus páginas webs que sin duda la mayoría no sirven y nos hacen la vida imposible. Por lo mismo las páginas como Degusta se han vuelto nuestros mejores amigos… Porque nos brindan información importante, más que el propio restaurante.

Estamos seguros que te ha pasado lo mismo que a nosotros y créenos, somos un grupo grande. Pero, ¿qué es lo que recibimos a cambio? Nada de lo que pedimos.

¡Y ya explotamos!

Estamos aquí para aclarar lo que realmente queremos y necesitamos. Quién sabe, quizá alguien por fin nos escuche y nos haga caso...

El menú

La esencia de un restaurante es el menú. La comida es lo más importante, es lo que diferencia a tu negocio de otros. ¿Entonces por qué ocultarlo? Es normal que una persona antes de visitar un restaurante quiera saber qué tipo de comida ofrecen. Sobre todo si eres muy piqui con la comida.

No queremos entrar en la página web y encontrarnos con fotos de platos que ni siquiera sabemos cómo se llaman. No queremos tampoco descargarnos el menú, mucho menos si es un PDF que pesa demasiado y tarda horas en bajarse. Simple es mejor.

Los precios

Existen dos tipos de personas: a los que no les importan los precios y a los que sí. Quizá ir a un restaurante con tus padres no es tanto problema porque al fin de cuentas, ellos son quienes terminan pagando todo. Sin embargo, cuando vas con un grupo de amigos o con tu pareja la cuenta is on you. No sabemos si eso de lavar los platos para pagar la cuenta es real, pero estamos seguros que nadie quiere descubrirlo.

No queremos un menú desactualizado con precios de hace cinco años. Queremos saber cuánto dinero aproximadamente es necesario para ir a comer a tu restaurante.

La dirección

Y cuando nos referimos a la dirección, queremos una que realmente funcione. A veces en la ciudad, sobre todo en países donde las señalizaciones son malas o escasas, una dirección bien especificada es lo único que se necesita para poder llegar sanos y salvos al lugar… Sin dar muchas vueltas, ni tener que bajar la música del carro porque: “Creo que estamos perdidos”.

Queremos una dirección útil con un mapa y de no ser así, al menos un link para Google Maps o Waze.

Horarios

No hay nada peor que echarte el viaje a un lugar y descubrir que está cerrado. Que ya no abren los lunes, que es a partir de las 12 del medio día, que cierran temprano hoy pero los sábados están hasta tarde, que consideran un día random feriado o simplemente no les dio la gana de abrir… ¡Queremos saberlo! No nos hagan perder el tiempo.

Queremos los horarios del restaurante, con fecha y hora de abierto y cerrado. Y que avisen si piensan cerrar un día fuera de lo normal, sobre todo en Navidad, Año Nuevo o días feriados.

Número de contacto

No sabemos por qué, pero siempre van a existir las dudas y más cuando se trata de comida. Por eso es necesario un número de contacto, mejor dos por si acaso... ¡Pero que de verdad sirvan! Y que al menos alguien responda. Si es en caso de email, nos gustaría que la respuesta fuese rápida. También, en nuestro mundo las redes sociales son un plus.

Queremos llamarlos y aclarar nuestras dudas con ustedes, y si no hay número telefónico o alguna forma de contactarlos, no crean que todos se arriesgarán a ir sin antes consultarlo.

Reservaciones

Imagínate si invitas a alguien a comer y llegan al sitio y no te dejan pasar porque necesitas reservación… “Pero en la página web no sale nada de eso” y aunque utilices esa frase, si son estrictos no vas a poder comer ahí ese día.

Queremos saber si es necesario una reservación y de ser así, que expliquen el proceso para hacerlo. Nos encantan los how-to.

Galería de fotos

Nos gustan las fotos de comida y queremos conocer el restaurante a través de las fotos… El ambiente y la comida son claves en nuestra decisión. Y mientras más mejor.

Si con una simple foto logras provocarnos y darnos hambre… ¡Ganaste!

Promociones

Adoramos las promociones, campañas inteligentes y creativas, concursos, descuentos… Si por casualidad tu restaurante tiene de eso, ¿por qué no aprovecharlo?

Queremos salir a comer y si tu restaurante tiene promociones (Y nos enteramos), probablemente vayamos para allá.


¡Esperamos no sea mucho pedir!